Elecciones 2021: el Gobierno apuesta a tener mayor poder en la Cámara de Diputados y acercarse al quórum propioPolítica 

Elecciones 2021: el Gobierno apuesta a tener mayor poder en la Cámara de Diputados y acercarse al quórum propio

Oficialismo y oposición tienen la mira puesta en una fecha del futuro: el domingo 24 de octubre, día de las elecciones legislativas de este año. En un ejercicio al que estan acostumbrados, tanto en el Frente de Todos como en Juntos por el Cambio ya se pusieron a revisar qué pone cada uno en juego en la votación de este año y a definir sus estrategias políticas.

La fuerza oficialista apuntará a crecer en un puñado de bancas para asegurarse el quórum propio en Diputados o arrimarse lo más posible a esa meta. La alianza opositora, apostará a achicarse lo menos posible para poder evitar justamente que la bancada K alcance la mayoría.

El que más arriesgará en estos comicios de medio término es Juntos por el Cambio debido a que pone en juego las bancas de la buena votación que hizo en 2017. De sus 115 bancas en Diputados, debe renovar 60, es decir más de la mitad.

Mario Negri, jefe del interbloque de Juntos por el Cambio.

Los cierres de lista en JxC, se vislumbra, serán dramáticos: el PRO pone en juego 27 de sus 53 bancas, la UCR 26 sobre 46 y la Coalición Cívica 7 sobre 14.

El Frente de Todos renueva 51 de sus 119 bancas. En el oficialismo entienden que su cierre de listas no debería ser demasiado tenso.

“Puede haber tironeos, pero no crujidos”, apunta un referente del FdT. Y agrega: “Lo que pasa es que lo que ponemos en juego es la mala elección que todos hicimos en 2017”. El “todos” es en referencia a que aquella vez el actual oficialismo se presentó dividido en tres ofertas (PJ, kirchnerismo y massismo).

En el bloque oficialista ambicionan acercarse a las 129 bancas, que es el número para tener quórum propio y no tener que negociar con otras bancadas para poder sesionar.

En términos matemáticos, el oficialismo no está demasiado lejos de alcanzar el quórum. Debe sumar solo 10 diputados más.

Pero en términos políticos, no es tan simple: para sumar 10 más debe hacer una muy buena elección. Sus fichas estarán puestas sobre todo en la provincia de Buenos Aires, el distrito que más legisladores renueva (35 en total).

Los otros que más renuevan son la Ciudad (13), Córdoba y Santa Fe (9 ambas provincias), Mendoza y Entre Ríos (5 ambas). En total, se renuevan 127 bancas de diputados.

A esto se suma otro eventual problema para el oficialismo: varios diputados que le jugaron aliados durante el último año se quedarán afuera del Congreso. ¿Nombres? Algunos ven con un pie afuera de la Cámara de Diputados que viene al mendocino José Luis Ramón, presidente del interbloque Unidad Federal para el Desarrollo.

Otro aliado que tendrá problemas para renovar será Eduardo “Bali” Bucca, electo en 2017 por la lista justicialista que llevó de candidato a senador a Florencio Randazzo y que enfrentó a Cristina Kirchner.

“Tener un bloque con entre 123 y 131 diputados sería lo óptimo”, se entusiasman en un sector del oficialismo. Pero más cauto, una cabeza del Frente de Todos arriesga: “Vamos a quedar a 4 ó 5 del quórum propio”.

La ventaja para el oficialismo de tener mayoría es que para la aprobación de las leyes -e incluso para arrancar con las sesiones- debe negociar menos.

A Sergio Massa, presidente de Diputados, le gusta repetir en privado que de los 66 proyectos enviados por el Poder Ejecutivo durante el último año, la Cámara baja aprobó 64 (solo quedaron pendientes la reforma judicial y el de deuda pública).

Massa debe saber como nadie a qué costo político se logró avanzar con cada una de esas iniciativas. De acercarse al quórum con tropa propia, cualquier negociación le saldrá más económica.

En Juntos por el Cambio admiten que la elección que les espera será complicada, pero subrayan que el oficialismo tampoco la tendrá fácil. “Nosotros vamos a competir contra el 42% que sacamos en 2017 y ellos contra la realidad”, apuntan en el interbloque opositor que lidera el radical Mario Negri.

Cristian Ritondo, presidente del bloque del PRO, con Sergio Massa.

En JxC recalcan que lo que se avecina por la próxima pelea electoral es una oposición “más dura, con pérdida de la moderación”. En el bloque de la UCR observan: “El peronismo va a apuntar a la provincia de Buenos Aires y a tratar de quedar cerca del quórum. Vamos a dar pelea para impedir que ellos alcancen la mayoría absoluta de la Cámara”.

Cristian Ritondo, jefe del bloque del PRO, agrega: “Vamos a ir a la elección con posibilidades de ganar. No es momento de personalismos”.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados