15.1 C
Rawson
InicioSociedadQué argumentos impulsan la pirotecnia sin sonido

Qué argumentos impulsan la pirotecnia sin sonido

El lobby por la venta de pirotecnia de “bajo estruendo o sin sonido” volvió a instalarse en Comodoro Rivadavia, pese a las críticas de gran parte de la comunidad.

Tal como informó El Patagónico, el edil Ariel Montenegro presentó un proyecto de ley en la última sesión del Concejo Deliberante y se espera que el martes se comience a tratar la iniciativa en comisión.

Según pudo saber este diario, la propuesta se excusa en las consecuencias que generan los estruendos en las personas con hipersensibilidad auditiva, animales y medio ambiente y pone énfasis en el impacto que crea en los niños con Trastornos del Espectro Autista (TEA), dado que cerca del 40% de los niños con este trastorno tienen sensibilidad auditiva.

“El estruendo de la pirotecnia de alto impacto sonoro provoca en ellos estrés, ansiedad, miedo y autolesiones”, subraya el proyecto.

Sin embargo, la iniciativa del edil que representa a la UOCRA destaca: “sin perjuicio de lo sostenido, y teniendo en cuenta la posibilidad de satisfacer la demanda de otros consumidores, habilitar productos lumínicos de bajo impacto sonoro permite obtener un equilibrio ambiental que defienda los intereses de las minorías”.

La propuesta pone énfasis en que la demanda de pirotecnia lumínica se produce mayormente en el período de las fiestas de fin de año, donde “la responsabilidad de la compra pasa por las personas y las familias, quienes tienen el derecho de elegir entre hacerlo o no”.

El documento invoca la Carta Orgánica Municipal para habilitar la venta de pirotecnia lumínica de bajo impacto sonoro en locales comerciales con “el fin de proteger la salud de las personas con hipersensibilidad auditiva y de los animales, pero también posibilitar al consumidor de continuar con la tradición de celebrar durante las festividades de fin de año con luminarias de artificio que producen solo luz y color, y a la vez preservar la actividad económica y laboral que la comercialización de estos productos genera en la ciudad”.

Otro de los puntos del proyecto es que la Secretaría de Control Urbano y la Secretaría de Medio Ambiente municipal serán las encargadas de controlar y determinar qué productos pueden comercializarse. Además, serán las encargadas de promover campañas de difusión y concientización sobre la correcta utilización de artificios lumínicos habilitados.

Más noticias
Noticias Relacionadas