un-sondeo-para-poner-militares-en-las-calles-y-que-fue-desechadoPolítica 

Un sondeo para poner militares en las calles y que fue desechado

“El hombre es bueno, pero si se lo controla es mejor”, dijo hace unos días Daniel Gollán, el ministro de Salud bonaerense parafraseando a Juan Domingo Perón.

Más allá la historia de esa frase del general (literalmente Perón habló de “vigilar” y no de “controlar”) lo que importa es el contexto en que la pronunció Gollán por su rol y el del gobernador Axel Kicillof, fundamentalmente, en las nuevas restricciones adoptadas por Alberto Fernández.


Formación militar en un acto encabezado por el Presidente en el Apostadero Naval. Foto: Rolando Andrade

El Presidente sorprendió a varios de sus ministros al determinar el cierre de escuelas y la prohibición de circular desde las ocho de la noche a las 6 de la mañana con intervención de las fuerzas de seguridad federales -unas 8.500- y la aparición en la escena sanitaria de las Fuerzas Armadas.

Hasta llegar a esa decisión, el Presidente pasó por horas de crítico cabildeo. Clarín supo de muy altas fuentes que, influido por las medidas restrictivas que reclamaban Kicillof, Gollan y el influyente viceministro Nicolás Kreplak, Fernández llegó a plantear el último martes que quería a los militares en las calles de Buenos Aires, colaborando con la Policía en las tareas de control y cumplimiento de las medidas dictadas.

La participación militar en la seguridad interna está prohibida por la Ley de Seguridad Interior.

Clarín consultó con voceros de la Presidencia los detalles de esta reunión y negaron que Alberto F. haya pensado siquiera en esta posibilidad.

Pero muy altas fuentes explicaron que hubo sondeos. La respuesta militar fue negativa y expresada ante el ministro Agustin Rossi, dijeron.

El razonamiento desplegado por jefes militares ante el ministro fue que no quieren dilapidar el grado de aceptación social y afecto que se ganaron en la población cuando debieron montar un operativo de contención social en villas y barrios carenciados, donde soldados y oficiales de Ejército cocinaron y dieron de comer a miles de personas con hambre.

Eso fue durante el crudo invierno de la cuarentena estricta de 2020. Algo más sutil pero no menos imponente fue ver durante esos meses a los helicópteros de Fuerza Aérea y Ejército sobrevolando el AMBA en tareas de control algo difusas.

En su mensaje al país del miércoles pasado, Fernández anunció que las Fuerzas Armadas saldrán a las calles para prestar asistencia sanitaria, con sus médicos y enfermeras en determinadas postas de salud y vacunatorios.

“No vamos a hacer tareas de seguridad interior. Las Fuerzas Armadas no van a estar desplegadas de noche sino de día. Y los efectivos van estar desarmados, porque será personal militar dedicado a tareas sanitarias”, dijo a Clarín el ministro Rossi, apenas se conoció el mensaje presidencial.

El jueves pasado también decidió salir el propio Fernández al cruce de las ironías del presidente de Brasil Jair Bolsonaro. “Me parece impactante que Bolsonaro diga una cosa así, hay que explicarle la Constitución argentina: no declaré el estado de sitio ni lo pienso hacer y las Fuerzas Armadas no están para hacer seguridad interior sino para actuar en catástrofes, brindando apoyo a la gente”.

Alberto F. rechazó así un tuit de Bolsonaro en el que se había mofado de la nueva situación en la Argentina: “Ejército argentino en las calles para mantener a la gente en casa toque de queda entre las 20 y las 8. Buenos días a todos”.

El jueves pasado, Rossi y la ministra de Salud, Carla Vizzotti, dieron comienzo oficial al plan de vacunación de las Fuerzas Armadas, según un comunicado de prensa oficial.

Es curioso que el Operativo Belgrano II, como se denomina el despliegue militar en esta nueva etapa de restricciones por el Covid-19, contenga hasta ahora un plan de postas de militares en la Ciudad de Buenos Aires, territorio de Horacio Rodríguez Larreta.

Se las piensa instalar en River, la Rural, el Club Italiano, San Lorenzo de Almagro y el Parque Roca, entre otros centros vacunatorios. Ya se habían visto en vacunatorios militares en ropa de fajina colaborando en tareas de orientación de las personas.

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados