17.1 C
Rawson
InicioPolíticaEs florista y en pandemia transformó la terraza en su propio mercado...

Es florista y en pandemia transformó la terraza en su propio mercado de flores

“Mi abuelo vino al país post-guerra, solo y sin un peso. En España cultivaba hortalizas y acá entró en contacto con el mercado de verduras de Beccar”, relata Federico, sobre sus orígenes. “Después conoció a mi abuela, a quien también le gustaban mucho las plantas, y quien lo empezó a ayudar en su emprendimiento. Mi madre y sus cuatro hermanos nacieron en ese medio, y fueron evolucionando desde vender y producir flores, hasta tener una florería. A mi abuela le gustaban mucho las dalias”, recuerda quien estudió Floricultura, Paisajismo y también se recibió de Florista Profesional en la Escuela Iberoamericana de Arte Floral de España. Hoy en día, Federico se dedica al paisajismo de jardines con huertas y flores, a lo que suma su trabajo como florista en ambientaciones. “Si te gustan las flores y plantas, tenés que hacer todo lo posible por vivir en ese mundo, no hay que privárselo. Así que ahora vuelvo de trabajar y cuido lo que tengo. Me dio mucha paz”, comparte.

Federico en la recorrida diaria, donde observa cada detalle, nos dice: “Admiro a quien sabe que entre plantar y cosechar, existe un regar y cuidar”.Ines Clusellas/ Revista Jardin

-¿Cómo nació la terraza?

-Durante la pandemia, sentí que no podía vivir sin plantas. Tenía una terraza de 50m2 con macetas de 70cm de boca, pero era algo de perímetro, más de cerco. Empecé a sentirme mal sin las flores en mi día a día, así que armé una mini huerta y un jardín de flores en macetas. Terminó siendo una terraza con senderos totalmente plantada y casi cubierta. Hoy cuenta, entre otras especies, con dalias, cosmos purity, cosmos candy strike, monarda dydima, margaritas silvestres, rosas inglesas y lobelias.

Las vistas largas generan la sensación de amplitud y los pasillos, de encuentro. Ines Clusellas/ Revista Jardin

-¿Qué aconsejarías a alguien que quiere arrancar una terraza?

-Primero, elegir bien el sustrato. En mi caso, como el suelo se me compactaba mucho por el riego reiterado y el sol, así que empecé comprando un sustrato con perlita. Pero la perlita guarda mucha humedad, así que en verano levantaba mucha temperatura y las raíces no desarrollaban bien. Hoy uso un buen compost. Segundo podría aportar que levanto las macetas del piso con un taco, para prevenir que se recalienten.

En uno de los rincones de la terraza está el invernadero de 6 m2, construido con maderas, hierro, vidrios y chapas de plástico con protección UV (foto izquierda). Sacando provecho del reducido espacio, construyó unas estanterías en ángulo de hierro de 2,50 m de largo x 0,30 de ancho, compuestas por 7 estantes (foto derecha).Ines Clusellas/ Revista Jardin

-¿Cómo se maneja el tema de los pesos?

-Todo lo que es el perímetro es donde tengo las plantas y macetas más pesadas. Hay árboles cítricos, acer buergerianum, olivos. Los tengo bien pegados a la pared de la terraza, donde se incrustan todo el encadenado de la terraza. Esos árboles van hacia afuera, así que tengo 50% del árbol afuera, y con eso genero cortina contra el calor, como un tapiz, y no me ocupa mucho lugar. Abajo tengo macetas más pequeñas, incluso plantadas en estas macetas grandes, algunas anuales y otras perennes. Son los que me filtran los rayos, me hacen de tamiz para que no se prenda fuego. Después, si tenés un plano ayuda, o el diseño de las habitaciones que hay abajo. Sobre las paredes y vértices podés apoyar más, pero no en el medio de una habitación. Otra cosa es el sustrato, yo uso macetas de plástico de 70 litros para arriba, con una gran capa de pometina, que no pesa mucho, y la mayoría de los sustratos que uso son, por ejemplo, o para huerta o compost, que es muy liviano. Mi peso es más que nada el crecimiento del árbol, pero no sustrato.

Infaltables las rosas con el perfume de los alisum recubriendo el pie (foto izquierda). Frutillas listas para comer (foto derecha). Ines Clusellas/ Revista Jardin

-¿Qué 3 plantas recomendarías a alguien que está empezando?

-El Acer buergerianum me encanta, tiene color rojito y es hermoso. Los olivos responden muy bien en maceta, y los cítricos me encantan. Si querés algo de flor anual, las espuelas de caballero, tienen estilo silvestre y vienen muy bien en maceta.

La anchusa azul (foto izquierda). Las amapolas rojas de su carácter efímero (foto derecha).Ines Clusellas/ Revista Jardin

-¿Algún tip que hayas aprendido para compartir?

-Por ejemplo, en enero hago poda de herbáceas anuales y algunas perennes (al 50%), para que me estiren y lleguen con una doble floración a finales del otoño. Desde escabiosas a verbenas. Yuyos no tengo, porque tengo sustrato estéril, pero al regar hay que estar atento a las plagas, mosca blanca o cochinilla. Otro consejo: antes de la floración de los futuros tomates, agrego algún fito regulador orgánico tipo aminoácido con bajo gasto de energía para la planta. Se absorben en dos o tres días y suelen tener micro y macronutrientes que hace que los tomates florezcan muy bien. Y otro tip sería el azufre orgánico, que se puede aplicar en todo el año porque no se quema la planta. Es el mejor remedio que me da resultado en contra de las arañuelas, por ejemplo. Es un producto que aumenta las capas de las membranas de las plantas, entonces a los chupadores y picadores les cuesta mucho más.

Sus preferidas de primavera por su perfume, las arvejillas.Ines Clusellas/ Revista Jardin

-¿Cosechás tus semillas o hacés intercambios?

-Soy muy colector de semillas. Si voy a tu casa y veo un cosmos bordó doble te voy a pedir. Cuando hago mantenimiento de mis jardines, la gente me da semillas y se las planto y de ahí consigo. También hago producción para ciertos paisajistas que van de viaje y ellas quieren tener una producción propia, la otra vez hice unas achilegia ‘Nora Barlow’ de un color rosa divino que no se consigue, le hice cien plantas y saqué unas diez, veinte. Y si me voy de viaje por acá, hago intercambio con otros jardineros. Me las rebusco.

Una frambuesa de flor rosada y follaje otoñal bordó (foto izquierda). La nemophila con su centro blanco (foto derecha). .Ines Clusellas/ Revista Jardin

-¿Usás tus plantas en tu trabajo de florista?

-Le dan un toque especial a mis arreglos, porque uso plantas y follajes no disponibles en el mercado. Por ejemplo, ahora tengo una variedad de cosmos que a la gente le encanta, y también uso frutas y verduras. Soy un florista clásico, pero con un porcentaje de Garden Style.

En este reducido espacio se siembran y cuidan trepadoras, arbolitos, herbáceas y gramíneas hasta que estén listas para desarrollarse en un nuevo jardín.Ines Clusellas/ Revista Jardin

-¿Por qué aconsejás sumar flores a una terraza?

-Un mensaje que trato de dar a mis clientes es que me gustaría que el hombre moderno vuelva al jardín, y es algo que ya está pasando. Busco transmitir el amor por las flores, que además es algo que es efímero, y no estamos acostumbrados a esperar las cosas. Pero cosechar una flor, armar un ramo y tenerlo sobre la mesa del comedor es algo que nos acerca al mundo sensible.

Revista Jardin

Conocé The Trust Project
Más noticias
Noticias Relacionadas