1.6 C
Rawson
InicioSociedadLa Marcha del Orgullo y un fuerte reclamo por la democracia: «Que...

La Marcha del Orgullo y un fuerte reclamo por la democracia: «Que no nos saquen nuestros derechos»

La que está subida a los tacos blancos con alas de ángel es Belén Salas, la mujer que pensó que “jamás iba a llegar a los 28 años” y que desde hace cuatro meses trabaja como seguridad en la Cámara de Diputados nacional, gracias a la Ley de Cupo Trans. Se emociona. “Es un orgullo. Yo trabajé en la calle hasta los 22, pensando que mi vida iba a terminar así, en la prostitución”, explica.

Hay clima de fiesta entre las personas que llenaron este sábado el centro porteño, para participar de la 32 Marcha del Orgullo. En el camión del bachillerato popular Travesti- Trans Mocha Celis, todavía estacionado en Diagonal Norte, un grupo de chicos pide sacar una foto a Belén. El sol acompaña y miles aprovechan para sacarse abrigos y disfrutar de los brillos, las transparencias y la música bolichera.

“Estamos con más unión, con más fuerzas, más empoderadas que nunca y con ganas de que no nos saquen nuestros derechos”, afirma Belén y apunta que ahora toca pensar en las nuevas generaciones: “Porque en definitiva es eso, ¿no?. Defender los derechos hoy es saber que tus hijos, tal como me pasó a mí, van a tener una alternativa, que la prostitución no va a ser el único camino. Y nosotras hoy estamos dando ese ejemplo”.

Desde las 15, miles de personas desfilaron, bailando en la calle y carrozas por la Avenida de Mayo, desde Plaza de Mayo al Congreso. La marca Jean Paul Gaultier volvió a participar con la presencia de Moria Casán y Florencia de la V, en el micro que usó la Selección Argentina para desfilar por Buenos Aires tras conseguir la Copa, pero ploteado con mensajes con la diversidad.

La consigna principal de la marcha este año fue “Orgullo es democracia. ¡Reparación Histórica Travesti Trans ya!”, en reclamo por una ley dirigida a aquellas adultas mayores sobrevivientes de la violencia institucional ejercida por el Estado por motivo de su identidad de género.

40 años de democracia

Mensajes políticos en una marcha especial, a dos semanas del balotaje. Foto: Martín Bonetto. Mensajes políticos en una marcha especial, a dos semanas del balotaje. Foto: Martín Bonetto. Este Orgullo llegó en coincidencia con los casi 40 años de democracia y a dos semanas de un balotaje, en el que los candidatos plantean visiones opuestas respecto a la política de diversidad y género. En ese sentido, la comisión organizadora –integrada por 67 organizaciones- hizo un llamado “a defender los derechos humanos y la institucionalidad lograda en materia de géneros y diversidad y a fortalecer la democracia frente al asedio de los discursos negacionistas y de odio de la extrema derecha”.

Agachado sobre su paño de mercadería, Nahuel del emprendimiento de “arte y lucha” @larevoltosapin, cuenta que lo que más se llevó esta marcha fueron los prendedores con forma de corazón con los colores de la bandera lgbt y uno que recuerda la frase del “gatito mimoso” de Myriam Bregman, donde se muestra a un “michi” de ojos grandes –estilo el Gato con botas de Shrek- con la frase “Milei nunca” en letras coloridas.

El arcoíris inflable marca como en anteriores marchas el inicio del recorrido para los que desfilan. “Cuando el odio avanza, el orgullo no retrocede”, “Si me querés quereme trans”, “Dónde está Tehuel” y “No queremos que tus hijos cis sean trans, queremos que tus hijos trans sobrevivan”, se lee entre los carteles.

La marcha y la libertad. Foto: Martín Bonetto. La marcha y la libertad. Foto: Martín Bonetto. Federico es el varón trans que levanta el último de esos mensajes en una cartón que trajo desde el partido de San Fernando. Dice que le gusta el ambiente, que no se hubiera animado a usar una remera corta en su barrio, pero que acá se siente en libertad de hacerlo. “Nunca fui discriminado, porque mi familia y mis amigos siempre me aceptaron, pero es como que el trato de quienes no son de tu círculo siempre es distinto”, explica y recuerda que “el tiempo para vivir es hoy o nunca, le diría a todos eso, que vivan”.

Natacha, de 31 años, llegó con su hija de 8 para apoyar “la libertad del amor”. “Hay mucho miedo e incertidumbre por lo que va a pasar después de octubre. Pero no perdemos las esperanzas de que gane un gobierno popular, porque aunque no sea el ideal para muchos, siempre es preferible a alguien que viene a arrasar con todo”, afirma.

Desde el mediodía, las organizaciones se concentraron con stands en la plaza frente a la Casa Rosada. AHF Argentina contó con uno en el que se brindó información sobre prevención de Infecciones de Transmisión Sexual, la importancia de realizarse la prueba de VIH, y promocionará su Centro Comunitario de Salud Sexual. “40 años de democracia con VIH sin cura”, se lee en una pintada sobre la calle.

Desde la Comunidad Homosexual Argentina (CHA), una de las organizadoras históricas de la marcha, la activista lesbiana Maria Laura Oliver expresó: “Celebramos 40 años de democracia y con ella la ampliación de derechos y libertades, las leyes de matrimonio igualitario e identidad de género. Por sobre todo celebramos el orgullo y a nuestra comunidad LGBTINB+ y lo hacemos bailando en la calle y reclamando, esta vez la defensa de los derechos logrados y la Reparación Histórica travestis y trans”.

La reparación histórica travesti-trans es un reclamo que se repite. Foto: Martín Bonetto. La reparación histórica travesti-trans es un reclamo que se repite. Foto: Martín Bonetto. Por su parte, el presidente de SIGLA, Maximiliano Lois recordó que “esta 32 marcha del orgullo se realiza en el contexto de una elección presidencial trascendental donde se debaten dos modelos de país: uno inclusivo, con respeto a los derechos reconocidos a nuestra comunidad LGBTINB+ – y con la expectativa de conseguir más; y otro modelo excluyente y neofascista que intenta gestionar todo desde la fría e inhumana lógica del mercado, con reiterados ataques a nuestro colectivo”.

Por su parte Martín Canevaro, por 100% Diversidad y Derechos sostuvo que «La masividad de la marcha, que ya se realiza en todas las ciudades del país, es la ratificación de que a 40 años de democracia la sociedad argentina sigue abrazando las ideas de igualdad y diversidad, por eso no pasará la avanzada anti derechos. Estamos alertas, pero tenemos la convicción de que los consensos democráticos saldrán fortalecidos. Orgullo si, ¡Milei no!»

Glimer, de 25 años, llegó a Buenos Aires desde Venezuela hace 6 años y se define como “una persona orgullosamente homosexual y de acuario”. Se ríe y dice que es “importante defender los derechos conseguidos en la Argentina”, porque marca el “ejemplo” para toda América Latina.

“Yo celebro el orgullo porque me parece importante siempre visibilizar que estamos presentes y que todos somos humanos, y eso se ve y se muestra a todo el mundo, porque no en todas partes están tan avanzados”, recuerda.

MI

Más noticias
Noticias Relacionadas