el-problema-es-que-en-2021-la-inflacion-fue-alta,-pero-este-ano-podria-ser-mayorEconomía 

El problema es que en 2021 la inflación fue alta, pero este año podría ser mayor

Todos los países vieron aumentar sus precios en el 2021, pero proyectan un descenso para este año. En Argentina se habla “como mínimo” de llegar al 54,8%.

Un par de horas después de que el Indec informara que la inflación había llegado al 50,9% en el 2021, el presidente Alberto Fernández celebró que “tuvimos un mes de diciembre con una inflación (3,8%) más baja que en diciembre del año anterior (4%)”. Al relanzar Precios Cuidados.

“Esperemos que esta senda descendente se sostenga y eso depende de todos”, dijo el mandatario a un grupo de empresarios, agregando un componente al debate sobre cuáles son las causas de la suba de precios que no baja del 3% mensual.

Es que hasta ese momento, el ministro de Economía, Martín Guzmán había hablado “de la inflación multicausal” que afecta a Argentina, pero también, que la suba de precios constante y generalizada “es a nivel mundial”, algo que es cierto.

Tomemos el caso de los Estados Unidos, la principal economía del mundo. Cerró el año pasado con una inflación del 7% anual, la más alta desde 1982, lo que se ha convertido en un “castigo” para una sociedad acostumbrada a tener no más del 3%, en un movimiento que tomó desprevenido al gobierno de Joe Biden.

La Reserva Federal (FED) apuntó que este proceso inflacionario se debió a los “cuellos de botella” ocasionados por la explosión de consumo, en medio de la recuperación de la actividad post-covid.

Ante esto, el presidente de la FED, Jerome Powell, adelantó que aumentará la tasa de interés y reducirá los estímulos fiscales, que sirvieron para dejar atrás la caída o la señal más nítida de que este año endurecerá la política monetaria para controlar los precios.

“Si vemos que la inflación persiste en niveles altos por más tiempo de lo esperado, si tenemos que subir más las tasas de interés con el tiempo, lo haremos”, dijo Powell, durante una audiencia en el Senado.

Pero lo que resalta, es que no solo los Estados Unidos, sino que todos los países vecinos, esperan un inflación menor para este año, a la inversa de lo que ocurre en Argentina donde los analistas esperan “al menos un 54,1%”,

Por ejemplo, en Brasil, donde la inflación alcanzó al 10,06% el año pasado, algo que no se veía desde 2015, cuando la tasa llegó al 10,6% en medio de una fuerte recesión económica.

La inflación del 2021 más que dobló la de 2020 (4,5%) y estuvo muy por encima de la meta del 3,75% que el Banco Central se había impuesto para ese año.

Los responsables esta vez fueron los elevados costos de los combustibles y de la energía eléctrica, disparados por la pandemia y la crisis energética que vivió el país por la falta de lluvias.

Sin embargo, los analistas privados estiman que la inflación se ubicará este año en un 5,03%, un poco por encima de la meta fijada por el Banco Central de 3,5%.

Más inexplicable para el relato oficial resulta el caso de Uruguay. La inflación acumulada en los últimos doce meses se situó en el 7,96 %, y quedó por debajo del 9,41% con el que cerró el 2020.

Es más, durante diciembre, “cruzando el charco” el Índice de Precios al Consumo (IPC) registró un descenso (sí, deflación) del 0,10%.

Pero a pesar de esto, el Banco Central de Uruguay (BCU) arrancó temprano el año subiendo la tasa de interés en 75 puntos básicos (a 6,5%) y su titular, Diego Labat, adelantó que planea seguir con los aumentos en caso de ser necesario. Un sondeo realizado por la entidad estima que la inflación de 2022 estará cerca del 6,9%.

En tanto, Chile cerró el 2021 con un aumento de los precios de 7,2%, el nivel más alto en 14 años, informó el Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

El otro socio del Mercosur, Paraguay, cerró el 2021 con una inflación de 6,8%, el mayor índice desde el 2010, impulsado por los precios de los alimentos y los combustibles, dijo el Banco Central.

Pero para este año los privados señalan que todo apunta a que será manejable, y que será posible sostener la inflación en torno al 3,9%.

En Chile, la inflación alcanzó al 7,2%, la más alta en 14 años, y con una particularidad que la acerca a Argentina: su PBI creció el 5% el año pasado, tanto como había caído en el 2020.

En ese marco, los analistas privados consultados por el Banco Central trasandino, estimaron que la inflación “comenzará a descender en el segundo trimestre”, para cerrar este año en 3,7%.

Quedan fuera de todo registro Bolivia, con una inflación anual de solo el 0,9%, y Venezuela, que encabeza el podio, con un 660 % anual, según los cálculos que realiza el Congreso.

¿Y por casa, como andamos? En el último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del Banco Central las consultoras privadas estimaron, antes de que se conocieran los datos de diciembre, que este año la inflación estará en torno al 54,8%.

Pero más “duro” resultó el reciente análisis de la consultora Equilibra que advirtió que el inicio de este año “luce complejo” con un escenario denominado “Estanflación controlada”, en el que “vemos poco espacio para crecer (+1%) y que producto de las correcciones de precios retrasados, la inflación alcanzaría 58%” si hay acuerdo con el FMI.

Pero, en el escenario de “no acuerdo con el FMI”, para renegociar los US$ 44 mil millones que el país le adeuda, “la actividad caería en promedio 2%, la inflación se aceleraría al 85%, no habría reducción del déficit primario, el financiamiento del bache fiscal se cubriría principalmente con emisión, y tanto el riesgo país como la brecha treparían”, agregó Equilibra.

Por su parte, el economista Emanuel Álvarez Agis, advirtió que “si no le damos una solución razonable a la devaluación del peso y a la inflación vamos a usar los billetes de mil pesos para empapelar paredes”.

De esta manera, el ex viceministro de Axel Kicillof durante el segundo gobierno de Cristina Kirchner se refirió a que “nadie se va a animar a ahorrar en pesos porque si antes había un quilombo cada diez años, ahora el tiempo se acortó y hay cada cuatro o cada dos”.

Claro que no todas son miradas negativas. El economista Sergio Chouza, consideró que “será fundamental mejorar la coordinación con el sector privado formador de precios. Una puja distributiva desordenada no le sirve a nadie”.

El economista ligado al kirchnerismo, también destacó, luego de conocerse que la inflación había alcanzado el 50,9%, que: “párrafo aparte: mirá si habrá sido horrible el gobierno de Macri… Que con un año espantoso y mil desequilibrios macro acumulados en todo el mundo, el 2021 igual tuvimos menos inflación que en 2019”.

Balance de Crecer

Crecer SGR concluye el 2021 con un récord de $ 7.900 millones de avales otorgados a MyPymes. El volumen de avales emitidos a estas empresas crece desde 2020 el 90% anual y se estima para 2022 superar los $ 13 mil millones de avales otorgados con foco en inversión productiva.

Respecto a las Micro y Pequeñas Empresas, el stock de avales supera los mil millones de pesos emitidos en el largo plazo.

Desde el año 2010, Crecer SGR brinda garantías al Segmento Pyme de la economía, aportando a PyMes avaladas rapidez de respuesta y agilidad operativa. Esto le permitó consolidarse entre las diez SGR más importantes del país.

Pampa emite su primer bono verde

Pampa Energía, la empresa independiente integrada de energía más grande de Argentina, completó la emisión de un bono verde por 3.107 millones de pesos (habiendo recibido ofertas por $ 9.646 millones), con el objetivo de financiar parte de una de sus últimas inversiones, la ampliación de uno de sus parques eólicos.

La compañía invertirá más de US$ 120 millones en la ampliación del parque eólico Pampa Energía III, incrementando su potencial en 81 mw. Una vez finalizadas las obras, el parque aportará 134,2 MW de energía renovable al sistema nacional.

Éste es el primer bono verde emitido por Pampa que refleja el compromiso de financiar proyectos con impacto positivo para el medioambiente y de diversificar su matriz.

También te puede interesar

Articulos relacionados