11.3 C
Rawson
InicioEconomíaQué es un fondo de emergencia y cómo hacerlo

Qué es un fondo de emergencia y cómo hacerlo

Lamentablemente las emergencias son inevitables: desde gastos médicos inesperados hasta la pérdida de la fuente laboral, por lo que es de suma importancia contar con un fondo de emergencia para enfrentar estos imprevistos sin comprometer tu patrimonio.

Por este motivo, desde iProfesional te contamos qué es un fondo de emergencia, cómo hacerlo y cuáles son sus ventajas y desventajas.

¿Qué es un fondo de emergencia?

Un fondo de emergencia es una «reserva» de dinero que se destina exclusivamente para hacerle frente a gastos imprevistos y situaciones de crisis. En este sentido, su propósito principal es proporcionarte una red de seguridad financiera, permitiéndote cubrir tus necesidades básicas sin tener que recurrir de forma desesperada a préstamos o financiamientos a tasas poco convenientes.

En otras palabras, un fondo de emergencia actúa como un colchón financiero evitando que el problema circunstancial por el que estás pasando impacte lo menos posible en tus finanzas personales.

¿Cuál es la importancia de contar con un fondo de emergencia?

Contar con un fondo de emergencia puede permitirte, como mencionamos anteriormente, sortear los efectos negativos de un imprevisto. Desde iProfesional destacamos los siguientes:

  • Protección contra lo inesperado
  • Evitar deudas innecesarias
  • Reducir el «estrés» financiero
  • Facilitar la toma de decisiones a largo plazo
  • Permite aprovechar oportunidades
  • Protección contra lo inesperado

Como mencionamos anteriormente, la vida está llena de «incertidumbre» y, en ocasiones, pueden ocurrir hechos inesperados que impacten de manera significativa y negativa en nuestro patrimonio. De esta forma, un fondo de emergencia te proporciona contra situaciones adversas como accidentes, enfermedades, reparaciones de emergencia, entre otras.

a

Los fondos de emergencia mitigan los efectos negativos de un imprevisto

Evitar deudas innecesarias

Al no contar con un fondo de emergencia, es común recurrir a préstamos o tarjetas de crédito para hacer frente a gastos inesperados. Estas deudas pueden acumularse con otras que tengas previamente y, si no hacés una correcta gestión, podrás incurrir en mora y costosos intereses, complicando aún más tu situación financiera.

Reducción del estrés financiero

La incertidumbre financiera suele generar estrés y problemas de ansiedad. En este sentido, contar con un fondo de emergencia te proporciona una sensación de seguridad y reduce la presión emocional asociada con las dificultades financieras.

Facilita la toma de decisiones a largo plazo

Contar con un fondo de emergencia, en lugar de estar «a la deriva«, puede ayudarte a tomar decisiones financieras a largo plazo con mayor confianza como, por ejemplo, realizar compras importantes, cambios de carreras, inversiones, entre otras.

Esto se debe a que, al saber que tenés la seguridad y el respaldo de un fondo de emergencia sólido, serás más tolerante al riesgo que si no tenés ningún dinero de respaldo y el éxito o fracaso de tu proyecto puede repercutir seriamente en tu vida diaria.

Permite aprovechar oportunidades

Este tipo de instrumentos suele permitirte aprovechar oportunidades únicas. Por ejemplo, un posible ascenso o cambio laboral que podría permitirte gozar de un mejor nivel de vida, pero, al no contar con un fondo de emergencia por si las cosas no salen bien, es posible que no lo tomes, perjudicándote financieramente a corto y largo plazo.

Muchas oportunidades, como cambios laborales, suelen incluir una cuota de riesgo

Muchas oportunidades, como cambios laborales, suelen incluir una cuota de riesgo

Cómo Crear un Fondo de Emergencia

Para crear un fondo de emergencia correctamente deberás seguir los siguientes criterios:

  • Establecer objetivos claros
  • Creá un presupuesto
  • Mantenerlo en tu lista de prioridades
  • Automatizar tus ahorros
  • Mantener disciplina
  • Revaluarlo y ajustarlo periódicamente
  • Invertir el dinero de este en activos de bajo riesgo o atesorarlo en una divisas que cumpla con los 3 criterios básicos de «moneda»

Establecer Objetivos Claros

El primer paso a la hora de crear un fondo de emergencia es definir cuánto dinero necesitarás. Por lo general, se estima que el dinero necesario es aquel en el que podrías hacer frente a tus obligaciones de 3 a 6 meses (gastos básicos).

Para ello, deberás calcular tus gastos mensuales esenciales, como vivienda, servicios públicos, vivienda, entre otros.

Creá un presupuesto

Es importante que, a la hora de confeccionar tu presupuesto, lo hagas lo más detallado posible, incluyendo todos tus ingresos y gastos. En este sentido, es importante que identifiques áreas en donde puedas recortar gastos innecesarios y destinar un porcentaje de tu dinero al fondo.

Mantenerlo en tu lista de prioridades

Es necesario que el fondo de emergencia sea una prioridad en tu plan financiero. Para ello, deberás establecer metas alcanzables y trabajar de manera constante, destinando una parte de tus ingresos mensuales al fondo antes de considerar otros gastos o inversiones.

Automatizar tus ahorros

Si recibís dinero a través de tus cuentas bancarias, es posible configurar transferencias automáticas hacia una cuenta específica como, por ejemplo, una cuenta de fondo de emergencia. De esta forma, te garantizás ahorrar regularmente sin tener la tentación de gastar esos fondos en otras cosas.

Mantener disciplina

Tener constancia es clave. En este sentido, deberás mantener la disciplina de no tocar tu fondo de emergencia para gastos no urgentes y solo utilizarlo en situaciones genuinas de emergencia.

Revaluarlo y ajustarlo periódicamente

A medida que cambia tus circunstancias financieras, como tu nivel de vida, responsabilidades, entre otros apartados, es necesario reevaluar la cantidad que necesitarás en tu fondo de emergencia. En este sentido, deberás ajustar tu objetivo según te sea necesario para reflejar tu situación actual.

Si tu situación financiera cambió como, por ejemplo, vivías con tus padres y ahora alquilás un departamento, deberás contemplarlo en tu fondo de emergencia

Si tu situación financiera cambió como, por ejemplo, vivías con tus padres y ahora alquilás un departamento, deberás contemplarlo en tu fondo de emergencia

Invertir el dinero de este en activos de bajo riesgo o atesorarlo en una divisas que cumpla con los 3 criterios básicos de «moneda»

En países como el nuestro, con altos niveles de inflación, es necesario invertir el dinero en activos que te generen una rentabilidad sin desvirtuar el objetivo del fondo, es decir, deben ser instrumentos de baja volatilidad y bajo riesgo.

En el caso de simplemente atesorar dinero, se debe hacer en una divisa que cumpla con los 3 requisitos de moneda: unidad de medida, medio de pago y reserva de valor, algo que no se cumple en el peso argentino. La más utilizada suele ser el dólar estadounidense.

En pocas palabras, un fondo de emergencia es una herramienta esencial para garantizar la estabilidad financiera en momentos difíciles. En esta línea, no solo es una medida de precaución, sino una inversión en tu tranquilidad y seguridad a largo plazo.

Asimismo, siguiendo pasos simples, pero efectivos, podés crear y mantener un fondo de emergencia que te brinde la confianza necesaria para enfrentar cualquier desafío financiero que la vida pueda presentar.

Más noticias
Noticias Relacionadas