acuerdo-con-el-fmi:-en-el-gobierno-admiten-que-todavia-“hay-una-distancia-que-recorrer”Economía 

Acuerdo con el FMI: en el Gobierno admiten que todavía “hay una distancia que recorrer”

Según fuentes oficiales al tanto de las negociaciones entre la Argentina y el FMI, “hay una distancia que recorrer aún sobre el acuerdo”. Y agregaron: “estamos encaminados en la base de la negociación, pero aún falta”.

La Argentina busca firmar un programa de Facilidades Extendidas para refinanciar una deuda de US$ 47.000 millones con el FMI que acumuló entre 2018 y 2019. Con este programa que busca Guzmán el país empezaría a repagar recién en 2026 confirmaron fuentes oficiales.

Las precisiones, dadas a conocer desde adentro del oficialismo en vísperas de que el ministro Martín Guzmán viaje la semana que viene a Washington, difieren de las declaraciones de Alberto Fernández el lunes pasado cuando dijo que “El acuerdo está cerrado, falta que se oficialice la baja de tasa”.

En el mercado creen que el acuerdo entre Argentina y el FMI está aún lejos. Dentro del organismo a nivel staff pesa la misma opinión. 

Uno de los temas que los funcionarios del organismo e inversores plantearán al equipo económico argentino en EE.UU., es cómo harán para bajar el nivel de subsidios. Guzmán insiste que su hoja de ruta es el Presupuesto (prevé reducir el gasto en subsidios a 1,5% del PBI). El ministro deberá responder esas preguntas en la gira, justo luego de que esta semana su secretario de Energía ratificara que no debe haber subas de las tarifas por encima de los salarios y que Máximo Kirchner y Sergio Massa buscan revisar el Presupuesto.

En el Gobierno hay conformidad por las regulaciones sobre el dólar financiero tomadas esta semana “Creemos que hay condiciones para sostener la política cambiaria. Vamos a seguir avanzando”.

Gira a EE.UU. y la situación de Georgieva

Guzmán participará en las reuniones anuales del FMI y el Banco Mundial en Washington justo en momentos en que la directora del organismo compadece ante los accionistas del FMI la suerte de su futuro: el miércoles se defendió ante el Directorio Ejecutivo sobre las acusaciones de haber favorecido a China en la elaboración de un ranking.

Hay versiones de que la titular del FMI podría no seguir al frente. En los últimos días hubo noticias negativas sobre su rol. Desde que Janet Yellen, la secretaria del Tesoro, no le atendía el teléfono, pasando por el hecho de que el gobierno de Joe Biden evalúa que no siga y que Georgieva aceptó que Brasil flexibilice objetivos sobre el cambio climático.

“La situación con el staff no cambia en nada”, admiten en el Gobierno sobre el impacto de la negociación que tendría una salida eventual de la número uno del FMI. “Pero sí podría impactar en el avance de el tema sobrecargo. El rol de Georgieva ha sido fundamental para convocar a los presidentes a revisar esta cuestión”.

Guzmán y la Argentina pretenden que el FMI modifique la política de sobrecargos que aplica a los países que piden préstamos por encima de su cuota. Y entienden que la número uno del FMI juego un rol clave al respecto. El país espera que la próxima semana los ministros de Economía del G-20 ratifiquen ese rumbo “empoderando a Georgieva”. El anhelo argentino es que esto se traduzca en un pedido en el comunicado final del G-20 en Roma para que finalmente el Directorio Ejecutivo del FMI trate el asunto a fin de año.

¿Qué pasaría si Georgieva no siga de acá en adelante? “Importa más la visión sobre la base que se conduce el FMI a los nombres”, explican en el Gobierno donde creen que “un establishment financiero” no está a favor de estas reformas como la rebaja de las sobretasas y busca controlar entonces el organismo para impedir esta agenda. “Todo el mundo juega muy fuerte”.

En el Gobierno mencionan dos razones detrás de estas presiones a la búlgara. La primera es que creen que más países deberán renegociar sus deudas a futuro como consecuencia de la pandemia y eso juega en contra de fondos de inversión que deberían aceptar pérdidas. Más si el FMI hace informes de sostenibilidad de la deuda como sucedió con Argentina en febrero de 2020.

En segundo lugar Georgieva está a favor de crear un fondo para distribuir los DEG emitidos recientemente que los países no utilicen.

Versiones en FT y en Bloomberg señalan que los países europeos del Norte, más afines a las políticas de austeridad, estarían más interesados en otra conducción en el organismo. “Georgieva llegó al FMI con el respaldo de los socialesdemocracias europeas”, explican en Buenos Aires.

También cuentan que la cuestión de fondo de la polémica por Georgieva es porque la búlgara favoreció a China en un ranking del Banco Mundial y Washington no le perdona esa acción: Donald Trump ha hecho de la disputa con China una política de Estado y los demócratas no la abandonaron.

“Que Georgieva permanezca débil no es bueno. Que no continúe tampoco. Pero lo más importante es que siga la base de lo que Georgieva ha trabajado más allá de su suerte”, explican en el Gobierno.

Guzmán estará en Washington entre lunes y jueves. Allí participará de reuniones en el marco de la Asamblea Anual del FMI y del G-20. Mantendrá encuentros con el staff técnico del organismo y bilaterales con sus pares de otros países. El viernes viajará a Nueva York. Allí se verá con bancos y fondos de inversión que tienen acciones y bonos argentinos en dólares.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados