el-instante-en-que-un-policia-mata-a-dos-ladrones-en-un-roboSociedad 

El instante en que un policía mata a dos ladrones en un robo


Un oficial inspector de la Policía de la Ciudad mató a balazos a dos delincuentes, hirió a un tercero y resultó lesionado de un tiro en el tórax al resistirse a un robo en momentos en que se encontraba con su hija y bajó de su auto a comprar un quiosco de la localidad bonaerense de Gregorio de Laferrere, partido de La Matanza, informaron fuentes judiciales y policiales.

El hecho ocurrió cerca de las 23.40 del pasado lunes en la calle Ramón Freire al 1728, de esa localidad del sudoeste del conurbano, adonde un policía porteño estacionó su Peugeot 408 gris oscuro en el que iba con su hija de 11 años, frente a un quiosco.

“Paró el auto acá (frente al local), detrás de mi camioneta y bajó a comprar una lata de gaseosa y un alfajor. Lo atendí, nos dijimos ´hasta luego, gracias´ y cuando cierro un poco la ventana empecé a escuchar todos los tiros”, contó a Todo Noticias (TN) Adriana, la encargada del comercio.

“Yo, ingenua, pensé que eran esos tres tiros, tipo cohetes, y mi marido me dice ´agachate porque son tiros, tirate al piso´”, indicó.

Según las fuentes, el efectivo fue abordado por tres delincuentes armados y con fines de robo, por lo que se identificó como policía y se resistió con su pistola, originándose un enfrentamiento.

A raíz de los disparos efectuados, dos de los delincuentes cayeron muertos a los pocos metros, mientras que un tercero escapó herido y el policía también resultó baleado.

“Cuando paró la balacera salgo y veo que el muchacho (por el policía) se sube al auto y se va, y uno de los vecinos me dice ´llamá a la Policía´”, continuó la comerciante, quien aclaró que ella no sabía que el cliente era efectivo policial ni que estaba acompañado de su hija.

“Lo vi que se subió como agarrándose el costado y que había uno (de los delincuentes) tirado por acá y el otro allá enfrente, y ya estaban muertos”, indicó.

Adriana explicó que recién cuando vio el arma tirada junto al cuerpo de uno de los delincuentes se dio cuenta que “eran ladrones”, por lo que sintió miedo al pensar que podrían haber ido a robarle a su casa también.

“Solo ellos sabían a quién le tocaba”, sostuvo la mujer, quien recordó que en la escena del crimen “había muchas vainas” y que allí quedaron tirados la lata y el alfajor que acababa de comprar el policía.

De hecho, uno de los balazos impactó en uno de los cristales de la camioneta utilitaria de la dueña del quiosco.

A su vez, en las imágenes de una cámara de seguridad de la cuadra se ve cuando los tres delincuentes comienzan a escapar a la carrera, uno de los cuales primero abre la puerta del conductor del auto del efectivo, y seguidamente a éste que dispara desde atrás de la trompa del vehículo, tras lo cual, un asaltante con un campera negra y zapatillas blancas cae junto al cordón de la vereda.

En tanto, los otros dos delincuentes salen del cuadro, al igual que un transeúnte que estaba haciendo ejercicio y dio media vuelta al advertir lo que sucedía.

Por último, el policía, de 47 años, sube a su auto y abandona el lugar.

De acuerdo a las fuentes, el efectivo se dirigió al Hospital Paroissien, de la vecina localidad de Isidro Casanova, donde lo derivaron al Hospital Churruca, del barrio porteño de Parque Patricios, donde permanecía internado, fuera de peligro, tras ser intervenido quirúrgicamente por una herida en el tórax.

El efectivo se desempeña en la Comisaría Vecinal 7 C de la Policía de la Ciudad y al momento del ataque estaba vestido de civil y regresaba a su casa desde la de un amigo, dijeron fuentes de la fuerza porteña.

Por otro lado, los sospechosos muertos eran mayores de edad, aunque aún no fueron identificados, al tiempo que continúa la búsqueda del tercero.

Los voceros indicaron que en la escena del crimen, los peritos secuestraron dos armas calibre .22 que habrían sido las utilizadas por los delincuentes fallecidos.

La causa se encuentra a cargo del fiscal Marcos Borghi, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Homicidios de La Matanza, quien inició actuaciones por “doble homicidio en ocasión de robo y lesiones”.

El fiscal aguardaba los resultados de las autopsias a los cuerpos de ambos sospechosos y de diversos peritajes -entre ellos balísticos- con el fin de establecer la secuencia precisa del hecho y por el momento no tomó temperamento alguno con el policía.

Por su parte, Adriana añadió que se sorprendió de lo ocurrido pero que quedó “asustada”, por lo que les avisó a sus clientes que a partir de ahora va a cerrar “más temprano” y se va a manejar “por mensajería” como en la época de la “cuarentena” por la pandemia de coronavirus.

Articulos relacionados