20.4 C
Rawson
InicioPolíticaLa interna por Milei: la bala que guarda Mauricio Macri y el...

La interna por Milei: la bala que guarda Mauricio Macri y el terror a «40 años de Massa»

En la previa de las PASO del 13 de agosto, y también de la elección general del 22 de octubre, hizo ruido en un sector de Juntos por el Cambio la sucesión de viajes que encadenó Mauricio Macri en el exterior. En medio de la campaña y antes de dos contiendas electorales cruciales, el ex presidente combinó agenda político/académica, compromisos por su rol en la FIFA y seguramente relax.

En cambio, de aquí al 19 de noviembre, día del balotaje, no prevé moverse del país. Un detalle que muestra el interés particular de Macri por esta última parada en las urnas, la que definirá el gobierno de los próximos cuatro años.

«¿Qué iba a hacer? ¿Quedarse neutral? ¿Y bancarse 40 años de Massa?«, se enojan cerca de Macri, blanco de críticas externas pero sobre todo internas. «Lo limó a Horacio, la usó a María Eugenia (Vidal), la desgastó a Patricia y ahora termina con lo que él quería. Poniéndose en el lugar de ‘dueño’ y tratando de hacer a Milei presidente», lo cuestiona un dirigente histórico del PRO.

La jugada de Macri de cara al balotaje tuvo su clímax en la reunión del martes por la medianoche, con Milei, la hermana y Bullrich como actores centrales. Pero había tenido una previa el lunes, motorizada también por el ex presidente.

Ese día, temprano y en casa del ex mandatario, se juntó el macrismo de paladar negro: Hernán Lombardi, Néstor Grindetti, Jorge Triacca, Cristian Ritondo, Jorge Macri, Francisco Cabrera y Guillermo Dietrich. Allí ya estaba claro que Juntos por el Cambio, tal como se lo concibió y subsistió hasta el domingo, no existiría más.

«En esa reunión había personas de diálogo, como Ritondo o Grindetti, pero está claro que el que manda es Mauricio», confirmó un dirigente, ratificando que en ese ámbito la figura del «dueño» no se discute. Este jueves, Grindetti fue de los primeros en sumarse con un tuit a la movida pro Milei de Bullrich y el ex presidente.

¿Pero Mauricio se va a pronunciar?«, consultó Clarín a su círculo íntimo.

Sí, no ahora, pero se va a pronunciar. De manera personal, más adelante, va a explicar que hay que votar contra el kirchnerismo», respondió una fuente inobjetable.

Nuevas alianzas

Un dirigente con alto cargo en el PRO, también macrista puro, aporta una mirada ideológica y pragmática: «Juntos por el Cambio es un no lugar. Cada vez se achica más. Tiene más lógica un acuerdo nuestro con los libertarios que con la Coalición Cívica. Y nos permite hablarles a los pibes. El 59% de los votantes tiene menos de 44 años y se nos estaba yendo con Milei».

Y completa: «No podemos dejar abandonado a nuestro electorado, como hacen la UCR y la Coalición. Lo peor que podemos es ser tibios sin identidad. Además, si pierde Milei, nos van a acusar de ser funcionales a los K. Y si gana, lo ayudamos a gobernar«.

El pacto no escrito entre Macri y Milei incluye moderar varias de las posturas extremas que llevaron al libertario hasta acá. «Quitar extremismo», resume una fuente. Se mantendría la educación pública gratuita, la coparticipación sólo se tocaría si hay acuerdos legislativos, no se abusaría de los DNU y las relaciones comerciales se harían por conveniencia del país y no por afinidad ideológica.

Como anzuelo para los gobernadores electos de Juntos por el Cambio (serán 10, sumando al correntino radical Gustavo Valdés, con mandato hasta 2025), por último, hubo dos promesas: no les pedirían ninguna definición electoral, tal como quedó claro este miércoles; y un flujo de fondos sin extorsión.

Más noticias
Noticias Relacionadas