miércoles, 24 julio, 2024
14.3 C
Rawson
InicioDeportesTras el último ensayo de Los Pumas se desató una tormenta en...

Tras el último ensayo de Los Pumas se desató una tormenta en Saint Etienne y el escenario ante Samoa será otro

Antes de que se desatara la tormenta que dejó Saint Etienne pasada por agua, Los Pumas completaron este jueves el último ensayo simbólico de cara al partido del viernes a las 12:45 (TV Pública, ESPN y Star+) de la Argentina ante Samoa en el estadio Geoffroy Guichard. El Captain’s Run fue el último momento sin precipitaciones. Al parecer, el partido clave para las aspiraciones del seleccionado argentino también estará signado por la lluvia.

En el Captain’s Run, Michael Cheika -un experto en detalles– se mostró alegre, cercano con sus jugadores y una postura completamente distendida, a horas de un partido en que otra derrota borraría de un plumazo el trabajo de un año y medio para intentar ser protagonistas en el Mundial de Francia 2023.

El australiano bromeó con Mateo Carreras, hizo unos pases de manos poco ortodoxos con su ayudante David Kidwell -que parecían de fútbol americano, hacia adelante- y sonrió en su recorrida dentro del campo. Con varios minutos de retraso respecto a al horario previsto, Los Pumas hicieron algunos movimientos de rutina que no revelan nada del planteo que este viernes intentarán plasmar en la cancha. Los 15 minutos abiertos a la prensa casi nunca muestran aspectos que puedan identificarse en los partidos.

Existe un doble juego en ese cuarto de hora: los protagonistas saben que son fotografiados o grabados y pueden mostrarse como quieren ser retratados. Igual que Cheika otros eligieron su forma de mostrarse distendidos, sin la presión que supone un partido definitorio. Emiliano Boffelli jugó con la pelota como si fuese un misil que amenazaba con impactar con el cableado de acero que mueve la cámara cenital en los partidos.

Cheika y Kidwell, divertidos como nunca en otras ocasiones.  Fotos Emmanuel Fernández/ Enviado especial Cheika y Kidwell, divertidos como nunca en otras ocasiones. Fotos Emmanuel Fernández/ Enviado especial Matías Moroni prefirió entrar en contacto con el césped descalzo y mostró una condición oculta: controla la ovalada haciendo jueguitos con los dos pies. Arriba de 15 en cada ocasión. En ese sentido, Boffelli también le pega con precisión con las dos en los ensayos de calentamiento. Los tiros a los palos, todos adentro.

Los Pumas, entonces, transmitieron tranquilidad. Eso sí, no voló una mosca. Los jugadores permanecieron callados. No acompañaron con bromas, arengas o gritos liberadores de endorfinas, todas esas muestras de tener el clima bajo control. Y el silencio, a veces, puede ser un indicio de concentración y otras de todo lo contrario a la paz.

Ambas sensaciones aplican para la previa del partido con Samoa: si en el Mundial hay margen para perder un partido, esa posibilidad ya está agotada. Los Pumas saben que tienen que vencer a Samoa, luego a Chile y por último a Japón. Si lo logran, estarán en cuartos de final y a partir de allí, la misma lógica y la misma obligación: ganar para seguir en carrera.

Matias Moroni hace jueguitos con la ovalada. Fotos Emmanuel Fernández/ Enviado especial Matias Moroni hace jueguitos con la ovalada. Fotos Emmanuel Fernández/ Enviado especial Esa noción está clara. Pero en la conferencia de prensa, la última antes del juego, el entrenador ayudante de Cheika Felipe Contepomi rompió ese silencio del campo de juego y puso en palabras sus sensaciones a horas del trascendental partido.

La clave es no pensar en el resultado sino en la acción, en el juego. La manera más fácil de tener un buen resultado, la que te da mayores probabilidades, es jugar bien. Entonces hay que hacer lo que uno quiere hacer y los resultados dependen de muchas variables que no todas dependen de nosotros. Pero si lo hacemos de la mejor manera, nos vamos a acercar al resultado que queremos”, distinguió.

¿Y cómo llegan Los Pumas? Tuvieron muchos días para trabajar lo que pretenden. También lo tuvieron antes de Inglaterra, claro. En el medio hicieron borrón y cuenta nueva y quedó Samoa como el objetivo más importante del Mundial.

Emiliano Boffeli y el finger spinner del basquet, con la de rugby.  Fotos Emmanuel Fernández/ Enviado especial - Emiliano Boffeli y el finger spinner del basquet, con la de rugby. Fotos Emmanuel Fernández/ Enviado especial – “Llegamos bien, tuvimos 12 días y la última semana fue muy buena. Pero la preparación te prepara para estar preparado: ahora hay que hacerlo. Estamos muy confiados en que vamos a lograr un buen partido. Empezamos de cero con Samoa”, redondeó una idea que suele proponer, la del ensayo como método para estar listo a la hora de los bifes.

El equipo que presentará Cheika es muy parecido al que salió a la cancha en Marsella para enfrentar a Inglaterra. La diferencia está en las tres variantes en los XV y la conformación del banco de suplentes, con tres backs, en lugar de dos.

En la cancha no estará en la primera línea Francisco Gómez Kodela, ya que su lugar será ocupado por Eduardo Bello. A Matias Alemanno no lo acompañará en la segunda línea Tomás Lavanini, sino Guido Petti, mientras que la pareja de centros no será la misma, ya que junto a Santiago Chocobares actuará Moroni, en lugar de Lucio Cinti.

Pase hacia adelante de Cheika, que se mostró divertido en el estadio.  Fotos Emmanuel Fernández/ Enviado especialPase hacia adelante de Cheika, que se mostró divertido en el estadio. Fotos Emmanuel Fernández/ Enviado especial“Se va a extrañar a Tomi (Lavanini), pero estamos bien preparados, tanto Guido (Petti) Pedro (Rubiolo) y yo hicimos un gran trabajo. Nos conocemos hace mucho”, consideró Alemanno, también presente en la conferencia de prensa junto a Contepomi y Chocobares, quien en la misma sintonía le restó importancia a los cambios. “Tanto con el Pulpo o con Tute sabemos lo que tenemos que hacer y cómo hacerlo”, distinguió el santafesino.

La lluvia comenzó por la tarde y el pronóstico se sostiene hasta la madrugada y tras unas horas sin agua, la previsión es que una hora antes del encuentro vuelva el aguacero. Si algo le faltaba al encuentro eran las condiciones ambientales. Agua, la obligación de ganar, el fantasma del último partido y el escenario que presentaría una derrota se conjugan para que el partido tenga una presión difícil de transitar.

“Estamos jugando un Mundial y juegues con quien juegues siempre hay presión. La verdad que tuvimos una gran semana en cuento a equipo y pack de forwards. Estamos listos para mañana”, cerró la conferencia Alemanno con una sentencia que valió más que los gestos silenciosos de la cancha.

Más noticias
Noticias Relacionadas