las-falacias-de-feletti-para-explicar-la-suba-del-precio-de-la-carneEconomía 

Las falacias de Feletti para explicar la suba del precio de la carne

La suba del precio del ganado vacuno de las últimas 2 semanas, en un mercado intervenido en sus exportaciones y luego de permanecer amesetado a lo largo de más de 5 meses en que la inflación superó el 16%, impactó de lleno en las esferas del Gobierno, que creía tener controlados los valores de la carne al consumo interno a partir del cepo a las exportaciones.

Esa medida, entre otras limitaciones, prohibió la exportación de 7 cortes que representan cerca del 22% del peso de la res.

La realidad muestra que, ajustado por inflación el precio del ganado lejos de subir apenas recuperó su valor real.

Escuchar este fin de semana las expresiones del secretario de Comercio Interior afirmando que la suba de precios del ganado está vinculada a la suba de precios internacionales y a la caída de los niveles de producción, basada en una lógica capitalista post pandemia en la que los productores buscan ganar más produciendo menos, adquiere, cuando menos, niveles de falacias que merecen ser aclaradas.

Falacia Nº1

La producción de carne vacuna en la Argentina lejos de haber caído, desde hace 11 años y luego de haber perdido más de 10 millones de cabezas del stock, ha subido cerca del 50% cuando en el cálculo se incluyen las diferencias de stock y no confundiendo el concepto de producción con la oferta generada por la faena.

De hecho, en el año 2009, con más de 16 millones cabezas faenadas la oferta supero los 3,4 millones de toneladas, pero la producción ajustada por una fuerte caída del stock fue de apenas 2,05 millones de toneladas. Este año, con menos de 13 millones de cabezas faenadas la producción estimada superara los 3 millones de toneladas.

Falacia Nº2

Los precios de las exportaciones argentinas no son responsables del incremento en los precios de la carne al consumidor, toda vez que se trata en su gran mayoría de animales con pesos y niveles de terminación diferentes a los requeridos por los consumidores argentinos y porque por la mencionada prohibición de exportar 7 de los cortes más demandados en nuestro país que vuelca la totalidad de estos al mercado interno.

Por si esto no fuera suficiente, se aclara que el valor FOB promedio exportado de nuestras carnes por kilo de producto (similar al ofrecido en una carnicería) en los últimos 5 meses fue de aproximadamente $ 400, valor al que, si le agregamos el margen bruto del carnicero y los impuestos a la venta, terminan siendo 15% más baratos que su promedio similar pagado por los consumidores argentinos. Sería un caso de estudio que siendo más barata sea la causante de la suba de los precios en el mercado interno.

Falacia Nº3

Pensar que equivocando el diagnóstico y el tratamiento se obtendrán resultados positivos, o peor aún que haciendo lo mismo se obtendrán resultados diferentes. Las mismas razones por las que la carne tuvo un importante crecimiento de precios en el último bimestre del año pasado, derivado de la inviabilidad económica en el proceso de engorde de los animales previo a la faena, se repiten este año.

Limitar exportaciones o generar fideicomisos como el del aceite mezcla no solo no resolverán el problema, sino que generarán tantas limitaciones al normal desarrollo de la producción que, de persistir, terminarán generando nuevamente liquidaciones de stock, la posterior caída de la oferta y la inevitable suba de precios. Sin considerar el impacto en la actividad económica, la caída de puestos de trabajo y la inevitable pérdida de ingresos de dólares tan escasos y necesarios para la actual situación económica.

La suba de la producción, el alicaído poder adquisitivo de los consumidores y la evolución del stock bovino encontrarán un nuevo equilibrio que permitirá recuperar la oferta y con ello satisfacer tanto las demandas del consumo interno como de las exportaciones.

No es necesario volver a intervenir los mercados con cepos e intervenciones negativas que a lo largo de décadas han demostrado su rotundo fracaso. Solo se necesita sensatez, apego a la realidad y análisis de datos, no falacias.

Víctor Tonelli es consultor ganadero

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados