juan-zabaleta:-“por-ahora-no-va-a-haber-mas-incorporaciones-a-los-planes-de-empleo”Política 

Juan Zabaleta: “Por ahora no va a haber más incorporaciones a los planes de empleo”

“Es para Kato que lo mira por tevé”, bromea el flamante ministro de Desarrollo Social Juan Zabaleta mientras posa frente a una cámara de video. El guiño es para su amigo y colega Gabriel Katopodis, al frente de la Cartera de Obras Públicas e intendente en uso de licencia de San Martín, el distrito que el ex alcalde de Hurlingham visita para supervisar la entrega de 700 nuevas tarjetas alimentarias de las más de 7 mil que habrán otorgado al terminar agosto, solo en este distrito, en el que ya contaban 11 mil beneficiarios. A su lado, el equipo social del municipio regala bolsas de batatas -excedente destinados a un comedor- de una cooperativa de Tucumán a las mujeres que se acercan a recibir su tarjeta.

Luego de su primera participación en el Gabinete económico en la Casa Rosada, lo reciben en un predio de la Iglesia en José León Suárez -donde habla con Clarín– su jefe de Gabinete, Diego Perrella -hombre de Katopodis- y la secretaria de Inclusión Social Laura Alonso, integrante de La Cámpora, la organización que conduce Máximo Kirchner y que el nuevo ministro estuvo a punto enfrentar en su distrito en las PASO. Todas son sonrisas, no hay vestigios de la interna que no fue: Zabaleta dejó la intendencia en manos de otro camporista: Damián Selci. “Era el reemplazo institucional cuando pedí licencia. Venimos trabajando juntos en el municipio desde hace muchos años, somos parte del Frente de Todos y en Hurlingham van a continuar las políticas que llevamos adelante”, señala.

Referente del Presidente en el Conurbano, también evita las respuestas contundentes sobre el futuro de los intendentes ya reelegidos, que -hasta ahora- no podrían revalidar sus cargos en 2023. “Hoy, como ministro, me toca estar ocupado en el día a día de la gestión”, afirma. Antes de que asumiera su Cartera se aseguró un 40 por ciento de ampliación presupuestaria: $96 mil millones extra.

-¿Qué quiere decir cuando afirma que los planes de empleo se transformarán en trabajo?

-El ejemplo hoy es el trabajo rural. Hay 150 mil argentinos que en el trabajo temporal de la cosecha, al tener el plan potenciar Trabajo, la tarjeta Alimentar o la AUH no podían acceder porque no querían perder el plan social. Fueron los productores los que nos pidieron la posibilidad de buscar esta transformación. Los productores perdieron el 30 por ciento de la cosecha por no tener mano de obra. Sumamos fortaleza a las economías regionales, a las exportaciones, es el círculo virtuoso que vamos a tratar construir. Vamos a seguir haciéndolo con distintos sectores de la economía y la producción vinculando planes Potenciar al trabajo registrado.


El ministro de Desarrollo Social Juan Zabaleta supervisa la entrega de Tarjetas Alimentar.

-Entonces se va a seguir ampliando este universo de empalme con el Potenciar Trabajo?

-Sí, lo hablé con el ministro de Trabajo y el de Producción. Es un camino gradual con la expectativa de que la macroeconomía mejore. El Estado seguirá pagando la mitad del salario mínimo y el empleador pagará el resto hasta llegar a un salario de convenio, sin producir una discordancia con el trabajador del gremio.

-¿Se van a incorporar más personas al Potenciar Trabajo (ya tiene más de 1 millón de beneficiarios)?

-Por ahora no va a haber más incorporaciones. Hay un sistema de altas y bajas que está funcionando. Pretendemos que todos se incorporen, como marca el programa Potenciar, a unidades productivas e ir hacia el camino gradual del trabajo registrado.

-¿Se va a aumentar el valor de los planes sociales (equivalen a medio salario mínimo)?

-No está previsto.

-El ministro bonaerense Andrés Larroque sostuvo que no está de acuerdo con conformar un sindicato de pobres en alusión al reconocimiento de la UTEP. ¿Coincide con esa visión?

-Con el Cuervo, cuando asumimos, estábamos al otro día en Saladillo por un tornado haciendo lo que hay que hacer. Compartimos  estos objetivos y con todos los que integran nuestras fuerzas políticas y están integrados en nuestro ministerio. Todos compartimos la necesidad de que hay que generar trabajo. Nuestro ministerio se para en la emergencia.

-Si los trabajadores de la economía popular pasaran del plan social al empleo formal, ¿deberían estar encuadrados en la UTEP o a los gremios de cada actividad?

-Yo soy peronista y creo en el trabajo, y el trabajo formal y registrado tiene su representación sindical. Pero eso no tiene que ir por carriles separados, porque nos va a llevar un tiempo poder salir de los programas de asistencia. Mientras eso está bien que exista la UTEP, a la que pongo en valor.

-Juan Grabois viene reclamando un salario básico universal para 8,5 millones de personas ¿Es factible que el Gobierno avance con un plan de ese tipo?

-La Argentina que viene va a tener en discusión, a partir de los reclamos que hay, nuevos instrumentos y nuevas herramientas. Si eso sirve para complementar la construcción hacia el trabajo genuino todo se puede discutir. No significa que todo se resuelva, pero todo va a estar en discusión.

-¿Qué ánimo percibe en la calle con respecto a las elecciones? ¿Hay enojo con la política en los sectores más golpeados por la crisis? ¿Hay interés en participar?

-Sí, la sociedad entiende que es con el voto que puede reafirmar o cambiar y va a haber buena participación. Entiendo también, y lo vi como intendente, los problemas que dejó la pandemia, que son enormes: los fallecidos, el aislamiento, el desempleo y la ruptura del núcleo familiar en algunos casos. Pero en septiembre la sociedad va a plebiscitar nuestro Gobierno, no tengo dudas.

-¿No hay miedo al crecimiento de los movimientos sociales?

-No, todo lo contrario. Miedo hay al desempleo, a no poder generar trabajo. Eso se discute en una etapa de elecciones. Nuestro espacio político construyó una unidad en donde están todos integrados, en mayor o menor medida, y todos están focalizados para que el FDT gane las elecciones y que se plebiscite lo que hicimos, que fue muchísimo en pandemia.

-Cuando asumió dijo que no iba a hacer falta cortar calles para hablar con usted. Pero hubo dos grandes movilizaciones en los últimos días. ¿Le preocupa que la movilización en la calle siga en aumento?

-¿Tiene sentido cortar la calle? ¿Resuelve algo cortar la calle cuando hay una mesa constante de trabajo y de diálogo para escuchar reclamos? No tiene sentido, no tiene ningún sentido complicarle la vida a los demás. Debería haber otra lógica. En esta época uno siente que hay algo de campaña electoral también.

-El ministro de Hábitat Jorge Ferraresi dijo que Fernández debería tener un segundo mandato de Gobierno. ¿Coincide?

-Sí, estoy de acuerdo. Tiene éxito un gobierno cuando existe la posibilidad de estar cuatro años más. Hay que estar más tiempo en la gestión para afrontar la enorme cantidad de problemas que tiene la sociedad.

-¿Es el proyecto del Frente de Todos que Fernández vaya por una reelección?

-El proyecto del FDT es poner a la Argentina de pie, recuperar la economía, mejorar el sistema educativo. Depende de la gente cómo vote, pero creo que hay que consolidar un modelo de país productivo e inclusivo y no un modelo que expulse.

-Macri en 2017 ganó por amplio margen a nivel nacional y pocos meses después se vino todo abajo. ¿No se puede repetir ese escenario con un país con 51% de inflación interanual?

-No, porque estamos en un camino de crecimiento. Disperso, pero de crecimiento. Venimos de una pandemia y aún así tenemos indicadores de inversión mejores que en la gestión de Macri. Eso nos entusiasma mucho.


El ministro de Desarrollo Social Juan Zabaleta supervisa la entrega de Tarjetas Alimentar.

-La foto del Presidente en el cumpleaños de la primera dama no impacta en el universo de personas a los que el Gobierno asiste y representa?

-Ya hablé de la foto y me gusta hablar de la película, del 10 de diciembre en adelante. Que es un Presidente que puso sobre sus espaldas la negociación de las vacunas, la recuperación económica y que la gente pueda salir adelante. Hay políticas y decisiones mucho más importantes que ese error que cometimos. Los argentinos esperan que les digamos a dónde los vamos a llevar. Y nosotros los vamos a llevar a más trabajo, más educación y a volver a la vida normal.

-La pobreza desde hace tiempo viene subiendo a niveles alarmantes. En los próximos dos años el Gobierno va a bajar la pobreza en la Argentina?

-Sí, es el trabajo que tenemos que hacer. Hay millones de argentinos, el 42%, que no eligieron ser pobres. Son pobres producto de lo que vivimos en la pandemia del macrismo, porque no hay que olvidarse que teníamos a muchas familias endeudadas para pagar tarifas, y a ese lugar no se va a volver. El éxito o el fracaso de esta gestión lo van a determinar una innumerable cantidad de políticas, pero que van hacia reducir la pobreza. Estoy convencido de que vamos a ver bajas en los índices de pobreza.

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados