“¡Papá!”: La ternura de la hija de Campazzo en el estadio de los Denver Nuggets

La grave lesión de Jamal Murray, base titular y estrella de los Denver Nuggets que sufrió una rotura ligamentaria, le abrió la puerta a más minutos para Facundo Campazzo en la rotación de su equipo NBA.

En la noche de este miércoles, el equipo del cordobés recibe a Miami Heat en el primer partido después de que se conociera la grave lesión del canadiense en su rodilla izquierda, la que lo obligará a ausentarse de las canchas por lo que resta de temporada.

Si bien el también base de la Selección argentina de básquetbol no será titular, lo que le corresponderá a Monte Morris (quien habitualmente es el primer recambio de Murray), sin dudas tendrá un lugar más preponderante en el armado de juego para el equipo.

Y en definitiva, juegue más o menos, vaya de arranque o no, el apoyo para Facu se hace sentir permanentemente. En las redes y también en el estadio, donde Campazzo tiene a su hinchada más especial.

Consuelo, su esposa, no falta a ningún partido desde que algunas semanas atrás se reabrieron las puertas del Ball Arena, estadio de los Nuggets, para que volviera a asistir un número reducido de público.

Y con ella, claro, va la pequeña Sara, que nació dos meses antes del Mundial de China 2019 y, lógicamente, le cambió la vida a la pareja.

Fue la bebé la que regaló una tierna y dulce imagen cuando en las pantallas del estadio se proyectó la presentación de “papá”. 

Campazzo se ha encargado permanentemente de reconocer cuánto le ha servido de combustible en su vida y en su carrera la presencia de Consuelo. Incluso, en una entrevista que le brindó a Clarín, supo confesar que ella había tenido mucho que ver en el cambio de hábitos que lo llevaron a su mejor versión como jugador.

Poco antes de un Mundial que lo vio figura y subcampeón, el cordobés asistió al parto y vio de primera mano la llegada al mundo de su hijita.

“La niña trajo mucha felicidad a casa. Si bien dormimos un poquito menos, es una sensación increíble. Estamos disfrutándolo y aprendiendo día a día, pero siendo muy felices”, le contó poco después al sitio Básquet Plus.

Algo dentro mío cambió -dijo entonces-. Ya había cambiado cuando me enteré que iba a ser padre. Las derrotas duras no las quería llevar a casa. Todo lo contrario, porque sabés que en tu casa la situación es otra totalmente diferente”.

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados