3 C
Rawson
InicioPolíticaCrimen en una peluquería de Recoleta: quién era el colorista que fue...

Crimen en una peluquería de Recoleta: quién era el colorista que fue asesinado

Germán Gabriel Medina fue asesinado a sangre fría en la noche de este miércoles en un peluquería ubicada en el barrio porteño de Recoleta. Durante lo que parecía una discusión con un compañero de trabajo, el agresor sacó un arma, cruzó algunas palabras más, apuntó y le disparó a la cabeza. El homicidio quedó grabado. Un mes atrás, así se presentaba la víctima en las redes sociales del local: “Estuve en la tele, en desfiles. Peiné famosos”. “La peluquería me enseñó que el reflejo del espejo también es el verdugo”, contaba entonces.

Medina, que era colorista, tenía 33 años y hacía poco más de un año que trabajaba en esa peluquería, recibió un tiro que le propició Luis Abel Guzmán, compañero de trabajo. Al menos cuatro hombres estaban reunidos en una sala del local luego de cerrar la peluquería “Verdini”, ubicada en la calle Beruti al 3000, casi en la esquina con Austria, cuando, de repente, el atacante sacó una pistola de su cintura.

Whatsapp Video 2024-03-21 At 03.31.54

Parado de manera desafiante, el agresor continuaba hablando con el revólver en su mano derecha. Transcurrieron pocos segundos hasta que se paró frente a Medina, le apuntó y apretó el gatillo. Luego, en circunstancias que aún no pudieron ser definidas, el atacante escapó por una ventana. Es intensamente buscado por la Policía.

Marina, la hermana de la víctima, reclamó en sus redes sociales que Guzmán sea encontrado para que se haga justicia. “A mi hermano no me lo devuelve nadie, pero necesito ayuda para que pague por lo que hizo”, escribió la joven, que reclamó que nadie de la peluquería se comunicó con ella.

“Dejaste a una mamá esperando por su hijo, a una hermana sin su amigo de toda la vida, a su pareja esperándolo en casa como todos los días. Tenés que pagar por todo el dolor que le estás causando a esta familia”, agregó la mujer, quien dijo que según la última información que tenía a mano el agresor vive en la ciudad bonaerense de Merlo. “No está ahí, tampoco en la casa de un familiar”, sumó.

En diálogo con TN, Marina contó además que el atacante se rapó el mismo día que cometió el asesinato: “Evidentemente ya tenía pensado matar a mi hermano. No sé por qué le disparó. Sé que no tenían una buena relación laboral. Este hombre tenía una manera bastante complicada de manejarse. Era muy mal hablado por lo que me contaba Ger”.

“Nunca habían llegado a algo físico como para decir ‘este tipo se cansó y tomó esa decisión’”, prosiguió Marina, en medio de un ataque de llanto. “No termino entender por qué lo hizo”, agregó, consternada. De acuerdo a lo que le contaba la víctima, entre ambos hombres había una especie de disputa por los clientes. “Él amaba su trabajo. Incluso los días que tenía franco tomaba turnos para hacer a domicilio”, recordó la mujer. Sin embargo Medina nunca le contó que Guzmán lo hubiera amenazado o que sintiera miedo por ese hombre.

En otro tramo de la entrevista la mujer relató que fue su madre la primera en llegar a la peluquería en Recoleta y que no sabía nada porque le habían dicho que habría sido un accidente. “Fue directamente a mi hermano y por eso él no reaccionó ni se defendió”, sumó entre lágrimas sobre el ataque.

Tras el disparo Medina fue atendido por los servicios de emergencias. El titular del SAME, Alberto Crescenti, explicó sobre su caso: “El paciente estaba en grave estado y lo habíamos trasladado con un paro cardiorrespiratorio. Se siguió con la maniobras en el shock room del [hospital] Fernández tratando de revertir la situación, pero lamentablemente falleció”.

Tres semanas atrás, las redes sociales de la peluquería publicaron videos con las presentaciones de los empleados del salón de belleza. Fue entonces que la víctima contó qué era lo que le pedían más las clientas. “Una de las cosas es el balayage en ombré, que son los que tienen el contorno, o los babylights, que son efecto tipo que te fuiste a la playa y se te aclaró el pelo como naturalmente”, explicó.

En ese mismo video Medina se hizo tiempo para darles un tip a los clientes: “Mantenerte en tendencia es no irte de tus colores naturales y siempre tener un destello que acompañe de cerca el contorno de la cara”.

“El estado anímico de cada persona va acompañado también de cómo se ve y cómo se siente, acá en la peluquería aprendimos que lo que hacemos con amor se transmite a la clienta y eso se contagia”, cerró.

Facundo Verdini, el dueño de la cadena de peluquería donde trabajaba Medina, contó que si bien este miércoles había sido una jornada “normal” de trabajo, horas antes de que ocurriera el homicidio Guzmán “estaba sentado como aislado”. “Tenía una mirada bastante diferente”, recordó en diálogo con el programa Arriba argentinos.

“No sabía que estaba armado ni imaginé que sabía manejar un arma. Cuando la sacó no me la puedo sacar de la cabeza. Ahora mismo estoy como temblando todavía”, contó Verdini tras prestar declaración en la comisaría. El coiffeur reconoció que la víctima y su homicida “a veces discutían” entre ellos, pero desestimó que las peleas pudieran derivar en un hecho de tales características. Dijo que por lo que él sabía “no se debían dinero”.

“No sé si [Guzmán] tenía pensado dispararnos a todos; igual, solo tiró una vez”, agregó. Indicó que el atacante era muy amable con las clientas, “pero cuando hablaba con nosotros lo hacía de manera diferente”. “La Policía me dijo que de la forma en que se paró parecía un profesional. Yo no sé del tema, es la primera vez en mi vida que veo un arma”, dijo Verdini.

LA NACION

Conocé The Trust Project
Más noticias
Noticias Relacionadas