alberto-fernandez-viaja-a-catamarca-para-poner-de-ejemplo-a-un-empresario-textil-que-recupero-dos-marcasPolítica 

Alberto Fernández viaja a Catamarca para poner de ejemplo a un empresario textil que recuperó dos marcas

Tratando de contener el escándalo en la Quinta de Olivos, el presidente Alberto Fernández visitará este miércoles la provincia de Catamarca para participar del acto oficial por el Bicentenario de la autonomía provincial. Estará junto al gobernador peronista Raúl Jalil. Pero usará un ejemplo de reactivación para cambiar la sinuosa agenda.

Entre otras actividades, Fernández hará una recorrida por la empresa textil Confecat SA, que es la frutilla del postre para su visita: la empresa elabora ropa y calzado de trabajo y el Presidente se mostrará con un fuerte empresario de la provincia, que volvió a poner en escenas dos marcas textiles tradicionales.

El dueño de esa empresa, “acompañando el actual proceso de reactivación económica y de desarrollo industrial -endulzan de epopeya en la comunicación oficial- hizo su aporte haciéndose cargo de dos marcas icónicas de nuestro país, como Grafa y Ombú, que de ese modo volvieron a manos argentinas”, comunicó la Casa Rosada.

Los portavoces explicaron que se trata de “Carlos Muia, quien desde Catamarca compró el 45% de Santista Argentina, el principal productor de denim y ropa de trabajo del país y además adquirió Confecciones Riojanas, una planta que fue cerrada en 2019 y que ahora se llama Confelar”.


Una imagen de 2019: Alberto Fernández con la entonces gobernadora Lucía Corpacci y el candidato a sucederla, Raúl Jalil, hoy gobernador de Catamarca.

Muia -dice el comunicado- se radicó en Catamarca hace 40 años, fundó la empresa textil Confecat, es dueño de cuatro plantas textiles en el norte y da trabajo a 1.675 operarios, lo cual “lo convierte en el mayor empleador de la provincia”, añadieron, sin contar al obvio Estado provincial.

“Comprar Santista fue la operación más importante de mi vida”, dijo Muia sobre la ex Grafa, Grandes Fábricas Argentinas, fundada hace 95 años por el grupo Bunge & Born para industrializar fibras. 

Los voceros oficiales resaltaron que “Muia recuperó Confecciones Riojanas, que había cerrado en 2019 y tiene dos plantas en La Rioja pero además una hace más de 11 años en Famatina, con más de 100 operarios”.

Historias por escándalos

Fernández viaja a Catamarca en medio de la campaña electoral rumbo a las PASO de este mes. El Presidente intenta contener las esquirlas del escándalo presidencial que se produjo tras la revelación del cumpleaños de Fabiola Yañez en el momento más restringido de la cuarentena y en una reunión no habilitada por el contexto epidemiológico.

Desde el Gobierno hacen malabares para que la agenda suelte el tema. Pero los funcionarios no pueden salir de la encerrona.


Una visita de Alberto Fernández a un vacunatorio en Catamarca. Junto al gobernador Raúl Jalil. Foto: Presidencia

Este martes, Carla Vizzotti debió contestar sobre el Olivosgate, tras la publicación de fotos y videos. La ministra de Salud dijo que “fue un error”, pero que esa foto se “compensa” con “la película” del Gobierno de Alberto Fernández.

“Por supuesto que la foto fue un error, el evento social fue un error. Lo que hay que ver es la película, no la foto“, defendió la funcionaria, en la conferencia de prensa que anunció novedades sobre las vacunas Pfizer y sobre el regreso del público a espectáculos deportivos.

Vizzotti dijo que la película “empezó el 10 de diciembre de 2019, con un trabajo muy importante en un montón de aspectos, pero específicamente en la salud, inclusive antes de la pandemia, priorizando la salud y luego dando respuesta con medidas, apoyo económico, social, con vacunas”, insistió con el concepto.

La metáfora de “la película”, es la última arma comunicacional para contrastar las imágenes de la intimidad expuesta y criticada de Olivos. La candidata oficialista Victoria Tolosa Paz fue otra que usó esa argucia para salir del brete ante las consultas en estos días.

Según pudo saber Clarín, el Presidente tiene decidido, más allá de lo que decida la Justicia, que donará parte de su sueldo al Instituto Malbrán como “reparación voluntaria” por el escándalo. Gana unos 250 mil pesos de bolsillo.

Con agencia Télam

DS​

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados