martin-guzman-llega-al-fondo-monetario-internacional-con-kristalina-georgieva-en-medio-de-un-escandaloEconomía 

Martín Guzmán llega al Fondo Monetario Internacional con Kristalina Georgieva en medio de un escándalo

El ministro de Economía Martín Guzmán comienza este lunes una visita de varios días al Fondo Monetario Internacional, justo cuando el organismo profundiza el debate sobre el futuro de la directora gerente, Kristalina Georgieva, acusada de haber favorecido a China cuando era jefa del Banco Mundial.

El directorio ejecutivo del FMI decidió el viernes profundizar la investigación.

El ministro viene a Washington para la Asamblea anual del Fondo y el BM, que se extiende la semana próxima en formato híbrido, virtual y presencial. Se quedará en la capital estadounidense hasta el jueves para también continuar las conversaciones para la refinanciación del préstamo de 44.000 millones de dólares de 2018.

El viernes irá a Nueva York a reunirse con inversionistas antes de volver a Buenos Aires.

Pero Guzmán no encontrará el mejor clima en el Fondo porque la situación de Georgieva está complicada. Desde el lunes, los miembros del directorio ejecutivo pasaron varios días interrogando a los abogados de la firma WilmerHale, que fue contratada en enero por el Banco Mundial para hacer una investigación y el mes pasado reveló los hallazgos que comprometen a Georgieva, que también declaró ante el board el miércoles.

La investigación alega que Georgieva, como CEO del Banco Mundial en 2017, aplicó una “presión indebida” sobre el personal para alterar datos en el ranking “Doing Business” –una lista de competitividad de los países para hacer negocios– con el objetivo de elevar a China del puesto 85 al 78 en el ranking global y así beneficiarla.

Georgieva niega enérgicamente las acusaciones, pero ha evitado mencionar públicamente el tema. Revistas especializadas como The Economist han señalado que debería renunciar. El Financial Times dice que la credibilidad de la directora se verá perjudicada en posibles decisiones futuras que involucren a China.

Otros, como el Premio Nobel Joseph Stiglitz, y el gobierno de Alberto Fernández creen que todo es una lucha de poderes alentada por grupos financieros.

En un comunicado difundido el viernes por la noche, el FMI dijo que el directorio ejecutivo había hecho “importantes avances” en la investigación, aunque decidió “pedir más detalles aclaratorios” sobre el escándalo. De esta manera, estira la definición sobre la continuidad de Georgieva al frente del organismo algo que la deja en la cuerda floja.

La Argentina mira con preocupación la crisis que enfrenta la jefa del Fondo. El Gobierno considera que una salida de Georgieva podría perjudicarlo en las tratativas porque han entablado una buena relación con ella y la consideran distinta a la gestión anterior de Christine Lagarde. Además, la búlgara estaría en sintonía con algunas de las demandas argentinas como el pedido de reducción de sobretasa.

Según consignó el Financial Times, Georgieva habría conseguido el apoyo en el board de Francia, Gran Bretaña, Alemania e Italia, además de varios países africanos, lo que le daría cierto alivio a su situación.

Sin embargo, Estados Unidos, el principal accionista del Fondo, evitó definirse y solo dijo que su responsabilidad es “defender la integridad de las instituciones financieras internacionales”.

El respaldo de los europeos es fundamental para Georgieva, pero necesita el aval de Washington. Por tradición, los líderes de Europa eligen al titular del FMI, ya que EE.UU. designa al del Banco Mundial y América latina al del Banco Interamericano de Desarrollo.

EE.UU. rompió la regla no escrita cuando se impuso un estadounidense en el BID (Mauricio Claver Carone) y los europeos no están dispuestos a dejar caer a Georgieva.

En este marco, es claro que la búlgara tiene hoy otras preocupaciones más importantes que la deuda argentina. El Gobierno alentó la postergación de un acuerdo para después de las elecciones de noviembre y debe cerrarlo antes de marzo. Pero el futuro de Georgieva, considerada una aliada para Argentina, hoy asoma incierto.

Washington. Corresponsal

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados