Chubut huele la intervención



ARCIONI NO LOGRA ENCONTRAR EL RUMBO PARA SALIR DE LA CRISIS. EL BARRIL CRIOLLO NO ES SUFICIENTE. GUZMÁN CONTINÚA LAS NEGOCIACIONES

La crisis en Chubut no da tregua, por estas horas se analiza cómo cancelar salarios adeudados de marzo y abril. Sólo para cancelar lo adeudado, el Ministerio de Economía necesita 7 mil millones de pesos, y ya debería estar analizando cómo abonar los sueldos de mayo y haciendo cuentas para el pago de aguinaldos.


En este contexto resulta muy difícil analizar otros aspectos de la economía mucho más complejos como la renegociación de la deuda, porque el Estado provincial es incapaz de encarar el primer obstáculo de su gestión que es el pago de salario a los estatales.


Cada semana el escenario se vuelve más sombrío, y cual tragedia shakesperiana, todo indica que el único destino posible es la fatalidad, y con cierto paso de comedia como haría el escritor británico, Chubut recorre el camino de la inevitable tragedia.


La sombra de la intervención, cual fantasma del padre de Hamlet acecha a la provincia desde hace meses, y todo indica que el final está cerca. Los Poderes del Estado están en crisis, enfrentados y desfinanciados. Los estatales del Legislativo y el Judicial, ya no se animan a soñar siquiera con el cobro de sus salarios, porque cada mes desde la implementación del pago escalonado están más lejos de las fechas de pago previstas por la ley.


Así las cosas, en varias ocasiones Alejandro Panizzi, ministros del Superior Tribunal de Justicia ha expresado que si se desfinancia al Poder Judicial “podría ameritar una intervención federal”.


En similares términos se han expresado legisladores provinciales de la oposición, como los diputados Andrea Aguilera y Sebastián López, quienes advierten que la grave situación económica, y la reducción del margen de gobernabilidad ante la ruptura del bloque oficialista en la Legislatura, sugieren que la intervención federal estaría a la vuelta de la esquina.


El Ejecutivo de Chubut, cuenta con que el presidente Fernández esté tan ocupado en retrasar el impacto socioeconómico de la pandemia en todo el territorio nacional que, le otorgaría cierto tiempo de gracia para encarar algunas alternativas. Sin embargo, hay varias alertas sobre una eventual intervención.

Alivio a medias

Las provincias petroleras recibieron con alivio el decreto nacional que estableció el “barril criollo” a 45 dólares, un precio de referencia que les permitirá a los distritos mejorar la recaudación por regalías en los próximos meses. No obstante, la baja producción por la caída de la demanda mantiene preocupación a futuro, mientras miran con alerta el sobrestock en las refinerías, que podría dejar inactivas a las firmas productora que no están integradas, en especial las más chicas.


El retorno de un precio de referencia para el crudo era un reclamo de las provincias y empresas productoras desde el desplome del precio internacional, anterior al avance de la pandemia por la guerra comercial entre Rusia y Arabia Saudita. En los inicios de la negociación, los diez distritos petroleros agrupados en la Organización Federal de Estados Productores de Hidrocarburos (Ofephi) tironearon con refinadoras por el valor de referencia. Los gobernadores pedían que se acercara a los u$s50 para sostener la actividad y veían que las refinadoras tenían márgenes mayores al no bajar los precios de los combustibles. Finalmente, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, laudó en u$s45 como valor del crudo tipo Medanito por todo 2020, según el decreto 488/2020 publicado en el Boletín Oficial. El valor del Brent, que en marzo llegó a estar por debajo de los u$s20, ahora observa una recuperación que lo deja en u$s35.


Un barril de crudo pesa entre 119 kg. y 151 kg, dependiendode la densidad del petróleo, y puede contener unos 159 litros (42 galones). Enpromedio, para obtener 1 litro de combustible se necesitan 2,5 litros depetróleo. Con un barril de crudo se obtienen unos 63 litros de nafta, siempredependiendo de las calidades y variantes de producto.


Sin embargo, el regreso del barril criollo (un sistema que ya funcionó entre 2015 y 2017) no será una solución inmediata para los gobernadores. Si bien estudios privados calcularon en más de $15.000 millones el beneficio para las provincias hasta fin de año, en los distritos no se animan a las proyecciones por el sobrestock de petróleo en las refinerías. “Las regalías de este mes la vamos a cobrar a u$s21, el mes pasado fue a u$s42. Es decir, por precio cayeron 50% pero a eso hay que sumar un descenso de 25% de volumen”, se advierte.

Negociaciones abiertas

El ministro de Economía, Martín Guzmán, afirmó hoy que las negociaciones con los acreedores “continuarán” y reconoció que existen “grandes posibilidades de que el deadline sea extendido” más allá del viernes, cuando vence el plazo para que los bonistas informen si aceptan la propuesta argentina.


“Las negociaciones continuarán, necesitamos una resolución ordenada, lo que necesitamos es un acuerdo sustentable”, dijo Guzmán al participar por teleconferencia de un encuentro virtual organizado por la Cámara de Comercio de los EEUU en la Argentina, junto al US Argentina Business Council.


Ante un auditorio conformado por representantes de empresas estadounidenses con intereses en el país, Guzmán reconoció que “se ve valor en las ofertas” presentadas recientemente por los acreedores, que permiten acercar las puntas de la negociación, por lo que consideró que “hay grandes chances de que la fecha límite sea extendida”.


El próximo 22 de mayo vence el nuevo plazo que fijo el gobierno para aceptar la oferta para canjear 67.000 de dólares en deuda emitida bajo ley extranjera. Tras haber alcanzado poca participación en el primer llamado, que caducó el 8 de mayo pasado, la Argentina extendió el plazo de la oferta y logró que los acreedores presenten tres contra ofertas, con el objetivo de que se acerquen un poco más a la propuesta oficial.


También el próximo 22 es la fecha límite para pagar vencimientos por 503 millones de dólares de bonos con legislación extranjera, que originalmente debían ser abonados el 22 de abril pasado, lo que puede determinar una situación de default para el país.


“La fecha del 22 de mayo es anecdótica; estamos en un proceso de negociación para alcanzar un acuerdo. Y nuestro acceso al financiamiento se perdió”, sostuvo Guzmán al ser consultado por el vencimiento en cuestión.


Sea cual sea el resultado del viernes, según la opinión de especialistas y de funcionarios relacionados con el tema deuda, el próximo viernes se produciría un default técnico, debido a la imposibilidad de la Argentina de procesar la operación en el cortísimo plazo.

“El acuerdo tiene que ser exitoso para darle a la argentina las condiciones para volverla de pie”, dijo Guzmán, quien recalcó que “la Argentina no puede tener condiciones diferentes que no conduzcan al crecimiento económico”.


La conferencia virtual fue moderada por Neil Herrington, vicepresidente senior de la US Chamber of Commerce, y contó con la presencia de Alejandro Díaz,CEO Amcham Argentina, entre otros.


En ese marco, Díaz expresó “un fuerte apoyo al proceso” de reestructuración de deuda de la Argentina, y dijo que espera que “una saludable y balanceada negociación consolide un desarrollo de largo plazo” en el país. (Fuentes: Télam, Ámbito, Propias)

Articulos relacionados