tras-la-imputacion,-alberto-fernandez-dijo-que-el-festejo-en-olivos-no-fue-delito:-“fue-un-acto-de-imprudencia-y-de-negligencia”Política 

Tras la imputación, Alberto Fernández dijo que el festejo en Olivos no fue delito: “Fue un acto de imprudencia y de negligencia”

Tras ser imputado, el presidente Alberto Fernández afirmó este viernes que el festejo de cumpleaños de Fabiola Yañez en la Quinta de Olivos en plena cuarentena “fue un acto de imprudencia y de negligencia”, pero insistió con que no hubo delito.

El mandatario buscó relativizar la imputación, al advertir que “la imputación es hacerle conocer a uno que fue denunciado por otro a los fines que uno pueda ejercer su defensa”, y enfatizó: “No fue una maniobra dolosa, fue un acto de imprudencia y de negligencia”.

“Lo primero que me gustaría que analicen es la existencia de delito; el juez Sebastián Casanello es un buen juez y espero que pueda analizarlo jurídicamente… el tema es muy claro, pero aún así yo lo que quiero es que los argentinos sepan que esto no me pasó por al lado: me lastimó, me preocupó y siento que cometí un error, producto de la vorágine en que vivía”, enfatizó.

“Soy un hombre cuidadoso de esas cosas pero con el ritmo de locura que se vivía en medio de la pandemia evidentemente ese tema se me pasó”, insistió Fernández.

Y añadió, en diálogo con Radio 10: “Espero que la Justicia evalúe mi planteo, que creo que es sólido. El resto son palabras que se escriben en los diarios”.

El mandatario volvió a plantear que ninguno de los invitados de su pareja contrajo el virus después del festejo: “Nadie absolutamente nadie se contagió de las personas que estuvieron ahí, el delito de riesgo puede cuestionarse porque el riesgo no existió“. Y sumó:  “Si ustedes no comparten mi concepto doctrinario yo reparo el daño que potencialmente pude haber causado”.

Sobre su presentación frente a la justicia antes de ser citado a declarar, Fernández lo catalogó como algo que debe hacer “un hombre de bien” y es “asumir la cuota de responsabilidad que le toca”.

Luego criticó a la oposición que también fueron señalados por incumplir la cuarentena en el festejo de cumpleaños de Elisa Carrió en diciembre pasado y sentenció: “Estamos los que somos democráticos y republicanos y los que dicen ser democráticos y republicanos, yo no me estoy amparando en ningún fuero, me presenté como un ciudadano común, dije lo que tenía que decir, espero que la justicia actúe”.

La imputación

El fiscal federal Ramiro González imputó este jueves al Presidente, a la primera dama Fabiola Yáñez y a los demás invitados al festejo de cumpleaños del 14 de julio de 2020, por haber incumplido las normas que prohibían hacer reuniones en plena cuarentena.

“Alberto Fernández, imputado”, se leía el jueves en casi todos los zócalos de los canales de noticias. Algunos colaboradores cercanos del mandatario se limitaban reflexionar que, en realidad, esa condición ante la ley no lo convierte en culpable, aunque no hicieron ninguna valoración sobre el daño a la imagen presidencial.

En el círculo íntimo de Fernández insisten en que el tema no forma parte de la agenda ni mueve el amperímetro electoral. “No hubo delito, fue un error. Este tema será una cicatriz, que permanecerá”, sostenían los últimos funcionarios en dejar la Casa Rosada. El archivo del Presidente, en el que afirmaba que sería “inflexible” con quien violara la cuarentena, no los asusta.

En el Ejecutivo apuestan a que el tema se lo fagocite la grieta. “La oposición se apuró en meterse”, señalaban en un despacho importante.

Fernández, con el asesoramiento de su asesor Juan Manuel Olmos, un funcionario que conoce los pasillos de los tribunales, presentó vía electrónica a las 17.50 un escrito para ofrecer depositar durante cuatro cuatro meses consecutivos la mitad de su salario en mano de $315.259 al Instituto Malbrán, tal como había consignado Clarín.

“El Presidente eligió representarse a sí mismo, con el argumento de que no existió delito, algo que Casanello aún debe resolver.

“Se presentó sin abogado patrocinante, esto es una continuidad de su pedido de disculpas y para que termine el tema. De esta manera repara con lo que tiene, la mitad de su salario”, sostuvo Olmos, uno de los pocos funcionarios en referirse a la situación judicial del mandatario en los medios. El Presidente le pidió a principios de la gestión que abstuviera de operar en la Justicia.

AFG

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados