7.6 C
Rawson
InicioSociedad“Yo mato por diversión”: la brutal confesión de un hombre que asesinó...

“Yo mato por diversión”: la brutal confesión de un hombre que asesinó a puñaladas a su vecino en Misiones

El acusado fue sentenciado a 18 años de prisión por el crimen que cometió en 2019.

30 de septiembre 2023, 09:48hs

Tras el crimen, el acusado fue condenado a 18 años de prisión. (Foto: Gentileza Misionesonline)

Tras el crimen, el acusado fue condenado a 18 años de prisión. (Foto: Gentileza Misionesonline)

El 6 de septiembre de 2019, Héctor Damián Catalán, de 36 años, asesinó a golpes y puñaladas a su vecino, Humberto Keller de 50 años, en Misiones. Luego, incineró el cuerpo y le reveló el crimen a su pareja, a quien luego confesó: “Yo mato por diversión”.

Según fuentes judiciales, el asesinato se llevó a cabo en una zona semirrural ubicada a medio kilómetro del acceso al barrio Unidad, altura del kilómetro 18 de Eldorado. Después de cuatro años, el acusado por “homicidio simple” fue condenado por el Tribunal Penal a 18 años de prisión.

Leé también: Marita Verón: la nueva pista y la escalofriante reconstrucción que hizo Susana Trimarco del crimen de su hija

A pesar de que la investigación policial no pudo identificar con certeza el motivo del crimen, la principal hipótesis tiene que ver con un conflicto entre Catalán y Keller iniciado por unas ollas y otros objetos prestados por el asesino. Aparentemente, el enfrentamiento no se pudo resolver, por lo que el imputado decidió tomar una extrema decisión.

Según los voceros, el día del homicidio, Héctor viajó en colectivo con su suegro desde Aldea Perutí (en El Alcázar) hasta Eldorado con el objetivo de comprar una bicicleta. Una vez hecha la adquisición, se la pidió prestada para ir hasta la zona en donde vivía Humberto: “Voy a terminar lo que empecé”, expresó antes de partir.

Catalán le confesó el crimen a su pareja y aseguró que lo hizo

Catalán le confesó el crimen a su pareja y aseguró que lo hizo «por diversión». (Foto: Gentileza La Capital)

Después de encontrarse con la víctima y pasar unos minutos, el acusado comenzó a masacrar a golpes a su vecino y a apuñalarlo varias veces con un arma blanca. Sin confirmar si Keller seguía con vida, Catalán le tiró brasas calientes que estaban al interior de dos tambores metálicos de 200 litros, lo cual le provocó graves quemaduras en todo el cuerpo.

Tras el ataque, regresó al lugar donde lo esperaba su suegro, quien pudo notar la sangre que le había quedado en la ropa. Esa misma noche, en su casa junto a su pareja, le confesó lo que había hecho: “Maté a Keller, yo mato por diversión”.

Leé también: Muerte del soldado en Zapala: una pericia confirmó que no tenía pólvora en las manos y se descarta un suicidio

Al día siguiente, los residentes del barrio encontraron el cuerpo del hombre y lo denunciaron a la policía. Los oficiales fueron hasta la vivienda de Héctor y lo detuvieron por haber matado a su vecino, quien había resultado ser su compañero de copas en algunas ocasiones.

Más noticias
Noticias Relacionadas