6.7 C
Rawson
InicioPolíticaJuan Ibarguren: El objetivo es terminar de convertir a Pinamar en la...

Juan Ibarguren: El objetivo es terminar de convertir a Pinamar en la ciudad de mejor calidad de vida del país

PINAMAR.– No hace ni un mes que Juan Ibarguren se convirtió en intendente de esta ciudad. A la demorada transición –planteos de la oposición ante la Justicia Electoral y recursos ante la Cámara de Apelaciones derivaron en la reapertura de 15 urnas–, se sumó también una temporada demorada. Los números de Año Nuevo son buenos, sin embargo, y el licenciado en administración de empresas, de 38 años, que ganó por solo un voto confía en que pese al contexto económico será buena.

“Pinamar hoy es identificada como una ciudad que tiene muchas oportunidades de trabajo por el crecimiento que tiene y están viniendo personas de todo el país y de fuera del país también a trabajar acá”, asegura.

Con foco en los empresarios e inversores y un Estado que los acompañe, apunta a que tras el boom post pandemia y ser el municipio que más creció en los últimos 12 años, se consolide como la ciudad que con “mejor calidad de vida del país”.

Ibarguren ganó las elecciones por un solo votoMarcelo Manera

Aunque considera que “todavía está todo muy revuelto” y es temprano para determinar el impacto de las medidas nacionales plasmadas en el DNU y posterior ley ómnibus de Javier Milei, cree que el país “necesitaba cambiar de rumbo”.

“Creo que el país necesita de manera urgente cambios drásticos y habrá que analizar después si el método fue positivo o negativo”, señala.

—¿Cuáles son los desafíos para esta temporada?

—Seguir manteniendo este nivel de ocupación que tuvimos en Año Nuevo para que los empresarios y comerciantes de Pinamar tengan la mejor temporada posible dentro del contexto económico en el que estamos. Si bien en un momento se había frenado, cerca de la segunda vuelta, por suerte se reactivó bastante rápido y tuvimos un año nuevo arriba del 75% de ocupación. Y seguir nutriéndola de eventos y actividades, que es un trabajo muy articulado entre el privado y el municipio, con las cámaras y con empresas que ya vienen hace mucho tiempo a hacer activaciones a Pinamar y otras que generan movimiento como el espacio marketing registrado, Fox Sports, Luzu TV.

—¿El municipio participa?

—Colaboramos con todo lo que sea necesario para que estén acá, se sientan cómodos. En el espacio marketing registrado si hay un convenio con la municipalidad donde se les exime el espacio público para que ellos puedan desarrollarse y traer programas. Estamos muy cerca de los inversores. Lo mismo pasa en invierno con el movimiento inmobiliario. Hicimos una campaña que se llamó “Respira Pinamar” con casi presupuesto cero generando convenios con empresas para poder potenciar la ciudad, no solamente para posicionarla turísticamente sino como una ciudad con calidad de vida. Con la tendencia que había después de la pandemia de que la gente se iba de la gran ciudad a ciudades más chicas y con mucha más naturaleza, teníamos todos los condimentos para que sea un éxito y creo que lo fue porque crecimos demográficamente. Hubo mucha gente que empezó a invertir, empezó a haber mucho movimiento económico y una vida diferente a la que tenía antes durante el invierno. La potencia muchísimo y te prepara de otra manera para las temporadas. Antes pasábamos de 20.000 personas, sin modificarse casi los fines de semana, a 300.000. Ahora ya somos 50.000, y los fines de semana viene mucha gente. El objetivo es ese: terminar de convertir a Pinamar en la ciudad de mejor calidad de vida del país.

—¿Después del boom post pandemia, qué le falta a la ciudad?

—Todo crecimiento tiene consecuencias y por supuesto que Pinamar cada vez requiere de más infraestructura, más servicios. Se van a necesitar más escuelas, mejorar el sistema de salud.

—¿Van a construir nuevos establecimientos?

—Arrancamos una construcción que es un Centro de Atención Primaria en un lugar donde queremos proyectar un nuevo hospital. El hospital que tenemos hoy fue diseñado hace 25 años para una ciudad de 10.000 personas, hoy ya somos 50.000 y, muy probablemente, en ocho años seamos casi 100.000 por cómo viene creciendo. Entonces eso va a requerir de nuevas obras.

—¿Y escuelas?

—Van a ir faltando más cupos, así que eso también es un desafío constante de ir amoldando. Todavía tenemos margen, pero sí, para vivir todo el año requieren algunos servicios básicos.

—¿Cuáles son los principales proyectos para tu gestión?

—Después de la reconversión del frente marítimo, que hizo que ganemos más playa pública, el objetivo principal es cuidar nuestra identidad que es la naturaleza, el medio ambiente. Ahora lo que empieza son reformas de segunda generación. La idea es terminar el paseo costero para que se pueda caminar y disfrutar del mar todo el año también. Además, ordenar el tránsito por la avenida del Mar.

—Teniendo en cuenta lo ajustada que fue la votación, ¿qué lectura hacés?

—Ganar por un voto fue un logro igual, después de una elección muy complicada para Juntos por el Cambio donde salió tercero, se perdieron 13 municipios en la provincia de Buenos Aires y con una elección de tercio como la que tuvimos. Fue una elección complicada y ahora va a requerir el doble de esfuerzo para trabajar por los que votaron y por los que no votaron que al fin y al cabo es la otra mitad.

