Alberto Fernández tuvo una nueva charla con Mauricio Macri por los refugiados en la embajada argentina en La PazPolítica 

Alberto Fernández tuvo una nueva charla con Mauricio Macri por los refugiados en la embajada argentina en La Paz

Alberto Fernández habló antes del mediodía de este lunes con Álvaro García Linera, el dirigente que secundó a Evo Morales durante su gobierno y que presentó ayer su dimisión junto al ahora ex presidente, tras el ultimátum de las Fuerzas Armadas bolivianas.

Tuvo, además, un nuevo contacto con Mauricio Macri, ahora por la situación de los bolivianos refugiados en la embajada argentina, la noche del domingo, según confiaron en el entorno del presidente electo

En la charla con Linera, Fernández repudió el golpe de Estado, transmitió su apoyo a Morales, y quiso saber sobre la situación de seguridad personal de ambos. No trascendieron precisiones pero el mensaje habría sido de relativa calma, a pesar del caos que se agudizó el domingo en Bolivia.

Mirá también

Con las horas, funcionarios de Evo y familiares de estos lograron asilo. Lo hicieron, por caso, Eva Luz Morales y Inty Cárdenas, hija e hijo de Evo Morales, que pidieron protección en la embajada de México en La Paz

Los familiares del ex mandatario, que renunció el domingo en medio de un motín policial y luego de que el jefe de las Fuerzas Armadas le pida que dimita, forman parte de un grupo nutrido que logró asilo del gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

El gobierno mexicano se convirtió en un actor clave. Tal como contó Clarín, López Obrador le ofreció a Morales que se asile en la embajada de México en Buenos Aires.

Otras personas, como la familia de García Linera, el habrían viajado a países vecinos. 

Aunque el mensaje de García Linera fue en algún punto tranquilizador sobre la situación personal de Morales y el grupo que lo acompaña, no hay certezas ante la crisis política y la acefalía institucional que se vive en Bolivia, donde se registraron de saqueos y ataques a dirigentes ligados a Morales.

El domingo, el ahora ex vice, habló con Cristina de Kirchner que estuvo en contacto con Fernández. La fórmula electa se mantiene on line y analizaron, en varias comunicaciones, la situación de Bolivia.

Como contó Clarín, el domingo Fernández se contactó con Mauricio Macri para saber qué postura tomaría el gobierno argentino. No existió, según confiaron del albertismo a este diario, ninguna intención de “emitir un comunicado conjunto”.

Como en otros temas, Fernández y Macri tienen posiciones antagónicas sobre la situación en Bolivia. Para Fernández hubo un “golpe de Estado”; el gobierno, seis horas después de la renuncia de Evo, evitó hablar de “golpe”, pidió “diálogo” y mencionó la dimisión del ex presidente “como si no hubiese existido una presión militar para que ocurra”, cuestionaron desde el albertismo.

Hubo una primera charla, donde no hubo coincidencias, en la que -según las fuentes del peronista “Frente de Todos”-, Macri contó que había funcionarios de Morales “resguardados” en la embajada argentina en La Paz y planteó que no sabía que hacer si existía un pedido de detención.

En la charla el presidente saliente le trasmitió al electo que el ministro de Gobierno de Evo, Carlos Romero, pedía asilo. Fue parte de un desencuentro porque Macri planteó que no sabía que haría si pedían la detención y Fernández le dijo que debía cobijarlo porque de eso se trataba el asilo.

Mas tarde, antes las versiones de que Macri había ordenado cerrar el acceso a la embajada y a los consulados argentinos en Bolivia, Fernández volvió a llamar al presidente para pedirle que modifique esa decisión.

“Vas a ser responsable de asesinatos”, le dijo Fernández según dijeron a Clarín fuentes albertistas que contaron, además, que luego Macri modificó la disposición para permitir asilos, todo esto según las fuentes del búnker peronista.

En el equipo de Fernández hay malestar por la actitud del gobierno argentino y la comparan con lo que han hecho otras administraciones del mundo y de la región.

El domingo por la noche, Alberto tuvo un contacto con Pedro Sánchez, presidente de España que ayer ganó la elección -aunque se le presenta una dificultad para formar gobierno- y este lunes emitió una enérgico rechazo al golpe en Bolivia.

Hay una dato no menor: el mensaje lo trasmitió Josep Borrel, canciller de Sánchez y futuro alto representante de la Unión Europea, funcionario que se cenó con Fernández cuando este viajó a Madrid y prometió ser un nexo entre Argentina, la UE y el gobierno de Donald Trump.

Mirá también

Esta tarde, Fernández junto a Marco Enrique Ominami participará de la presentación del libro “Política y Elecciones en América Latina. Una guía progresista para campañas electorales”, de Gisela Brito y Ava Gómez Daza, en el Centro Cultural de la Cooperación.

Según confiaron a Clarin desde el entorno de Fernández, el presidente electo no hará declaraciones sobre el tema Bolivia hasta tanto se despejen las dudas sobre la seguridad personal de Morales, García Linera y los funcionarios y familiares ligados a Morales.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados