la-ola-de-calor-dejo-al-pais-(economico)-en-llamasEconomía 

La ola de calor dejó al país (económico) en llamas

La ola de calor de esta semana puso en llamas al país, tan dependiente del campo y la agroindustria. Le costó al sector varios miles de millones de dólares. Llegó en el peor momento para la cosecha gruesa. Le pega al maíz temprano, que en general venía muy bien hasta floración y está en pleno llenado del grano. También al maíz tardío, que arrancó sin agua en el perfil y nació con los pocos milímetros de las lluvias amarretas de diciembre. Y obviamente, a la soja, tanto la de primera como la de segunda.

El impacto es tremendo y le pega en la línea de flotación no solo a los productores, sino a todo lo que depende de sus ingresos. Por ello le dedicamos la edición de hoy de Clarín Rural.

La semana pasada en esta columna planteamos que el tema que pasaría al primer plano en la agenda del sector es el de la emergencia. Parece mentira que después de 20 años de retenciones –período en el que el Estado recaudó más de 100.000 millones de dólares—el fondo previsto para atender este tipo de eventos sea de 500 millones de pesos. Son 5 millones de dólares (oficiales), cuando el ingreso solamente por derechos de exportación es de 30 millones de dólares diarios. Es decir, es lo que se recauda en una mañana.

El ministro de Agricultura, Julián Domínguez, tomó el toro por las astas. Le pidió al jefe de Gabinete Juan Manzur una actualización de la cifra, que por otro lado es el pedido de las entidades del sector. En particular de la Federación Agraria Argentina, que ahora cuenta con línea directa ya que el flamante jefe de gabinete de Agricultura, Jorge Ruíz, proviene de sus filas. Aunque aclaró que el tema de las retenciones no está en discusión en el seno del gobierno, el ministro parece tener claro el impacto de esta gabela. Una muestra es la eliminación de las retenciones en la mayor parte de los productos de las economías y especialidades, como el maní, el maíz pisingallo, girasol confitero, etc.

Más allá de la diferencia conceptual respecto a esta cuestión de los derechos de exportación, remarcada esta semana por el conjunto del ruralismo, el eje pasa por la mitigación del daño combinado de clima y exacción vía impuestos. Todo un dilema para un gobierno que también sufrirá las consecuencias del nuevo panorama.

La suba de los precios internacionales, que precisamente derivan de esta feroz sequía, no compensarán la caída de la producción. Quizá las lluvias que se esperan en estos días tengan más impacto por el lado de la caída de los precios que en la mejora del panorama. Mucho de lo afectado es irrecuperable.

Pero no todo es la emergencia. El panorama climático despierta otras cuestiones. Una de ellas, el manejo del agua. Aquí hemos desarrollado una tecnología fenomenal para aprovechar cada milímetro, con la siembra directa, el control de malezas, la biotecnología. Es un buen año para implementar en gran escala lo que todos los chacareros saben: el aguante del girasol, cuyos genes ya se transfirieron a cultivares de trigo y soja (generación HB4).

Pero más allá de esta onda tecnológica, vuelve a tomar valor el tema del riego. Hace un par de semanas hicimos la nota de tapa sobre el sistema de goteo subterráneo de Juan Boccolini. Tuvo una enorme repercusión, demostrando que todos tienen el riego en la cabeza. Por supuesto, no es el único sistema. Los pivotes siguen reinando. También el riego por mangas. Lo que sea. El cambio climático está y estos eventos requieren acción.

La mano derecha de Manzur es Jorge Neme, un hombre con larga trayectoria en la gestión pública agropecuaria. Desde la Unidad de Cambio Rural (UCAR), se había dedicado la mayor parte de su gestión, muy bien financiada desde la banca pública internacional, a la construcción y re construcción de infraestructura de riego. Neme tiene buena relación con Domínguez y con los gobernadores que reclaman obras. Hay ahí una buena oportunidad para profundizar. El gobierno anterior –con el ing. Pablo Bereciartúa—puso el tema en agenda con proyectos trascendentes. Hoy deben ser política de Estado.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados