5.7 C
Rawson
InicioEconomíaRenuncia con timing político sugestivo: la subsecretaria de Trabajo se va en...

Renuncia con timing político sugestivo: la subsecretaria de Trabajo se va en plena ola de despidos estatales

En tiempos de conflicto político y ajuste fiscal con «motosierra», hay ciertas sillas de la función pública en las cuales resulta difícil permanecer indemne. Una de esas sillas es la de la subsecretaría de Trabajo, de la cual acaba de ser eyectada Mariana Hortal Sueldo.

De momento, no queda claro hasta dónde su salida del puesto fue una consecuencia de la previa salida de Omar Yasin o si se trata de un síntoma de las tensiones que se viven en la política laboral del gobierno.

Lo cierto es que es sintomático el momento: pocas horas antes, se había producido una manifestación de trabajadores cesanteados, que ocuparon el hall de entrada del edificio ubicado en la avenida Alem, en reclamo de que se revirtiera la decisión de desvincular a miles de empleados.

La secretaría de Trabajo está en el ojo de la tormenta no sólo por ser la encargada de ejecutar el plan de recorte masivo de empleos estatales, sino también porque es acusada directamente de tener entre sus propios funcionarios situaciones reñidas con la legalidad.

Concretamente, los sindicatos denuncian que es uno de los lugares donde, haciendo un abuso de la figura de la «planta transitoria», se incurrió en una relación de dependencia encubierta, dado que hay personas que desde hace más de 10 años que trabajan en esa situación contractual irregular.

La motosierra, en la secretaria de Trabajo

Las culpas, claro está, no son achacables al actual gobierno, dado que estas situaciones de empleados «en gris» dentro de las propias dependencias estatales se arrastran desde hace dos décadas. Pero la gestión Milei es acusada de estar aplicando la «motosierra» en los lugares incorrectos: el hecho de que alguien esté con un contrato por hacer la misma función desde hace años no lo convierte en «ñoqui».

La sede de la secretaría de Trabajo, uno de los epicentros de la protesta contra los despidos en el Estado

La sede de la secretaría de Trabajo, uno de los epicentros de la protesta contra los despidos en el Estado

Y en el ministerio de Capital Humano -del cual depende la secretaría de Trabajo- se produjo una parte muy sustantiva del recorte en la nómina de empleados estatales: unos 3.600 trabajadores desvinculados, sobre el total de los 15.000 que compusieron esta tanda de cesantías.

Ese es el debate del momento: mientras el presidente declara su objetivo de terminar con 70.000 contratos en la administración pública -dando motivaciones más ligadas al ahorro fiscal que a la voluntad de eliminar burocracia redundante-, los sindicatos amenazan con una ola de juicios por despido.

Los antecedentes marcan que, en el fuero laboral, los jueces tienden a fallar a favor de estos empleados de la planta transitoria. Si se constata que durante años concurrieron todos los días a la misma oficina para cumplir la misma función, que hicieron aportes a la seguridad social, que tuvieron vacaciones pagas y que los contratos se renovaban automáticamente, entonces los jueces suelen equiparar esa situación con una relación de dependencia encubierta, por más que formalmente los empleados sean monotributistas bajo contrato temporario.

Paritarias como ruido de fondo

Ese es el contexto en el cual la subsecretaria Huerta Sueldo salió de su cargo. Es difícil separar su reemplazo con el debate generado en la cartera laboral. Como también fue difícil atribuir la salida del ex secretario Yasin al «error» del decreto por el cual se aumentó el salario de Milei y los ministros, y que derivó en un escándalo político.

Lo cierto es que Yasin venía siendo objeto de especulaciones por la marcha de las paritarias. El ministro de economía, Toto Caputo, había dejado trascender su preocupación por el hecho de que se firmaran incrementos salariales por encima de la proyección inflacionaria del gobierno.

Y fue en ese marco que se dieron situaciones contradictorias, como los acuerdos salariales en rubros de actividad donde hubo un acuerdo tácito de la secretaría de Trabajo, pero que luego no recibían la homologación formal.

La salida de Hortal Sueldo llega pocas semanas después de la renuncia del secretario Omar Yasin, que estuvo teñida de controversia

La salida de Hortal Sueldo llega pocas semanas después de la renuncia del secretario Omar Yasin, que estuvo teñida de controversia política

Ese fue, precisamente, uno de los motivos que llevaron a la intensificación de la conflictividad laboral, incluyendo a gremios de alto perfil como el de camioneros.

Tal vez nunca se sepa cuál fue el motivo verdadero de la salida de Yasmin y su reemplazo por Julio Cordero, a quien los sindicatos y la oposición no tardaron en bautizar como «el ministro de Techint», en alusión al vínculo que el funcionario mantuvo en el pasado con el conglomerado industrial que dirige Paolo Rocca.

De la misma manera, la salida de Hortal Sueldo puede leerse como una decisión personal -después de todo, la funcionaria había llegado al cargo como persona de confianza de Yasmin, y por lo tanto su renuncia sería lógica- pero también queda planteada la duda sobre si hay motivos políticos como fondo.

Hortal Sueldo, además de haber formado parte del equipo de Yasin, también asesoró a Jorge Triacca, ex ministro de la cartera laboral durante la gestión de Mauricio Macri. Otro dato que alienta la suspicacia en un momento de hipersensibilidad política.

Más noticias
Noticias Relacionadas