17.1 C
Rawson
InicioDeportesSe fue de la Argentina a los diez años, se convirtió en...

Se fue de la Argentina a los diez años, se convirtió en futbolista y llegó a la Selección por una casualidad

Marianela Szymanowski es parte del plantel del conjunto albiceleste que disputa la Copa de Oro en Estados Unidos. Su familia se fue a España antes de las crisis del 2001, ella forjó toda su carrera en Europa y considera que su gran guía es su hermano, que también es jugador profesional.

Daniela Lichinizer

Marianela Szymanowski, futbolista argentina (Foto: Instagram @marianszymanowski20)

Marianela Szymanowski, futbolista argentina (Foto: Instagram @marianszymanowski20)

Marianela Szymanowski se fue de la Argentina cuando tenía tan solo diez años, unos meses antes de que estallara la crisis del 2001. Con toda la tristeza a cuestas, aceptó la decisión que habían tomado sus papás de emigrar a España en busca de un futuro mejor. En Europa pudo encontrar su pasión: se convirtió en futbolista profesional -igual que su hermano- y por estos días es parte del plantel de la Selección en la Copa de Oro que se disputa en Estados Unidos.

Leé también: Fue futbolista, tuvo un paso por Europa y dejó todo por el rock: “Es más lindo estar arriba del escenario”

“En Argentina, mi mamá era maestra de nuestro colegio y trabajaba en una editorial de libros. Mi papá trabajaba de contable en una fábrica de sidras y también tenía una pizzería, en la que lo asaltaron dos veces a punta de pistola. Ese fue el detonante, además de que nos costaba llegar a fin de mes. Era insostenible, y por eso nos fuimos a España en busca de un futuro mejor”, le contó a TN Marianela, que hoy tiene 33 años y juega en el Pomigliano de la Serie A de Italia.

Corría el año 2000 y, con mucho dolor, el matrimonio y sus tres hijos se mudaron a España. Allí Marianela pudo desarrollar su pasión por el fútbol, algo que en la Argentina le había costado por ciertos prejuicios que había tenido que enfrentar.

“Yo desde chiquitita iba con una pelota abajo del brazo y jugaba con chicos, con los amigos de mi hermano en el barrio. La calle era de tierra y estábamos todo el día ahí. Pero yo escuchaba los comentarios de que me decían marimacho o cosas despectivas y todo eso me marcó”, relató y explicó que por esa razón prefirió volcarse al tenis hasta la adolescencia.

La argentina juega en el Pomigliano de la Serie A de Italia (Foto: Instagram @marianszymanowski20)

La argentina juega en el Pomigliano de la Serie A de Italia (Foto: Instagram @marianszymanowski20)

El deporte era muy importante en la casa de los Szymanowski. Alexander, el único varón, jugaba al fútbol y toda la familia lo acompañaba en los torneos que jugaba los fines de semana. Fue en esa cotidianeidad que Marianela decidió dejar de lado la raqueta y volver a su primera pasión: cuando tenía 19 años, la vieron jugar en el barrio y la ficharon del Atlético Madrid.

Los Szymanowski, hermanos y futbolistas profesionales

Marianela y Alexander fueron forjando sus carreras como jugadores profesionales en paralelo. Ella pasó por Atlético Madrid, Rayo Vallecano, Valencia, Betis y Espanyol antes de desembarcar en el fútbol italiano. Él, en tanto, estuvo en el Recreativo de Huelva, el Leganés, el fútbol de Dinamarca y actualmente juega en el ascenso español.

“La relación que tengo con mi hermano es de las cosas más lindas que me pudo haber pasado y es gracias al fútbol. Compartir una misma pasión con una persona de tu familia es algo que se puede comparar con muy pocas cosas”, comentó la jugadora de la Selección argentina, que también destacó el rol de su hermana Melanie como la que da “el equilibrio” en el vínculo entre los tres.

Sobre la relación con Alexander, agregó: “Muchas veces nos vamos a ver a los partidos. Tenemos una exigencia máxima y alguna que otra vez tuvimos intercambios de opiniones hasta llegar al punto de afectarnos y de tomarlo personal. Ahí aparece mi hermana para poner calma”.

“Yo a mi hermano lo vi jugar contra los mejores jugadores del mundo: contra Lionel Messi y Cristiano Ronaldo. Él cumplió su sueño y para mí fue como si lo hubiera cumplido yo”, señaló.

Marianela Szymanowski fue alentar a su hermano Alexander en un partido en el que enfrentó al Barcelona de Lionel Messi (Foto: Instagram @marianszymanowski20)

Marianela Szymanowski fue alentar a su hermano Alexander en un partido en el que enfrentó al Barcelona de Lionel Messi (Foto: Instagram @marianszymanowski20)

Y reveló: “Nos damos consejos constantemente. Nos complementamos muy bien porque él tiene unas cosas que a lo mejor yo no tengo y viceversa. Somos dos jugadores diferentes y lo que a él le parece complicado, a mi a lo mejor me parece un poco más sencillo y yo lo intento ayudar. También pasa al revés. Pero él juega desde los cuatro años, empezó mucho antes que yo, que llegué al Atlético Madrid con 19, así que me guio muchísimo en cómo ser dentro de un vestuario y cómo poner la humildad siempre por delante. Aprendí mucho de él y eso es muy lindo”.

Una serie de graves lesiones y el “ángel” que le salvó la carrera

“La parte más amarga del fútbol”. Así define Marianela a las lesiones graves que le tocó atravesar y que pusieron en jaque su carrera profesional. El momento más duro fue cuando en sus inicios se lastimó la rodilla y estuvo casi tres años sin jugar.

“Estaba en el Atlético de Madrid y sobre el final de la temporada me dieron una patada muy fuerte. Me empezaron a hacer pruebas y no daban en la tecla con lo que tenía. Cinco médicos me dijeron que no iba a volver a jugar”, recordó sobre aquella etapa.

El tiempo pasaba y las soluciones no llegaban. El desgaste físico y mental era cada vez más grande. Marianela llevaba más de dos años sin jugar cuando consiguió el mail del médico Ramón Cugat, un especialista en lesiones de rodilla que trabaja con las máximas figuras del deporte mundial. Ella sabía que su familia no tenía el dinero para pagar lo que vale una consulta, que ronda los 600 euros, pero igual se animó a escribirle.

“Le conté que era una jugadora de fútbol y que estaba desesperada porque nadie me solucionaba mi problema. Ya llevaba dos años y medio sin jugar, estaba hundida en un pozo. Él empatizó mucho con mi caso y me dijo que me iba a atender gratis. Me fui a Barcelona y tuve que pedir plata prestada para poder alquilar una habitación compartida. El doctor se encargó de sacarme adelante y en tres meses logré recuperarme”, dijo sobre este profesional de la salud al que llama su “ángel”.

Marianela Szymanowski tuvo varias lesiones graves en su carrera (Foto: Instagram @marianszymanowski20)

Marianela Szymanowski tuvo varias lesiones graves en su carrera (Foto: Instagram @marianszymanowski20)

Marianela pudo volver al fútbol, con algunas interrupciones posteriores por otras lesiones. Cuando tenía 25 años se luxó la clavícula y una semana antes de la Copa América 2022 sufrió la misma lesión en un hombro y no pudo jugar el torneo con la Selección argentina. Esa última vez también se operó con Cugat y tuvo una recuperación récord gracias al trabajo del fisioterapeuta José Vilariño

“La fortaleza la saqué de la pasión. Salí adelante por el amor que le tengo al fútbol. No me permitiría rendirme nunca, ni tirar la toalla. Si me hubiese rendido, no estaría en la Selección ni jugando al fútbol hoy”, valoró.

La llegada a la Selección surgió de una charla casual

Cuando Marianela empezó a jugar en el Atlético Madrid, la fueron a buscar de la Selección española Sub 21. Aunque llevaba diez años en Europa, nunca había hecho los trámites para nacionalizarse, por lo que esa posibilidad quedó trunca.

Tiempo después, en un partido de la Liga, enfrentó a una histórica de la Selección argentina: Mariela Coronel. Un diálogo casual marcaría un antes y un después en su carrera: “Me acuerdo que ella se me acercó y me preguntó: ‘¿Che, vos sos argentina?’. Le digo que sí y me dice: “Voy a hablar de vos en la Selección porque creo que no saben que estás acá jugando”.

Esa recomendación de Coronel al por entonces DT de la albiceleste, Carlos Borrello, hizo que Marianela volviera a conectarse con su país natal diez años después de haber emigrado. Con algunas alternancias, Szymanowski se mantiene en el conjunto nacional hasta la actualidad.

“Vestir la camiseta de la Selección, estar con tus compañeras representando al mismo país, teniendo las mismas costumbres y con un sentimiento muy fuerte en común, es algo que se puede comparar con muy pocas cosas. Me emociono y no lo puedo explicar con palabras, pero sí puedo decir que cuando una se pone esta camiseta se te enciende un motor que no sabías que tenías adentro”, expresó.

La futbolista está en la Selección argentina desde 2011 (Foto: Instagram @marianszymanowski20)

La futbolista está en la Selección argentina desde 2011 (Foto: Instagram @marianszymanowski20)

En la Copa de Oro, Argentina sumó un punto luego de empatar con México y perder con Estados Unidos. Este lunes, cerrará la fase de grupos ante República Dominicana e irá en busca de un triunfo que le permita seguir adelante en el torneo.

Respecto de su presente en el conjunto nacional, Szymanowski fue clara: “No me gusta hablar de expectativas, siempre prefiero pensar en el presente y en lo que está bajo nuestro control. Cuando una se va mucho al futuro se genera una cascada de pensamientos que no te dejan estar en el hoy. Por eso voy día a día y quiero dar el máximo. Estamos representando a nuestro país y tenemos que ser un grupo unido dentro y fuera de la cancha. Para eso trabajamos en cada entrenamiento dentro y queremos que todo se vea reflejado en los partidos importantes”.

El futuro planificado

Marianela nunca jugó en el fútbol argentino. Tampoco es un plan que tenga en el mediano o largo plazo: “Quiero seguir mi carrera en el exterior porque hoy en día vivir en la Argentina está muy complicado y no quisiera renunciar a todo lo que conseguí en Europa”.

Cuando jugaba en el Valencia, había empezado a estudiar Nutrición y Educación Física, pero finalmente dejó porque el fútbol se llevaba todo su tiempo y su energía. Sin embargo, ya tiene decidido que quiere volver a estudiar porque tiene bien claro qué le gustaría hacer una vez que cuelgue los botines.

“Voy a empezar la carrera de psicología a distancia. Me gustaría tener el título porque me apasiona todo lo que tiene que ver con el comportamiento humano, con entender por qué las personas sufren y saber cómo ayudarlas para que dejen de hacerlo”, concluyó.

Más noticias
Noticias Relacionadas