miércoles, 24 julio, 2024
14.3 C
Rawson
InicioDeportesAlmirón se fue de Boca y ya empezó la danza de nombres...

Almirón se fue de Boca y ya empezó la danza de nombres de entrenadores: Riquelme tiene la pelota bajo la suela con dos prioridades

Jorge Almirón se fue de Boca. Eso lo saben todos a esta altura del día. Lo que no sabe nadie, por ahora, es quién será su reemplazante más allá del interinato de Mariano Herrón, quien se hará cargo del plantel de acá al final de la temporada. En principio, Juan Román Riquelme, todavía sorprendido por la abrupta determinación del ex Lanús y San Lorenzo, no tomará una decisión apresurada.

Y la razón de la calma es que el vicepresidente tiene dos prioridades: la primera es lograr la clasificación para la Libertadores 2024, ya sea a través de la Copa de la Liga Profesional -por tabla anual- o vía Copa Argentina -está en semifinales-. Hacía allí apuntaba la arenga que dio apenas el plantel volvió a pisar el Boca Predio tras el golpazo en el Maracaná. El ídolo había hablado de cinco finales de acá a fin de año con ese objetivo central entre ceja y ceja. Sin embargo, minutos después, Almirón verbalizó su paso al costado y Herrón, hombre extrema confianza de Román, será el guía de un equipo golpeado en esa aventura trascendental.

La otra prioridad de Riquelme tiene que ver con las elecciones del 2 de diciembre. Seguramente irá por la reválida de su gestión, aunque todavía no se sabe si irá como cabeza de lista o mantendrá su lugar como ladero de ¿Jorge Ameal -o en su defecto Ricardo Rosica-? para seguir con el manejo absoluto del Consejo de Fútbol.

Tampoco se sabe con quién competirá. La principal oposición será Andrés Ibarra, ex ministro de Modernización, que irá como candidato a presidente y que tendrá a Mauricio Macri, su padrino político, como aspirante para algún cargo -se habla desde una vocalía a una vicepresidencia y hay quienes dicen que podría jugar incluso más fuerte-.

Además, Jorge Reale sostiene por ahora su postulación y también hay chances de que se sume una agrupación con el arquitecto Pablo Abbatángelo, hijo de un histórico dirigente en los tiempos de Alegre-Heller, a la cabeza. Ese panorama se aclarará el 14 de noviembre, el día del cierre de listas.

Así las cosas, con las elecciones en el horizonte, más allá del favoritismo del oficialismo -al que no debió hacerle mella la derrota con Fluminense-, Riquelme y compañía coinciden en que no tiene demasiado sentido adelantarse en la contratación de un entrenador a pesar de todo lo que se jugará en esas «cinco finales» que pueden ser cuatro si Estudiantes apaga su sueño en la Copa Argentina.

A pesar de todo esto, en Boca Predio y por los pasillos de la Bombonera, ya empezó la inevitable danza de nombres. Y hay de todo: posibles e imposibles, viejos conocidos y entrenadores que encajan en el paladar de Riquelme, ídolos y no tanto, gente con trabajo y desocupados… ¿Quiénes son?

Los de adentro

Se sabe que el banco de Boca no es para cualquiera. Es por eso que, en general, se busca alguien que tenga espalda y, si es posible, historia en azul y oro. Es por eso que no extraña que apenas saltó el fusible de Almirón empezaran a sonar nombres como los de Fernando Gago, Guillermo Barros Schelotto, Martín Palermo y Carlos Tevez.

Gago cumple por lejos esos requisitos. La experiencia acopiada en Aldosivi y en Racing lo proyectan como un candidato natural para ponerse el traje de entrenador en Boca. Ayuda además su condición de desocupado, luego de su final de ciclo en la Academia. También aporta que mantiene una buena relación con Riquelme. De hecho, Pintita fue uno de los ex compañeros que dijo presente en la despedida de Román. Lo hizo jugando para la Selección Argentina, ya que por entonces todavía era el DT de Racing. Otro plus para Gago es que su ADN futbolístico es muy similar al de vicepresidente.

gago Otro que está sin trabajo es Guillermo Barros Schelotto, quien acaba de acordar su desvinculación definitiva como DT de la selección de Paraguay. Ídolo indiscutido como jugador, el Mellizo también tiene un estilo de juego, ofensivo y agresivo, que le gusta a Román. Tanto peso tiene en la historia de Boca que la derrota con River en la final de la Copa Libertadores 2018 no se convirtió en lastre. Le sobra espalda. Sin embargo, hay algunas contras: está asociado con la gestión macrista y nunca terminó de tener química con Riquelme, más allá de aquellos buenos viejos tiempos como compañeros de equipo.

schelotto Una situación similar, desde el punto de vista relacional, aplica a Palermo, otro ídolo indiscutido en la Bombonera. Sin embargo, las diferencias parecen haberse acortado en los últimos tiempos. Se lo vio juntos y sonreír en más de una ocasión -por ejemplo, coincidieron y compartieron el homenaje por el centenario del club Villarreal de España-. La traba más grande vendría por el lado de la situación actual del Titán, afianzado en Platense luego de haberlo salvado del descenso. Aseguran que Román no quiere interferir con ningún club argentino. También es una buen argumento para no discutir sobre el ideario futbolero de cada uno. Palermo tiene un estilo más pragmático al que pregona Riquelme.

palermo Más lejos todavía asoma Tevez, con contrato con Independiente hasta fin de año y con altas chances de renovar votos. Le sobra espalda por su condición de ídolo, aunque es sabido que el vínculo entre el Apache y JRR nunca fue bueno. Cuestión de egos por un lado y también de ideologías. Carlitos, que viene haciendo un curso acelerado de experiencia en Avellaneda, es un hombre íntimamente asociado con Macri. Y se sabe que el vicepresidente está en las antípodas del ex Presidente. Cuanto más lejos, mejor.

tevez

Los de afuera

Acá entran a tallar entrenadores que son del agrado de Riquelme. Gabriel Milito, actualmente sin trabajo desde su salida de Argentinos Juniors, es uno de los que más le gusta al líder del Consejo de Fútbol. Le sobra capacidad y además está en sintonía absoluta con el estilo de juego que pretende ser la marca registrada del Boca Predio.

Sin embargo, hay unos cuantos peros. El principal es que el DT se alejó de La Paternal a raíz de algunos achaques en su salud. El segundo es su fuerte personalidad y su bajísimo perfil. «Estar en el Boca es parecido a hacer el amor con la ventana abierta», inmortalizó Claudio Borghi en su breve paso por el club de La Ribera. Lo dijo hace 13 años y la exposición es aún más grande.

milito Zubeldía es otro de los que siempre le gustó a Riquelme. Por personalidad, por su proyecto que abarca las inferiores y por paladar futbolero cuadra casi a la perfección. Sin embargo, acaba de ser campeón de la Copa Sudamericana con la Liga Deportiva Universitaria de Quito y parece difícil que deje ese lugar por más que reciba un llamado desde la Bombonera.

zubeldia ¿Y Beccacece? Es un caso similar al de Zubeldía. El ex ayudante de Jorge Sampaoli, con muy buenas experiencias en Defensa y Justicia -no tanto en Independiente y Racing-, apostó todo a su desembarco en el fútbol europeo y sigue en Elche, el equipo de Cristian Bragarnik, a pesar de haber descendido en La Liga de España.

beccacece Se vienen tiempos de definiciones en Boca. La pelota, como siempre, está debajo de la suela de Riquelme. Siempre y cuando, claro, no cambien los aires el 2 de diciembre.

Más noticias
Noticias Relacionadas