las-automotrices-reclamaron-“dialogo-y-consenso”-en-las-negociaciones-con-el-gobierno-de-bolsonaroEconomía 

Las automotrices reclamaron “diálogo y consenso” en las negociaciones con el gobierno de Bolsonaro

La Asociación de Fabricantes de Automotores (ADEFA) reclamó “diálogo y consenso” en las negociaciones entre las delegaciones de Argentina y Brasil que el viernes trataron en Brasilia la rebaja del Arancel Externo Común (AEC) del Mercosur. Según señalaron fuentes de la comitiva argentina que encabezó el canciller Santiago Cafiero en Brasilia, el sector automotriz, junto a otros sectores como textil y calzados, quedarían exceptuados de la rebaja arancelaria. 

“Para la entidad, el fortalecimiento del proceso de integración del Mercosur y el contar con un escenario de consenso y previsibilidad es imprescindible para avanzar en los temas que permitan superar los problemas de competitividad regional aun no resueltos, promover la generación de valor, y desarrollar medidas que atraigan inversiones y en consecuencia generen mayor producción, exportación, empleo y desarrollo de proveedores en el país”, dijo ADEFA, a través de un comunicado.

Tras una fuerte presión del gobierno de Jair Bolsonaro, y de su ministro de Economía Paulo Guedes para bajar en 20 puntos porcentuales el Arancel Externo Común del Mercosur del 35%, el viernes Cafiero y el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas compartieron en Brasilia, junto al embajador Daniel Scioli, un almuerzo con el canciller brasileño, Carlos França.

La misión que encabezó Cafiero, la primera al exterior desde que fue designado canciller, terminó con un comunicado conjunto de los dos países que señala que los dos países “convinieron trabajar con Paraguay y Uruguay para la pronta aprobación de una Decisión del Consejo del Mercado Común que permita reducir en un 10% las alícuotas de la mayor parte del universo arancelario, resguardando las excepciones que ya existen dentro del bloque“.

Esas excepciones, según fuentes de la delegación local, son los sectores industriales más “sensibles” a la baja arancelaria, incluida la industria automotriz.

El sector automotriz del Mercosur tiene una capacidad fabril instalada de alrededor de cinco millones de vehículos por año (cuatro en Brasil y el millón restante en Argentina) que hoy está siendo utilizada a menos de 50% de su capacidad.

En la Argentina, este año se prevé una producción de alrededor de 380.000 vehículos, los cuales son exportados en más de un 50% hacia Brasil con arancel cero, y la misma regla se aplica para los vehículos brasileños que ingresan al país (sin contar las SIMI’s, una medida pararancelaria que el Gobierno argentino aplica desde diciembre de 2019).

Lo cierto es que la barrera protectora que representa un Arancel Externo Común de 35% para los vehículos importados desde fuera del bloque es un reclamo tanto de las terminales automotrices argentinos como brasileñas.

En rigor, la totalidad de esas terminales son multinacionales de origen estadounidense, europeas y asiáticas, instaladas en los dos países. Por su escala industrial y el tamaño de su mercado, Brasil tiene algunas automotrices más (17) que las 12 terminales de vehículos que integran ADEFA

“El diálogo permanente y el consenso es el camino para la generación de soluciones superadoras”, sostuvo en el comunicado de ADEFA su presidente, Daniel Herrero, quien destacó la gestión del Gobierno argentino.

Según el comunicado de la entidad empresaria, ADEFA “remarcó la voluntad de ambos países en trabajar en la complementación como bloque y temas de la agenda política común que se definirá en los próximos días con el fin de organizar un plan de acción para el año 2022“.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados