12.5 C
Rawson
InicioEconomíaLey de Bases: su aprobación mejoraría la calidad del ajuste, en un...

Ley de Bases: su aprobación mejoraría la calidad del ajuste, en un contexto de inflación a la baja

La media sanción de la Ley de Bases en la Cámara de Diputados representó un triunfo clave para el gobierno en su estrategia de anclar expectativas.

El ministro del interior, Guillermo Francos y su vice Lisandro Catalán son señalados desde el entorno del presidente como los hombres que dentro del Poder Ejecutivo trabajaron junto al subsecretario de Gestión Institucional Eduardo «Lule» Menem para lograr este primer éxito legislativo del gobierno bajo la estricta supervisión de la secretaria General Karina Milei.

La aprobación en Diputados deja en evidencia que el gobierno giró hacia una etapa más pragmática

La aprobación en Diputados deja en evidencia que el gobierno giró hacia una etapa más pragmática que la utilizada en el tratamiento anterior de la ley que tuvo que ser retirada del Congreso de la Nación por orden de Javier Milei que estaba en el exterior.

Con la media aprobación en Diputados, el gobierno ganó aire para ampliar su margen de acción de política económica. En otras palabras, con los asuntos fiscales más encaminados, el gobierno pudo extender su agenda hacia otros frentes.

En esta votación se lograron los consensos para aprobar el paquete en su totalidad. La instancia final se jugará en el Senado, donde el oficialismo tiene apenas 7 bancas propias de las 37 necesarias para lograr la aprobación.

Pero uno de los aspectos más importantes es que el contexto económico actual es mucho mejor que el de febrero, cuando el gobierno decidió retirar del Congreso de la Nación el proyecto original.

«Las implicancias de la ley son múltiples y pueden agruparse en dos categorías: de mediano plazo y, las más relevantes para tomar el pulso de la coyuntura, de corto plazo» explica el último informe de la consultora financiera Consultatio Plus.

La instancia final se jugará en el Senado, donde el oficialismo tiene apenas 7 bancas propias de las 37 necesarias para lograr la aprobación

El estudio a la vez destaca que en relación a estas últimas hay una novedad central: la sanción del paquete fiscal implicaría un aumento de la recaudación fiscal de aproximadamente 0.6% del PBI, unos 3.000 millones de dólares para el Tesoro en lo que resta del año, aunque en buena medida depende de la disposición de los contribuyentes a ingresar al blanqueo y adelantar el pago de Bienes Personales.

La aprobación de la Ley de Bases mejoraría la calidad del ajuste fiscal

Lo central, sin embargo, es que aumenta de manera permanente los recursos por la reincorporación del impuesto a la cuarta categoría de Ganancias y disminuye la dependencia de los tributos sobre el capital en el impuesto a los bienes personales.

La ley contempla la posibilidad de privatizar parcial o totalmente 11 empresas con participación estatal, un aporte de ingresos extraordinarios que, de concretarse, podría ser significativo.

Las herramientas que tendría el gobierno en caso de que Ley de Bases fuera aprobada en el Senado como está es que le permitiría mejorar la calidad del ajuste, tanto por mayores ingresos como por una mejora de eficiencia y equidad del recorte.

La potestad de reestructurar organismos públicos disminuiría la dependencia de la licuación de salarios.

La batería de medidas conocidas en los últimos días lo deja en evidencia: la profundización y dosificación de la estrategia de licuación o la extensión del cepo, por tercera vez en el último mes, el BCRA volvió a sorprender con un nuevo recorte de la tasa de interés de política monetaria desde 80% TNA a 50%, lo que implica que se torne menos negativa en términos reales.

Por otro lado, se anunció que desde el 15 de este mes el encaje sobre los saldos en las cuentas remuneradas de los fondos comunes de inversión pasará de 10% a 15%.

Con la fuerte baja de la inflación y de las tasas de interés el gobierno avanza en el saneamiento del BCRA

Con estas medidas, y con la fuerte baja de la inflación de la inflación, el gobierno sigue avanzando en el saneamiento del estado patrimonial del BCRA en dos sentidos.

Al respecto, el informe de Consultatio Plus destaca que, en lo inmediato, reduce el costo de los pasivos remunerados del BCRA con las restricciones cambiarias aún vigentes».

Por tercera vez en el último mes, el BCRA volvió a sorprender con un nuevo recorte de la tasa de interés

Por ese efecto, la emisión monetaria por el pago de intereses caerá a un ritmo promedio de aproximadamente $280.000 millones mensuales, según fuentes oficiales.

Pero en paralelo, con la caída de las expectativas de inflación, el BCRA se asegura una compresión adicional de sus pasivos monetarios mediante un traspaso del stock de pesos desde pases del BCRA a títulos del Tesoro y con tasas de interés menos negativas en términos reales y acceso limitado a otras alternativas de inversión, los títulos del Tesoro se tornan más atractivos.

Por otro lado, y asumiendo que los resultados fiscales continuarán siendo positivos, esto implicará que en última instancia el Tesoro pueda recomprar deuda al BCRA. En esencia, el mantenimiento del cepo le permite al BCRA sanear su hoja de balance a costa del Tesoro.

Si se elimina el Impuesto PAÍS el gobierno deja de recaudar unos 600.000 millones de pesos

Esta dinámica confirma que el gobierno continúa aprovechando los desequilibrios de la coyuntura actual para seguir reduciendo el overhang monetario, en lugar de avanzar con la liberación de las múltiples restricciones cambiarias. Dicho de otra manera, al parecer el gobierno no tendría mucho apuro por salir del cepo. La salida del cepo implicaría dejar de cobrar el Impuesto País por el que recauda unos 600.000 millones de pesos mensuales.

Los avances en términos fiscales dieron margen al gobierno para postergar algunos de los aumentos de precios regulados programados para mayo. El ministro de Economia Luis Caputo argumentó que «estando cómodos en el frente fiscal, vamos a priorizar bajar la inflación y no cargar más con gastos de momento a la clase media».

Entre los aumentos que se esperaban para mayo, se postergó la suba de tarifas de gas y electricidad, de transporte y la suba del impuesto a los combustibles para moderar la suba del precio de la nafta.

El objetivo sería consolidar la baja de la inflación, aprovechando que el arrastre de abril será decididamente bajo y algunas estimaciones privadas apuntan a que la inflación núcleo sería de apenas 5% mensual en abril, lo que implica que en mayo podría seguir la tendencia bajista.

La rápida baja de la inflación tuvo un fuerte impacto sobre los precios de mercado: los bonos en pesos tuvieron varias jornadas negativas en el segmento CER, devolviendo parte de las subas de lo que va del año con pérdidas que alcanzaron el -5.5% promedio en la última semana.

En relación al futuro escenario de precios, hay que mencionar que los datos del INDEC y las estimaciones privadas muestran que la inflación se encuentra en un sendero decreciente respecto al alarmante nivel en el que se posicionaba al inicio de la gestión de Javier Milei.

En marzo, el INDEC registró un aumento en el nivel de precios del IPC del 11% respecto al mes previo, marcando así una fuerte desaceleración de 9,6 puntos porcentuales con respecto al primer mes del año y de 2,2 con respecto al segundo.

Al igual que en enero y febrero, la categoría que encabezó el aumento fue la de los Precios Regulados, con una suba mensual de 18,1%. Esto se debe a que, desde el inicio del mandato, el gobierno ha iniciado un proceso de reajuste de precios relativos, autorizando importantes incrementos en precios que estaban muy rezagados. Igualmente, frente a la alta distorsión que presentaba la estructura de precios a diciembre de 2023, aun a marzo una gran cantidad de precios continuaban atrasados respecto al nivel tomado como «base» en el primer semestre del 2019.

En los que respecta abril, para la mayoría de las consultoras la variación mensual estará entre el 8,5 y el 9,5 % el IPC.

En tanto que la consultora Invecq registró una variación mensual de 9,5% respecto a marzo, reforzando así la tendencia a la baja de la inflación hacia el segundo trimestre del año. Con esto último en mente y priorizando una continuidad en la baja de la inflación, el gobierno anunció esta semana una serie de medidas para mayo.

El ministro de Economia Luis Caputo argumentó que van «a priorizar bajar la inflación y no cargar más con gastos de momento a la clase media»

El informe de Invecq explicita que «desde un análisis de precios relativos, las últimas medidas tomadas por el gobierno, como el retraso de los aumentos de tarifas de servicios públicos, podría forzar una desinflación a expensas de mantener una estructura de precios relativos distorsionada. De esta forma, se percibiría una desinflación artificial e irreal, que se genera de manera rápida pero transitoria.

A su vez, el trabajo destaca que, «desde un análisis de tipo fiscal, se puede decir que la política implementada no representa la política fiscal organizada y eficiente que prometía el gobierno.

 El «sobreajuste» durante el primer trimestre en las partidas de obra pública (-86,8% i.a. real) y jubilaciones (-35,4% i.a. real) permitió al gobierno lograr un holgado resultado financiero, el cual se utiliza cómo argumento para realizar la baja en subsidios a las tarifas de forma más lenta. Esto último no resulta en un mix de ajuste fiscal eficiente, dado que como contracara del superávit financiero surge una pausa en el proceso de reacomodamiento de precios relativos, que terminará perjudicando a la economía en su conjunto.

Y, por último, desde un análisis de tipo institucional, la medida demuestra cierta inconsistencia inter temporal en la política económica argentina, dado que se ha decidido suspender la aplicación de mecanismos que fueron diseñados por el propio gobierno pocas semanas atrás.

En conclusión, con la aprobación de la Ley de Bases en Diputados y las medidas tomadas la semana pasada el gobierno de Javier Milei demuestra que se encuentra totalmente convencido en aplicar un sendero de desaceleración inflacionaria, para que de esta manera los salarios comiencen a ganarle a la inflación tras varios meses en terreno negativo.

Más noticias
Noticias Relacionadas