miércoles, 24 julio, 2024
14.3 C
Rawson
InicioSociedadExplican un nuevo patrón climático para las noches de enero y la...

Explican un nuevo patrón climático para las noches de enero y la regla del granizo

El clima de este fin de año, y al menos lo que se espera para los próximos dos meses, se parece poco a la costumbre de los últimos años de fuerte sequía, producto de la acción de la corriente de La Niña. La tendencia con El Niño cambió y, tal como se observa cada semana, la presencia de humedad y precipitaciones va marcando el pulso de un verano que está por cumplir su primera semana.

“Hablamos de calentamiento global y sin embargo estamos teniendo un verano menos caluroso”, advierte Marcelo Madelón, meteorólogo y licenciado en Medio Ambiente. “Esto ocurre gracias a la humedad, que aumenta la cantidad de nubes que impiden olas de calor y temperaturas extremas”, se explaya.

Pero este fenómeno, al parecer, traerá por añadidura otro, que probablemente se sienta en las noches y madrugadas de este verano: “De continuar este patrón las temperaturas máximas en enero no van a ser tan elevadas, pero sí las mínimas, que van a ser más altas de lo habitual. Cuando estamos en presencia de humedad es más difícil que bajen las mínimas”.

Madelón explica la causa de este fenómeno: “Las coberturas nubosas hacen que no se pierda la radiación solar. Es como en los desiertos pero al revés. En un desierto tenés una gran amplitud térmica: las mañanas son frías pero las tardes son muy calientes. Cuando hay mucha humedad todo tiende a atemperarse. Es decir, las máximas no son tan altas, pero las mínimas no son tan bajas”.

El meteorólogo dice que durante enero las mínimas pueden llegar a ubicarse “dos grados por encima de lo normal. Por ejemplo, una ciudad que habitualmente tiene una mínima de 22 grados, podrá tener en promedio en enero unos 24 grados. Lo cual es bastante. Pero si tenemos en esa ciudad máximas de 41 o 42 grados, es muy probable que le cueste alcanzar temperaturas tan altas justamente debido a la nubosidad. Va a haber menor amplitud térmica, más humedad y más precipitaciones”.

Madelón en uno de sus viajes por el mundo: Madelón en uno de sus viajes por el mundo: «Pese al calentamiento global estamos teniendo un verano menos caluroso».La tormenta que azotó hace ya diez días a la Ciudad de Buenos Aires, Bahía Blanca y varias zonas del AMBA podría llegar a repetirse, según este experto, en otros lugares de la geografía nacional, en la medida que se produzca el mismo fenómeno de choque en altura entre un frente de aire cálido y otro de aire frío.

Esos choques ocasionalmente podrían traer consigo la caída de granizo. Desde la recordada granizada de 2006, que provocó todo tipo de destrozos, el Servicio Meteorológico se ha vuelto más previsor en las alertas que emite por este fenómeno meteorológico. Alertas de granizo que no siempre se cumplen.

¿Pero de qué regla depende que se cumpla el pronóstico de granizo? “Ocurre que las tormentas no son fenómenos generalizados. Puede haber una tormenta descargando su furia en un pueblo y a los pocos kilómetros no existir esa tormenta. Es decir, la tormenta no ocupa grandes áreas y mucho menos el granizo, que ocupa el centro de la tormenta”, explica Madelón.

En consecuencia, ese granizo, que es el resultado de temperaturas bajo cero a determinada altura, “puede que termine cayendo en otro lugar o derritiéndose al haber encontrado una corriente de aire cálido en su recorrido. Es cuando encontramos esas gotas de agua bien gordas, que es granizo que en su descenso encontró aire caliente y se derritió”.

En suma, es por ese motivo que “el alerta meteorológico es para un área extensa pero el granizo no va a ocupar al unísono toda esa área extensa. A veces, además, la tormenta tiene un ciclo en el que nace, se desarrolla, madura y después se disipa, y nos puede tocar en la fase que se disipó, que ya no tiene granizo porque ocurrió en otro lado”.

El gran tamaño del granizo caído en el sur de la provincia de San Luis el día del último temporal.El gran tamaño del granizo caído en el sur de la provincia de San Luis el día del último temporal.En conclusión, afirma Madelón, “a los meteorólogos el tema de la tormenta y en especial el del granizo nos cuesta bastante porque es muy aleatorio el fenómeno de la caída, que a veces ocurre en un lugar y en otro no”. Que lo diga Miguel Flores si no, el popular meteorólogo cinematográfico interpretado por Guillermo Francella, al que el público condenó por haber errado un pronóstico clave.

Las zonas para las que en este verano se prevé una mayor humedad que la habitual incluyen, además de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 13 provincias: Buenos Aires, La Pampa, Mendoza, San Juan, San Luis, Córdoba, Santa Fe, Santiago del Estero, Chaco, Formosa, Entre Ríos, Corrientes y Misiones.

Esa es la zona crítica en la que, producto de su alteración climática, se vuelve más propensa a ser escenario de episodios meteorológicos extremos, algo de lo que quedaría exenta tanto la Patagonia como el extremo norte del país.

PS

Más noticias
Noticias Relacionadas