lunes, 22 julio, 2024
11.9 C
Rawson
InicioEspectáculosEl insólito desafío del chileno que hizo una ópera cantada en tehuelche...

El insólito desafío del chileno que hizo una ópera cantada en tehuelche y la trae a la Argentina

Precedida por una repercusión y un éxito poco frecuentes para un estreno de autores sudamericanos, la ópera Patagonia, del compositor chileno Sebastián Errázuriz con libreto de Rodrigo Ossandón, llega a la Argentina, en una co-producción entre los teatros chilenos Bio Bio y del Lago, y la compañía argentina Teatro Musical Contemporáneo y el Teatro Nacional Cervantes.

La obra, estrenada en marzo del año pasado en Chile con puesta en escena y dramaturgia del argentino Marcelo Lombardero, se verá en versión concierto los días viernes 29 y sábado 30 de septiembre y el domingo 1 de octubre a las 20, en el Auditorio del Centro Cultural de la Ciencia (Godoy Cruz 2270), con entrada gratuita.

Participan la actriz María Paz Grandjean, los cantantes Marcela González (Xorenken), Evelyn Ramírez (Golenkon), Nicolás Fontecilla (Antonio Pigafetta) y Sergio Gallardo (Juan de Cartagena), el actor bailarín Francisco Arrázola (Kentelan) y la Orquesta Sinfónica Universidad de Concepción.

En la obra hay una expedición española, un cronista italiano, un territorio en el confín austral (la Bahía de San Julián), y, sobre todo, una tribu que lo habita, con sus creencias, su idioma y sus costumbres.

Sebastián Errázuriz en Buenos Aires, promocionando su estreno. Foto: IGSebastián Errázuriz en Buenos Aires, promocionando su estreno. Foto: IGEl encuentro de los conquistadores con los tehuelches (“aonikenk” para sí mismos, “patagones” para los marinos de Magallanes) dará paso a la lucha, a la crueldad, al intercambio de prisioneros y a una herida que sigue abierta desde hace 500 años.

La expedición de Magallanes

Llegado a Buenos Aires para dirigir él mismo el aspecto musical de la producción, Errázuriz relata: “Patagonia surgió como un proyecto que pretendía celebrar los 500 años de la expedición de Magallanes, poniendo el énfasis en el contacto de la expedición con los pueblos originarios de la Patagonia».

Una escena de la ópera Una escena de la ópera «Patagonia», del compositor chileno Sebastián Errázuriz. Se dará en Buenos Aires con entrada gratuita. Foto de prensa.Prosigue: «Empezamos a trabajar con un fondo que ganamos por Iberescena pensando en una gran ópera, y nos agarró la pandemia. Seguimos escribiendo, y cuando nos dimos cuenta de que la pandemia iba para largo, nos tuvimos que replantear cómo podría ser una pieza de teatro musical post-pandémica, dado que el mundo de la ópera iba a demorar mucho en volver a normalizarse, y que se veía venir una crisis económica».

Y agrega: «Entonces nos replanteamos un formato de teatro musical que pudiese ser transportable y económico, y funcionar bajo estrictas condiciones sanitarias. Rodrigo es un libretista muy generoso y flexible en cómo abordar el trabajo y el poder ir entregando material muy sintético, algo fundamental para la ópera, y con la flexibilidad de que en el momento que empieza a hacerse el trabajo musical el libreto va variando mucho”.

Cantar en tehuelche

La ópera La ópera «Patagonia», se dará en Buenos Aires a partir de este viernes 29 de septiembre. Foto de prensa.-¿Qué dificultades implicó el rescate del idioma tehuelche y qué tratamiento se le dio en la ópera?

-Uno de los desafíos fue cómo se iban a comunicar las dos mujeres tehuelches que protagonizan la obra. Gracias a un antropólogo lingüista argentino-canadiense, Javier Domingo, que está haciendo un trabajo de rescate de esta lengua, accedí a entrevistas a Dora Manchado, la última hablante nativa de tehuelche, que murió en el 2018.

Fuimos construyendo retazos, frases que nos podían servir para el texto del personaje de Xorenken. El idioma fue una gran sorpresa, lleno de consonantes, muy complicado fonéticamente, y eso fue también un gran desafío para la soprano que interpreta el rol.

-¿Qué importancia tienen los personajes femeninos y su mirada en esta historia?

-Cuando empezamos a investigar, una de las cosas que nos saltaron a la vista es que todo lo que sabemos de la expedición de Magallanes es desde la perspectiva de narradores europeos, biógrafos europeos y hombres.

Eso nos llevó a la necesidad de contar esta historia desde la mirada del territorio y ponerla en las voces femeninas. Sabíamos también por material historiográfico que Magallanes se lleva a un par de tehuelches. Entonces una de las preguntas vitales del argumento fue cómo habría sido para estas mujeres a las que les roban a su hombre vivir este contacto con el mundo español.

La narración la llevan estas dos mujeres tehuelches, y además, desde el presente, la actriz María Paz Grandjean nos cuenta esta historia que va reconstruyendo a retazos, de tal manera que empieza ella a reconocerse como heredera de esta cultura ancestral.

Una escena de la ópera Una escena de la ópera «Patagonia», del compositor chileno Sebastián Errázuriz. Se dará en Buenos Aires con entrada gratuita. Foto de prensa.-¿Cómo trabajó la caracterización vocal de cada personaje y el aspecto instrumental?

-Para mí siempre ha sido vital la definición del personaje con su manera de cantar: las líneas de canto de cada uno de los personajes están muy delimitadas, están muy claras sus características vocales en relación al carácter y el rol que cumplen dentro de la historia.

Hay un ensamble compuesto por un quinteto de cuerdas, un quinteto de maderas, y a ello se suma un percusionista múltiple que tiene un amplio abanico de colores, y que además en una de las escenas es parte de la acción.

La ópera Patagonia, del compositor chileno Sebastián ErrázurizLa ópera Patagonia, del compositor chileno Sebastián Errázuriz-¿Qué puede enseñarnos todavía esa historia tan lejana en el tiempo pero al mismo tiempo tan presente y dolorosa?

-El reconocimiento de nuestro pueblo originario es algo que todavía tiene muchas deudas. Esta obra justamente pretende contar desde el presente aquello que sucedió hace 500 años, y aquello que tenemos tan naturalizado como en la historiografía, esta idea del conquistador.

La obra, al tener este punto de vista más empático, es decir, cómo vivieron los habitantes de los pueblos originarios de la Patagonia el paso de esta expedición, nos pone en otro lugar que nos plantea una reflexión bastante más profunda y que nos permite abrir la mirada y generar una discusión, una conversación que al menos en Chile y en Argentina creo que todavía no la hemos tenido con toda la profundidad que se merece.

Más noticias
Noticias Relacionadas