—¿Qué autocrítica hacés de la gestión anterior de la que formaste parte?

—Todo crecimiento tiene consecuencias, por lo tanto hay más necesidades en general. Y a lo mejor el peronismo estuvo muy vivo en encontrar la vuelta a ese público, o a ese votante. En el fondo hubo mucho clientelismo.

—¿Qué están pensando para ese público?

—La idea es seguir generando oportunidades. Pinamar hoy es identificada como una ciudad que tiene muchas oportunidades de trabajo por el crecimiento que tiene y están viniendo personas de todo el país y de fuera del país también a trabajar acá. Está pasando lo que no está pasando en la Provincia y en la Nación. Vamos contra la corriente generando oportunidades de laburo y oportunidades para todos los vecinos y gente de afuera. La idea es seguir generando oportunidades, seguir generando confianza, inversión. Como Estado hoy en día nos queremos ocupar de que el que venga a invertir lo pueda hacer y tratar de hacer menos burocrático el Estado, entendiendo la situación económica que está viviendo el país, acompañar al que invierte.

—¿Cuáles fueron las cuentas pendientes de estos últimos ocho años?

—La cuenta pendiente de la planta depuradora es eterna. Con fondos municipales no va a alcanzar, ahora tenemos que evaluar en base a las nuevas leyes cómo podemos articular con el privado.

—¿Es más complicado en este contexto político donde tanto la provincia como Nación son de otro signo político?

—Hay partes de Juntos por el Cambio que trabajan con el equipo de [Javier] Milei con el que tengo muy buena relación, con Patricia [Bullrich], por ejemplo, con la que hablo hasta por WhatsApp. Y además Martín [Yeza] es diputado nacional, creo que más allá de un buen consultor va a ser una buena ayuda a nivel político en lo nacional. Con [Axel] Kicillof si bien la relación no venía siendo la mejor con Martín, mi idea es tratar de ir reseteando y mejorarla, siempre en beneficio de Pinamar.

—¿Hoy ves que el Pro está trabajando con Milei? ¿Creés que va a seguir existiendo ese vínculo?

—Todavía está medio revuelto todo. En el radicalismo, en el Pro también hay diferentes ideas.

—¿Te asusta la concentración de poder?

—No, creo que el país necesitaba cambiar de rumbo. Necesitaba dejar de resolver con la emisión todos los problemas que tenía y generar ciertos cambios que creo que hoy van por buen camino. Ojalá que ayude a la estabilización del país donde se pueda proyectar, qué es lo que queremos hacer en Pinamar: tener una ciudad consolidada industrialmente, que eso lo logramos a través de estos ocho años generando confianza con inversores, tratando de ser estables para que crezca. Todavía hay que ver cómo se va definiendo la Ley Ómnibus y el DNU, pero creo que muchas de esas medidas las comparto y otras las tienen que revisar y ahí van a estar los diputados y lo legisladores.

—¿Qué pensás sobre hacerlo de esa forma?

—Creo que el país necesita de manera urgente cambios drásticos y habrá que analizar después si el método fue positivo o negativo. Ahí van a estar también los legisladores analizando si es correcto o no y la Justicia. Entiendo que Milei está bien asesorado por [Federico] Sturzenegger. Vamos a ver, es todo muy reciente, está todo muy revuelto. Mientras tanto acá estamos muy enfocados en tener la mejor temporada posible para que al pinamarense le vaya bien, que el turista que esté deseando escaparse, venga y recibirlo de la mejor manera.

—¿Pese a la recesión?

—Sí, yo confío en que al final del camino va a ser positivo.

—¿Están analizando alguna política por las tarifas dolarizadas de alquileres?

—Creo que la inestabilidad económica que tiene el país hizo que sobre todo las inmobiliarias y el alquiler de casas se manejan en moneda estable como es el dólar. Ya venía ocurriendo hace bastante tiempo. Las tarifas de hotelería, comercios y gastronomía son en pesos y los precios son, lamentablemente, los que tiene el país en base a la suma de los costos.

—¿Pero analizan alguna opción más accesible?

—Lo bueno que tiene Pinamar es que tiene una alternativa enorme de posibilidades. Tenés cuatro localidades muy diferentes y muy marcadas: Cariló, Valeria del Mar, Ostende y Pinamar con diferentes tipos de público, diferentes precios a nivel carpa, sombrillas, que eso es un lujo, porque vos podés utilizar la playa pública gratis, yo mismo voy a playa pública con mi sombrilla y mi reposera. El polo gastronómico es muy variado también. La verdad que hay para todo tipo de presupuesto.

—¿A qué público apuesta Pinamar?

—Siempre apostó a un público familiar o +35 que no son adolescentes, son jóvenes con mayor capacidad de consumo. Por eso empezaron a surgir diferentes locales que apuntan a ese target de noche, sunsets en balnearios. Las marcas también apuntan a ese target: gente que ya puede acceder a autos, bancos. Creo que a pesar de la situación, en Pinamar van a venir años buenos. Vamos a trabajar mucho para que sigamos teniendo ese movimiento. Trabajamos mucho con las cámaras y los empresarios para poder potenciarlos, ya venimos con una gimnasia así hace rato, ahora es como la agenda nacional, de trabajar con el privado.

Conocé The Trust Project
Más noticias
Noticias Relacionadas