8.8 C
Rawson
InicioEconomíaSituación crediticia: cómo saber el nivel crediticio de una persona?

Situación crediticia: cómo saber el nivel crediticio de una persona?

La situación crediticia de una persona es sumamente importante y, actualmente, casi todas las entidades financieras cuentan con herramientas para conocerla. Las empresas pueden determinar que tan «riesgoso» es otorgarnos un préstamo o un crédito, por lo que es importante pagar siempre a término.

¿Cuál es mi situación crediticia?

Para conocer nuestra situación crediticia contamos con una gran cantidad de herramientas a nuestra disposición. Una de ellas es a través de plataformas que nos facilitan esta tarea. Un ejemplo es el de la plataforma de scoring crediticio conocida como «Tirr». Esta herramienta fue creada por tres emprendedores argentinos (Marcos Impala, Juan José Lanzarotti y Mathias Caramutti) que les permite a las personas chequear su scoring crediticio de forma gratuita.

En el caso de esta aplicación, se encuentra orientada a trabajadores, emprendedores o administradores de pequeñas y medianas empresas que no solo pueden evaluar su propio scoring, sino también el de los clientes o proveedores.

Otra forma de conocer nuestra situación crediticia es acudir a la base de datos del BCRA, es decir, ingresar a la «central de deudores». Al ingresar, podremos obtener un informe consolidado por clave de identificación fiscal (CUIT, CUIL o CDI) con respecto a financiaciones otorgadas por entidades financieras, fideicomisos financieros, entidades emisoras de tarjetas de crédito, sociedades de garantía recíproca, cheques rechazados, entre otras.

Cabe recordar que la información disponible en la consulta online es suministrada por las entidades financieras, por lo que su difusión no implicará necesariamente conformidad por parte del Banco Central.

La Central de Deudores del BCRA

La Central de Deudores del BCRA se basa en información suministrada por las entidades financieras

Según el Banco Central, la clasificación por parte de las diferentes entidades es un proceso de evaluación objetivo. Además de analizar el grado de cumplimiento de nuestras obligaciones, también se considerará nuestra situación jurídica, la situación con la Central de Deudores, nuestra situación con ex entidades financieras en liquidación, como también nuestra situación de acuerdo con la refinanciación de las deudas que tengamos.

¿Cómo saber el nivel crediticio de una persona?

Al igual que podemos conocer nuestro nivel crediticio, también podemos conocer el de otras personas u empresas. En el caso de la aplicación Tirr, podremos hacer la consulta correspondiente sobre la persona que deseamos consultar.

En el caso de hacer la consulta en la «Central de Deudores» del BCRA, también podremos hacerlo ingresando el cuil o cuit de la persona o empresa a consultar.

En el caso de empresas como el Veraz, podemos hacer la consulta tanto para personas como para empresas. En el caso personal, la consulta tiene un costo de $3250 argentinos incluyendo el IVA. En el caso de hacer la consulta sobre un tercero como otra persona o empresa el costo asciende a los $3800.

Estar en el Veraz puede generar un gran daño en nuestras finanzas personales

Estar en el Veraz puede generar un gran daño en nuestras finanzas personales

Esta empresa es sumamente popular en el país porque cuentan con una de las mayores bases de datos personales, comerciales y crediticios tanto de personas como de empresas. Es por eso que para muchas personas «estar en el VERAZ» es un verdadero dolor de cabeza, sobre todo a la hora de entrar.

Hacer uso de estas herramientas nos permitirá, por ejemplo, conocer el riesgo crediticio de terceros con los que nos relacionemos. Por ejemplo, personas o empresas con las que estemos cerrando un negocio. Es por eso que la posibilidad de detectar a tiempo la situación de dicho tercero es de vital importancia para prevenir una estafa y/o evitar una mala experiencia.

¿Es importante tener conocimiento de esto?

Siempre es recomendable que revisemos periódicamente nuestra situación crediticia, no solo para saber el estado actual de nuestra situación, sino también para protegernos contra el fraude por suplantación de identidad.

Son muchos los casos en el que los delincuentes o estafadores utilizan tarjetas de crédito de terceros emiten cheques con firmas de otras personas o buscan tomar créditos o préstamos haciéndose pasar por otra persona.

Cómo tener un buen historial crediticio

Como tal no existen fórmulas mágicas para tener un buen historial crediticio. Sin embargo, existen algunos tips o consejos para poder contar con un buen estado de «salud» de nuestras finanzas:

  • Evitar endeudarnos de forma innecesaria: una de las claves es evitar el endeudamiento innecesario. En algunas ocasiones puede sernos de utilidad, como, por ejemplo, cuando el precio financiado y el de contado es igual (sobre todo en una economía inflacionaria, ya que podremos invertir ese dinero y, por lo tanto, nuestro costo final será menor). Sin embargo, si no gestionamos los recursos eficientemente podremos terminar endeudados.
  • Prestar atención a los costos financieros totales: muchas veces las personas prestan únicamente atención a los intereses que cobran, pero pocas veces se fijan el porcentaje que ascienden los costos financieros totales. De hecho, en muchos casos, las empresas ofrecen créditos «a tasa cero», pero sus costos financieros totales son realmente elevados. El costo financiero total nos informa cuanto interés terminaremos abonando efectivamente.
  • No comprometer un gran porcentaje de nuestros ingresos: otra de las claves es no comprometer un porcentaje significativo de nuestros ingresos en préstamos, créditos, entre otras opciones. Por ejemplo, si hacemos compras con la tarjeta de crédito y el monto a pagar representa un 70% de nuestros ingresos, lo más probable es que terminemos endeudados porque no podremos vivir únicamente con un 30% restante.
  • Asumir deudas que estemos seguros de que podremos pagar: finalmente, otros de los errores es incurrir en deudas especialmente elevadas dejándonos llevar por el momento y no haciendo un análisis racional. Si asumimos deudas especialmente altas en comparación con nuestros ingresos, es muy probable que tarde o temprano nos empecemos a atrasar en los pagos.
Más noticias
Noticias Relacionadas