mas-cepo:-advierten-por-la-ampliacion-de-la-brecha-cambiaria-mientras-el-mercado-presiona-para-dolarizarseEconomía 

Más cepo: advierten por la ampliación de la brecha cambiaria mientras el mercado presiona para dolarizarse

Las nuevas restricciones cambiarias pusieron a los analistas financieros a recalcular cuáles son los caminos que tienen inversores y sofisticados y ahorristas que solo buscan protegerse de la inflación y una hipotética devaluación para dolarizar sus pesos. Entendida la nueva normativa, la conclusión es que siguen alternativas para dolarizarse sin límites, aunque más caras y de más difícil acceso. Naturalmente, los analistas anticipan que habrá que esperar una ampliación de la brecha cambiaria.

La lupa sobre la brecha y sobre los recovecos que deja libres el reforzado cepo, indican el tamaño del problema que enfrenta el Gobierno, que todavía apuesta, a fuerza de un mayor torniquete cambiario, a evitar un brusco salto cambiario, con lo que eso significa para la inflación, la actividad económica y el bienestar de los argentinos, sobre todo los que no tienen herramientas para defenderse de las turbulencias cambiarias y financieras.

La brecha acentúa el incentivo a demorar la liquidación de importaciones y a demandar más dólares para importar al cambio oficial. Esta fue la razón por la que el Central restringió la venta de dólares a los importadores.

La reacción inicial del mercado cambiario fue la cautela: en la bolsa el volumen de operaciones cayó, mientras los jugadores digerían el impacto de las medidas. Incluso varias casas de cambios y sociedades de bolsas ( Alyc) suspendieron momentáneamente sus actividades con bonos, a la vez que ajustaban sus sistemas a las nuevas normas.

Los operadores coinciden en que el primer impacto de las medidas será un mercado mucho menos líquido, y que si bien a priori el BCRA puede lograr reducir su goteo de reservas, el alivio será momentáneo.

Diego Martínez Burzaco, de Inviu, afirmó: “Si el objetivo del Gobierno es dejar de perder reservas interviniendo en la plaza de bonos Ley Argentina, es probable que lo logre o que al menos reduzca el ritmo de sus ventas, pero a un costo de más desconfianza y más distorsiones en el mercado”. En esta línea, otro operador remarcó: “El Gobierno logrará manejar el precio de un dólar que en la práctica va a resultar ficticio y se van a generar nuevas brechas”.

Como las medidas oficializadas en el Boletín Oficial este miércoles ponen un tope a las operaciones con bonos de 50.000 valores nominales, unos US$18.000 por semana, en rigor de verdad, este nuevo capítulo del cepo cambiario sólo impacta a los grandes jugadores. Hasta el momento, ese límite estaba vigente para las operaciones para el contado con liquidación, ahora se unificaron bajo este tope semanal tanto las compras de CCL como de dólar MEP.

Los ahorristas minoristas que se habían volcado al MEP no verán cambios en su operatoria, aunque se vieron afectados por las interrupciones a la compra y venta de bonos que se dieron en los bancos y las sociedades de bolsa. Eso sí: van a tener que sumar un papel más a sus compras y firmar una declaración jurada en la que se deje constancia de no operaron bonos ley extranjera u otros activos contra dólares en los últimos 30 días, ni lo harán durante el mes siguente.

El organismo que preside Adrián Cosentino puso además restricciones a las operaciones con bonos Ley Argentina, como es el Bonar 2030 ( AL30), el más usado para hacer la compra de dólar bolsa y contado con liquidación. La normativa establece que quien haya operado con estos bonos, por un plazo de 30 días anteriores y posteriores a la compra, no podrá transferir activos ni operar con esas especies.

“Ahora los inversores van a tener que elegir en qué contado operar: si eligen el dólar “subsidiado” del AL30, que cotiza cerca de $175, deberá saber que por más de un mes no va a poder realizar otras operaciones. Si quiere comprar libremente, puede operar con los bonos globales, pero el tipo de cambio de esta operación es más alto”, explicó en estricto off un operador.

Al cierre del miércoles, el dólar MEP hecho con el Global 30D, superó los $180; mientras que el contado con liquidación realizado con esta especie cerró a $189,84, con más de $12 de diferencia con el ccl “de pantalla”. La brecha se consolida arriba del 90%, y se espera que se amplíe. 

Además de las operaciones con los bonos globales, de ley extranjera, la otra alternativa para continuar haciéndose de dólares en el mercado financiero será la compra de ADRS o Cedears. En promedio, el contado con liquidación via ADRs cerró este miércoles a $192,31; mientras que el que surge de la compra de Cedears ( certificados locales que siguen la cotización de empresas extranjeras) cerró a $191,53.

José Echagüe, de Consultatio afirmó: “Los Cedears son instrumentos que tienen un valor mucho mas amplio que el cambiario. Ahí podemos acceder a acciones de las compañías más exitosas del mundo. Pensarlos en clave cambiaria y de corto plazo es una distorsión. Hoy vemos oportunidades muy atractivas en el mapa de acciones globales que van más allá de la conveniencia o no de utilizar este instrumento como vehículo de dolarización”

En tanto, varios operadores coincidieron que a partir de estas nuevas restricciones “el rulo murió”: “La nueva normativa corta por completo la opción de hacer arbitrajes con las distintas legislaciones, es decir comprar un bono Ley Argentina y venderlo con Ley extranjera”, puntualizó un operador.

Aunque la mayoría coincidió en que aún es demasiado pronto para saber si habrá una nueva forma para reemplazarlo, anticiparon que los controles tal cual cómo están establecidos no podrán extenderse demasiado en el tiempo y que el mercado buscará otra forma de hacer sus arbitrajes.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados