Absolvieron a un ex juez ad hoc por la filtración de escuchas del caso SurisPolítica 

Absolvieron a un ex juez ad hoc por la filtración de escuchas del caso Suris

Con una absolución y el envío de la causa al archivo culminó un juicio atípico en el que el acusado era un ex miembro del Poder Judicial de Bahía Blanca. A Álvaro Sebastián Coleffi (49) le imputaban el delito de violación de secretos por la entrega de audios de interceptaciones telefónicas de un caso mediático en 2014.

Atípica también fue la manera en la que finalizó el debate. Debido a la pandemia, las últimas dos audiencias tuvieron lugar a través del sistema de videoconferencia. En la definitoria, desde Buenos Aires participaron el juez y el fiscal, mientras que en Bahía Blanca, estaban el secretario, el acusado y su abogado defensor.

Los audios comenzaron a difundirse en febrero de 2014, un mes después de la detención de Juan Ignacio Suris, como líder de una banda de narcotraficantes, el ex amigo del financista Leonardo Fariña, procesado en la ruta del dinero K. Por entonces, Coleffi era secretario penal del Juzgado Federal 1 bahiense. Ese mismo año, reemplazó por un tiempo a Santiago Ulpiano Martínez, juez a cargo de la investigación contra el amigo de Leonardo Fariña y novio de Mónica Farro. 

“A lo largo del debate, no logró acreditarse un estado de sospecha suficiente que acredite la intervención de Álvaro Sebastián Coleffi en la filtración de las escuchas telefónicas” dice el acta final del juicio. Fue el argumento que dio, el jueves último, desde la sede del Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional 1 de Buenos Aires, el fiscal Gabriel González Da Silva.

Por el beneficio de la duda, decidió no acusarlo y solicitó la absolución, concedida luego por el juez Luis Salas. Para el fiscal, “ninguno de los testigos oídos en el debate pudo acreditar fehacientemente que haya sido Coleffi el autor de la filtración”. En las audiencias declararon, entre otros, el periodista que las difundió, algunos colegas suyos, técnicos de radio, policías y agentes de inteligencia.

“Pudieron ser varias las personas que filtraron los audios” señaló González Da Silva, en referencia a los tres eslabones de la cadena de manipulación. Además del juzgado, la integraban la Dirección de Observaciones Judiciales de la SIDE y la Delegación Departamental de Tráfico de Drogas Ilícitas de la policía de la provincia de Buenos Aires.

“Las desgrabaciones de las escuchas se hacían no solo en la sede policial, sino que los efectivos que participaban se llevaban a su casa las conversaciones” agregó el fiscal, en base a la declaración de agentes en el juicio. Dijeron que a veces pasaba una semana entre que los audios llegaban a la delegación y volvían al Juzgado.

González Da Silva remarcó que si bien el responsable de la custodia de las escuchas era Coleffi y que su manejo fue “deficiente”, no implica que haya sido él quién los filtró. Con la misma calificación analizó el proceso de instrucción de la causa abierta contra el ex juez ad hoc en agosto de 2014, por parte de su superior Martínez.

Para el fiscal, desde un principio, el expediente “se enderezó en investigar solo a Coleffi” sin descartar otras puntas, como la SIDE o la policía. Al comenzar el juicio, González Da Silva solicitó la realización de una investigación suplementaria, pero el juez Salas se la negó, al entender que el único objeto procesal era el propio Coleffi.

A fines de octubre de 2014, la fiscalía bahiense allanó las instalaciones de la radio La Brújula que desde febrero de ese año difundía escuchas relacionadas con droga y otros posibles delitos con los que se vinculaba a Suris. En el procedimiento se secuestraron pen drives y CD con grabaciones.

Uno de los dueños del medio allanado, el periodista Germán Federico Sasso, fue imputado de encubrimiento y luego sobreseído. En aquellos meses de 2014, mantuvo 146 llamadas telefónicas con Coleffi. Para Gonzalez Da Silva, se debieron a que Martínez lo había designado como “único interlocutor” con la prensa para difundir novedades de la causa contra Suris.

Luego de algunas de esas conversaciones entre Coleffi y el periodista, su radio difundía un nuevo audio del caso, según la instrucción. Un informe pericial de la Dirección General de Investigaciones y Apoyo Tecnológico a la Investigación Penal (DATIP) no pudo establecer una correlación clara entre ambos hechos. Tampoco que Coleffi haya adelantado decisiones de Martínez, como se le imputaba. 

En su declaración ante el juez, Coleffi había negado tanto la filtración de audios como el anticipo de resoluciones del juzgado. Dijo ser víctima de una causa armada en su contra para sacarlo del medio. Tras su separación del cargo, fue sumariado y más adelante nombrado por la entonces Procuradora Alejandra Gils Carbó en otro cargo judicial.

Clarín consultó a una fuente que participó de la instrucción inicial del caso y negó que la investigación solo se haya posado en Coleffi. “No se descartó de entrada a policías e Inteligencia, pero ante el cúmulo de pruebas acumuladas contra él, la imputación avanzó hacia su persona” dijo el funcionario.

También se refirió al contenido de las escuchas que se difundían por radio. “No era cualquier audio entre las varias horas de grabaciones que existían. Se pasaban fragmentos que sustentaban las medidas procesales, algo imposible de distinguir por cualquiera de los otros estamentos que participaban” agregó en relación a la policía y la SIDE.

Recordó además que la instrucción fue avalada en primer lugar por el juez ad hoc Martín Otaño quien procesó a Coleffi y luego por la Cámara Federal bahiense que lo ratificó. Finalmente, fue el ex fiscal Antonio Castaño quien lo elevó a juicio.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados