12.9 C
Rawson
InicioEspectáculos66 personas golpeando instrumentos, una manera poco convencional para inaugurar un festival

66 personas golpeando instrumentos, una manera poco convencional para inaugurar un festival

“Mi música siempre ha estado arraigada en la tierra. Durante los últimos treinta y cinco años he compuesto muchas obras inspiradas en el exterior, pero escuchadas en el interior”, escribió el compositor estadounidense John Luther Adams sobre Inuksuit, obra a gran escala concebida específicamente para ser interpretada al aire libre, y que tuvo su estreno en la apertura de la Tercera edición del Festival No Convencional.

En Suipacha y Diagonal Norte se armó un corredor de 50 metros con 66 percusionistas dispersos en esa área amplia y abierta.

Entre los intérpretes se mezclaron profesionales reconocidos con intérpretes amateurs y estudiantes, una experiencia intensa de cercanía entre el público, los intérpretes y sus instrumentos.

Inuksuit (2009) no tiene una partitura maestra. Más bien, hay una especie de folio que contiene una colección de materiales musicales con diversas posibilidades para que los músicos los utilicen y creen una interpretación que será única.

El lugar, la cantidad de intérpretes (de 9 a 99) y los instrumentos de percusión elegidos, determinarán cada versión de la obra. Entre timbales, tambores, gongs, bombos y platillos, también había metalofones, xilofones, maracas, cuernos, flautines y otros de factura artesanal.

Bajo la dirección de Bruno Lo Bianco (a través de celulares) se coordinó el grupo de 66 músicos, integrantes de Tambor Fantasma, Conjunto Ritmus, GRUPEM (ensamble de percusión de Montevideo), los ensambles de percusión del Conservatorio Manuel de Falla, Beethoven y Santa Ana, y del Programa de Orquestas Infantiles y juveniles de la Ciudad de Buenos Aires.

Una tormenta de sonido

Una imagen del Festival No convencional;: el obelisco y un set percusivo.Una imagen del Festival No convencional;: el obelisco y un set percusivo.El público circuló durante una hora y veinte por un corredor sonoro, algo parecido a atravesar una tormenta de sonido, moviéndose libremente entre los instrumentistas y descubriendo sus propios puntos de escucha individuales.

No siempre se tiene un enorme gong a mano para experimentar la onda expansiva de su sonido, podría decirse que se siente como acariciar el sonido. La proximidad permitió algunas personas del público una escucha atenta de algunos instrumentos y sentir, por ejemplo, el impacto sonoro del timbal en el cuerpo.

Hay que decir también que estas experiencias -con entrada libre y gratuita- activan los espacios públicos y se siente como nunca, a través de la música, más plenamente experimentado la vitalidad de un lugar por el que transitamos más de una vez.

El espacio público alimenta, por otro lado, un aspecto muy estimulante: conectarse y comunicarse entre sí, incluso entre extraños. Una prueba de que el arte une y permite incorporar experiencias culturales relacionadas con el mundo sonoro y la escucha, un sentido bastante relegado en la cultura actual.

El xilofón también fue parte de El xilofón también fue parte de «Inuksuit», la obra del Festival No convencional.“Uno de los modos de encontrar nuevos públicos es ir cerca de sus casas a ver qué pasa, irrumpir en un ámbito conocido con algo desconocido. Y, al revés, ir con algo conocido a un ámbito desconocido”, dijo en una oportunidad Martín Bauer, director de un Festival que tomó el riesgo de realizarlo a la intemperie institucional, pero con otro tipo de apoyos como Mecenazgo de la ciudad de Buenos Aires y aportes privados.

Con el formato de concierto del siglo XIX en crisis, estas propuestas colaboran en generar más puentes entre la música y el público -abriendo un acceso a lo lúdico-, al mismo tiempo que amplían la audiencia.

Ficha

Festival No Convencional

Obra: Inuksuit, de John Luther Adams

Bombo, tambores, platillo y partituras, en la inauguración del Festival No convencional.Bombo, tambores, platillo y partituras, en la inauguración del Festival No convencional.Intérpretes: Tambor Fantasma, Conjunto Ritmus, GRUPEM – Ensamble de Percusión de la Escuela de Música Vicente Ascone (Montevideo), Ensamble de Percusión del Conservatorio Manuel de Falla, Ensamble de Percusión del Conservatorio Santa Ana, Ensamble de Percusión del Programa de Orquestas Infantiles y juveniles de la Ciudad de Buenos Aires, Ensamble de Percusión del Conservatorio Beethoven Dirección musical: Bruno Lo Bianco Lugar: Suipacha y Diagonal Norte, domingo 24 de septiembre.

WD

Más noticias
Noticias Relacionadas