confundieron-budapest-con-bucarest-y-se-perdieron-el-partido-de-su-seleccion,-pero-pueden-tener-revanchaDeportes 

Confundieron Budapest con Bucarest y se perdieron el partido de su selección, pero pueden tener revancha

Seis fanáticos franceses confundieron Budapest con Bucarest y viajaron a la capital rumana en vez de a la húngara, donde el último sábado se llevó a cabo el enfrentamiento entre las selecciones de Francia y de Hungría, por el Grupo F de la Eurocopa.

Los protagonistas de esta insólita historia recién se percataron de su error el mismo día del partido, cuando aterrizaron en la ciudad y se tomaron un autobús hacia el centro.

Notaron la equivocación mientras bebían cerveza con un par de hinchas ucranianos, quienes habían viajado hacia Bucarest para presenciar el compromiso del lunes entre Ucrania y Austria, por el Grupo C del certamen continental. 

“¿Venís de Kiev?”, les preguntó el periodista del diario rumano Jurnalul National. Por su parte, los franceses le explicaron que no, que se habían equivocado de sede de la Eurocopa y que tenían las entradas para el partido que iba a jugarse en unas horas en el Puskas Arena de la capital húngara.

Una vez conscientes de su error, los seis seguidores de “Les Bleus” decidieron quedarse en Bucarest hasta este miércoles, cuando se jugará el enfrentamiento entre Francia y Portugal en Budapest, por el último partido de su grupo, y por un motivo que podría salvarles el viaje.

Aún tienen esperanzas. Es que si queda primera del Grupo F, la selección gala jugará los octavos de final el 28 de junio en Bucarest. En ese caso, los seis franceses intentarán comprar una entrada para ver a Francia, esta vez sí, desde la tribuna y no a través de una televisión.

“Tiene gracia que sea la selección nacional la que venga donde estamos nosotros“, dijo Manuel, uno de los seguidores de los “bleus”, sobre el posible desenlace de la situación.

Las señales que no captaron

Confundir Budapest con Bucarest no fue el único error de estos franceses, que trabajan juntos en una empresa de informática, durante su infortunado viaje al Este.

Es que ni las banderas rumanas o el idioma en el que hablaban los funcionarios en el aeropuerto los hicieron caer en la cuenta de que habían llegado al sitio equivocado.

Como si fuera poco, incluso pensaron que los hinchas ucranianos que agitaban banderas de su país eran seguidores del rival de Francia, Hungría. 

Creíamos que eran aficionados húngaros que iban al partido y los hemos seguido, pensando que como eran de la ciudad conocían el camino al estadio”, dijo uno de los franceses sobre cómo llegaron al casco antiguo de Bucarest, donde finalmente descubrieron su error y acabaron viendo por la tele el encuentro.

Tenemos que aprender más sobre Europa“, reconoció uno de los integrantes del grupo.

Michael Jackson, el antecedente

Estos jóvenes no fueron los primeros en confundir Budapest y Bucarest.

La similitud fonética de los nombres de las dos capitales se presta a constantes confusiones entre quienes las visitan y ha dejado para la historia varias anécdotas, como la que protagonizó el mismísimo Michael Jackson en 1992.

Antes de su primer concierto en la capital rumana, el célebre cantante estadounidense saludó a sus fans desde el balcón del Palacio del Parlamento rumano.

“¡Hola Budapest!”, gritó el ícono musical ante sus seguidores rumanos.

Con información de EFE.

DB​

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados