el-impacto-de-la-informalidad-en-el-sistema-previsionalEconomía 

El impacto de la informalidad en el sistema previsional

En total, sobre una población activa de 20.700.000 de trabajadores, se estima en unos 8 millones de trabajadores en relación de dependencia o independientes que se desempeñan en la informalidad o están desocupados, proyectando a todo el país, incluyendo al sector rural, según los datos del Ministerio de Economía.

Esta realidad laboral tiene consecuencias muy severas sobre el régimen previsional.

En línea con esas cifras, el 40% de los puestos de trabajo de los asalariados del sector privado no están registrados. Son 4.492.000 puestos de trabajos informales sobre 11.405.000. Además, hay otros 5.108.000 trabajadores por cuenta propia, que en un 70% no está registrado.

Los datos son del INDEC del segundo trimestre marcaron que el empleo que se está recuperando en un 95% correspondió a asalariados y cuentapropistas no registrados, dos sectores muy golpeados en sus actividades por la pandemia y la cuarentena.

De acuerdo al Informe del INDEC, “en el segundo trimestre de 2021 los puestos de trabajo totales dan cuenta de un incremento de 17,2% respecto al mismo trimestre del año anterior”: los puestos de trabajo de los asalariados registrados aumentaron el 1,6%; de los asalariados no registrados, el 42% y de los no asalariados, el 40,1%.

Mirá también

Así, sobre 2.955.000 puestos laborales recuperados en el último año, sólo 163.000 fueron de asalariados registrados. El resto correspondió a asalariados no registrados (1.329.000) y cuentapropismo (1.463.000) Esto se dio en un contexto de mayor actividad y de caída del salario y de los costos laborales, por eximiciones y reducciones de las contribuciones patronales y porque los precios o el costo de producción aumentaron muy por encima de las remuneraciones tanto registradas como no registradas.

En tanto, por el cese de las suspensiones, las horas trabajadas aumentaron un 50,1%: las de los asalariados registrados crecieron 40,3%, las de los asalariados no registrados, el 63,1% y las de los no asalariados, un 65,0%, Así, la informalidad volvió a los registros anteriores a la pandemia, sin ningún avance en la registración ante la Seguridad Social, a pesar de que hubo una fuerte caída de los salarios y del costo laboral. Pero con una novedad: el aumento del cuentapropismo, por la tercerización de actividades y la contratación a través del Monotributo.

El trabajo por cuenta propia es muy fuerte en el comercio, la construcción y la industria manufacturera, en pequeños comercios, y talleres, a su vez, con asalariados no registrados.

En relación al valor de la producción, la remuneración al trabajo, que incluye salarios y contribuciones de los empleadores, en el último año al segundo trimestre se redujo del 49,8 al 40%, el valor más bajo de la serie estadística.

Mirá también

Encabezan el ránking del empleo informal, empleadas de Casas Particulares, con 873.000; seguidas de comercio minorista y mayorista, con 799.000 asalariados informales. Luego la construcción (542.000) y la industria manufacturera (432.000).

Con más trabajadores informales que formales, se destacan las empleadas de casas particulares (873.000 sobre 1.378.000 puestos laborales), la construcción tiene más asalariados informales (542.000) que registrados (355.000) y agricultura, con 345.000 registrados y 501.000 asalariados no registrados.

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados