fiesta-en-olivos:-cuestionan-la-estrategia-de-alberto-fernandez-para-donar-parte-de-su-sueldoPolítica 

Fiesta en Olivos: cuestionan la estrategia de Alberto Fernández para donar parte de su sueldo

La estrategia del Alberto Fernández para sosegar el escándalo de la fiesta de cumpleaños de su mujer en la quinta de Olivos durante el tramo más duro de la cuarentena podría toparse con un escollo jurídico: aunque el abogado del presidente anunció la idea de realizar una reparación económica, en este caso el delito investigado no es de índole patrimonial ni tampoco es culposo, que son las excepciones bajo las cuales un juez podría concederle la conciliación por reparación. Pero además, algunos especialistas cuestionan que ese beneficio pueda otorgarse a un funcionario.

El caso cobró mayor impulso después de la difusión de la foto del cumpleaños de Fabiola Yáñez. Días después, el Gobierno decidió publicar en la Televisión Pública y en un portal ultra K videos de aquel 14 de julio, cuando regía en el país una estricta cuarentena. La intención de la Casa Rosada fue minimizar el impacto negativo que ya venía acumulando la imagen del Presidente.

En ese escenario la primera defensa que ensayó Alberto Fernández fue que sólo se trató de un error, por el cual ya se disculpó. Garantizó además, que no va a volver a ocurrir. Sucede que la justicia no investiga errores, sino “violaciones a las leyes, al código penal”, explicó una fuente judicial. En el expediente se busca determinar si se cometió una violación a la normativa que el mismo Jefe de Estado había firmado, y también si hubo un presunto incumplimiento de los deberes de funcionario público.

El segundo argumento que esgrimió el Gobierno y que dio a conocer el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, es que al no haberse generado propagación del virus del Covid-19 en la fiesta de cumpleaños, no habría existido ningún delito.

La réplica en los tribunales a ese planteo es jurídica: “La infracción al artículo 205 del Código Penal es un delito de peligro abstracto. Como por ejemplo la tenencia de explosivos, delitos que no requieren el resultado”, coinciden dos altos funcionarios judiciales consultados por este diario.

Como tercera opción, el abogado del presidente –Gregorio Dalbón– hizo trascender que intentará cerrar el caso con una reparación económica, donando parte de su salario.

La figura jurídica correspondiente a ese gesto se llama conciliación por reparación, pero respecto de ella hay un debate jurídico que puede perjudicar la estrategia de Alberto Fernández. Antes de analizarla, lo primero que reiteran en Comodoro Py es que el jefe de Estado no puede hacer ningún ofrecimiento ni planteo si su asesor letrado no asume la defensa oficialmente con la correspondiente presentación ante la Justicia.

Volvamos a la conciliación por reparación. En noviembre de 2019, la Comisión Bicameral de Monitorea e Implementación del Código Procesal Penal Federal, puso en vigencia un conjunto de artículos, entre ellos el número 34.

El mismo sostiene que la conciliación se puede aplicar “en los casos de delitos con contenido patrimonial cometidos sin grave violencia sobre las personas o en los delitos culposos si no existieran lesiones gravísimas o resultado de muerte”. Es decir, en hurtos o accidentes por imprudencia, por ejemplo.

Al analizar el artículo, fuentes judiciales explicaron que “bajo una primera mirada la ley no permite que el Presidente realice una reparación económica por no tratarse de un delito patrimonial ni mucho menos culposo, sino más bien se investiga un delito doloso“.

Desde otra perspectiva, integrantes del Ministerio Público Fiscal analizaron la situación y remarcaron que una reparación de tipo económica no podría ser considerada en este caso, “porque no cumple con los requisitos que el permiten a un fiscal avanzar en un acuerdo de conciliación”. El punto que también se discute es si la figura se puede aplicar a un funcionario, o si se puede hacer una segunda interpretación: en los hechos investigados no estaba en ejercicio de su cargo.

Además, se hizo hincapié en otro punto: “El Código Procesal Penal Federal refiere a un acuerdo de conciliación entre imputado y víctima, ¿qué sucede cuando no hay víctima?“, explicó un juez. En este expediente, ¿quién sería la víctima? es la pregunta reiterada. Y si no la hubiera, ¿puede avanzarse con la conciliación?

Bajo ese criterio, parte de la biblioteca especializada en delitos penales sostiene que el artículo que prohíbe una conciliación sin víctima es el número 30. Pero como ese artículo no está vigente, entran en juego las diversas interpretaciones que se realizan al respecto.

En Comodoro Py, el antecedente es el caso del joven que obligó a que 400 pasajeros que provenían de Colonia, sean retenidos en el puerto de Buenos Aires luego de que le informara al capitán que en un test rápido para detectar COVID-16 había dado positivo.

La fiscal Alejandra Mangano, que tuvo ese caso a cargo, firmó con el joven una conciliación por reparación. 

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados