domar-al-gasto-publico,-la-clave-para-que-los-dolares-no-se-escapen-y-la-economia-se-estabiliceEconomía 

Domar al gasto público, la clave para que los dólares no se escapen y la economía se estabilice

El aumento del gasto público y las perspectivas de que el rojo seguirá creciendo este año aún por encima de los compromisos asumidos con el Fondo Monetario llevó a que economistas de distintas tendencias coincidan en que controlar este agujero es clave para lograr que los dólares alcancen para que la economía pueda estabilizarse.  

Así quedó demostrado en la charla organizada por Clarín en la cuarta edición del ciclo Democracia y Desarrollo, donde Ricardo Arriazu, Carlos Melconian, Emmanuel Alvarez Agis y Hernán Lacunza expusieron en el debate en el Malba y coordinado por los periodistas Daniel Fernández Canedo y Ezequiel Burgo.

“Es falso que Argentina tiene un problema de falta estructural de divisas. El sector público gasta de más. Hemos inventado la piedra filosofal: ser ricos sin trabajar. Seamos prudentes: eliminemos las ganas de gastar y la ansiedad de emitir”, disparó Arriazu, el primero en exponer ante un auditorio de 300 políticos, ejecutivos y empresarios.

“Hay que estabilizar la macroeconomía. Cuando el gasto público es infinanciable uno está condenado. Está terminada esa discusión, no podemos seguir perdiendo tiempo en eso. Cuidado con dar demasiados incentivos y derechos adquiridos a sectores”, marcó Melconian.

“Hay más coincidencias de las que alguno podría prever. El objetivo de la política monetaria tiene que ser bajar la inflación. Populistas somos todos siempre con la guita ajena“, dijo Alvarez Agis, ex viceministro de Cristina Kirchner. “Las soluciones rápidas y sencillas duran poco. La solución de la inflación va a llevar años y más de un mandato presidencial”.

Somos adictos al déficit. Para las clases de menores recursos tenemos planes subsidiados, para las clases medias tenemos tarifas subsidiadas y para las clases altas tenemos tasas subsidiadas. Nunca intentamos tener equilibrio fiscal duradero por varios años. No tengo nada en contra del gasto público, lo que no se puede es recaudar 30 y gastar 40″, sostuvo Lacunza, ex ministro de Economía de Mauricio Macri.

Además de poner el foco en el exceso de gasto público, los economistas apuntaron tambien contra la inflación. “Una tasa de interés que esté arriba de inflación es un consenso básico para que el peso vuelva a ser moneda de ahorro en décadas futuras”, señaló Melconian.

“El gobierno se tiene que ocupar de que la inflación no se exceda de 60% ó 70% anual. No creo que esta administración esté en condiciones de eso”, aseguró el ex presidente del Banco Nación.

Dólares no faltan​

Los economistas también se ocuparon de derribar el mito de que el problema de la Argentina es la falta de dólares. “Argentina tiene los mejores términos de intercambio -la diferencia entre los precios que recibe por las exportaciones y los que paga por las importaciones – de su historia“, señaló Arriazu.

“En los últimos 40 años 21 veces tuvimos mejoras en los términos de intercambio. Cada mejora en los términos de intercambio aumentó el gasto público como porcentaje del PBI. Nos gastamos todo lo que viene de afuera y además pedimos prestado. Y después nos extrañamos de que tengamos deuda. ¿Cómo miércoles se financia un déficit si no es con deuda?“, disparó Arriazu. 

Hernán Lacunza, el último ministro de Economía de Mauricio Macri, coincidió con Arriazu. “En los últimos dos años generamos un superávit comercial de US$ 29.000 millones. No es que no podemos generar los dólares, no los podemos retener“. Y ejemplificó con que si se desarrollara el gasoducto para ampliar las exportaciones de Vaca Muerta “los dólares se van a ir igual porque no los podemos retener”.

Pese a que las exportaciones vienen marcando récords al Central se le complica la acumulación de reservas. En lo que va del año apenas suma compras por US$ 750 millones.

​”Si el Banco Central no compra dólares de acá a julio -la época de fuerte liquidación de la cosecha- Argentina va a tener que soportar un conflicto cambiario. No es posible que con cepo, brecha cambiaria y mejores términos de intercambio estemos contando los monedas”, dijo Melconian. 

Lacunza remarcó la necesidad de que el Banco Central “sume no menos de US$ 5.000 millones de acá a agosto. Es importante entrar con dólares en la estación seca de divisas que va de septiembre a marzo. Llegar ahí con solo US$ 3.500 millones de reservas netas es áspero. Hay un desafio de dólares en el verano y una incógnita de los dólares en el próximo invierno”.

Para insistir en que dólares no faltan, el ex ministro recordó que “el Fondo Monetario nos tiró US$ 10.000 millones en un año -US$ 4.500 millones de DEG el año pasado, más otros US$ 4.500 millones del reintegro de lo que se pagó por el acuerdo, más otros US$ 1.000 millones que ahora vienen del fondo se resiliencia-“.

El FMI nos ensanchó la cornisa pero sigue siendo sinuosa. Hay dilemas de escasez -tarifas, tasa de interés, deslizamiento cambiario, programas sociales, provincias- que hay que resolver en los próximos tres meses y que van a definir los siguientes quince meses”, sentenció Lacunza.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados