Alberto Fernández volvió a hablar con Mauricio Macri mientras está en México en busca de inversionesPolítica 

Alberto Fernández volvió a hablar con Mauricio Macri mientras está en México en busca de inversiones

México. Enviado especial.

-¿A dónde vamos? – preguntó Alberto Fernández cuando caía la noche en Ciudad de México y todavía por las calles se veían marionetas gigantes, carrozas y cráneos de personas sacrificadas, exhibidas como ofrendas a las deidades por la celebración del Día de los Muertos.

-A la Casa Azul- le respondieron.

-¿Dónde?

-A la Casa de Frida Kahlo.

-Ah, está bueno- respondió.

La visita se convertiría en la primera actividad pública del presidente electo en tierra mexicana, en lo que representa a la vez su primera salida al exterior desde que ganó las elecciones.

Hasta que le propusieron ir a la casa de la célebre pintora, y durante varias horas, había permanecido recluido en su cuarto, preparando los temas que llevará a la reunión de este lunes con el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador. Lo mismo hizo con la agenda económica que le planteará a los 10 principales inversores mexicanos en Argentina, con los que cenará ese mismo día. El nombre más rutilante es el de Carlos Slim, el quinto hombre más rico del planeta.

Nadie quiere decirlo en la comitiva oficial, pero se cae de obvio: Fernández intentará ahuyentar los fantasmas que despierta la figura de Cristina Kirchner, la vicepresidenta electa y autora intelectual de su candidatura, con la que mantiene un diálogo cotidiano. 

En Buenos Aires, antes de salir, Fernández había hecho algo que también lo separa de Cristina: había vuelto a hablar con Mauricio Macri, según confirmó a Clarín una fuente inobjetable de la comitiva, para seguir negociando la transición. Eso fue posible, para ser justos, porque Macri decidió hacer lo que no habían hecho con él en 2015, cuando la ex presidenta ni siquiera aceptó entregarle los atributos presidenciales.

Mirá también

“Fue una buena charla, cordial, en la que continuaron poniéndose de acuerdo en algunos temas”, reveló la fuente albertista. Cerca del actual presidente confirmaron más tarde la conversación y contaron que Macri le hizo saber a su reemplazante que ni él ni nadie de su equipo habían tenido algo que ver con los rumores sobre su salud, un gesto que Fernández agradeció. En Twitter había cruzado fuerte a Marcos Peña.

El próximo jefe de Estado también recibió el llamado de Jorge Macri, el intendente de Vicente López: el primo del presidente le pidió una reunión.

¿Fotos de la Argentina que viene? Por ahora es una expresión de deseos de un sector de la sociedad. Otros creen que no habrá reconciliación y que la grieta seguirá dominando la vida de los argentinos. La voluntad nace de la fragilidad económica que atraviesa el país. El futuro primer mandatario habla con varios referentes macristas. Hace unos días charló con Horacio Rodriguez Larreta y con otro intendente de Juntos por el Cambio, Diego Valenzuela, de Tres de Febrero. 

Mirá también

¿Por qué Mexico para el debut en el exterior? Se parece mucho a una toma de posición. En este país nació el Grupo Puebla, que busca ser un refugio de cerca de 30 países que dicen tener una mirada progresista de la región y que apuntan a concentrar un espacio de reflexión y de alianza en América Latina. Pero no es López Obrador el más entusiasta, pese a lo que podría suponerse. Eso, a la vez, entusiasma a Fernández y a su posible canciller, Felipe Solá, que lo acompaña en el viaje.

Existen, claro, otros motivos para pensar por qué se eligió México. La región es un torbellino. Ejemplos sobran. La problemática relación del argentino con Jair Bolsonaro, por caso, o el incierto futuro de Bolivia con Evo Morales o, sin ir más lejos, la incógnita que devuelve el panorama electoral en Uruguay. Tampoco podría haber ido a Chile, por motivos obvios, o a Ecuador.

Ironías inesperadas o no tanto, depende cómo se mire: el que se mostró dispuesto a conocer a Fernández fue Donald Trump, según se desprende de la charla telefónica que compartieron horas atrás y de la que se siguió hablando durante buena parte del vuelo. Trump se mostró abierto, pero también busca condicionar a la Argentina.

En el pago de sus compromisos con el Fondo Monetario Internacional y en el plano internacional, donde Venezuela sigue siendo un tema demasiado sensible. Estados Unidos podría representar la segunda salida al exterior de Fernández. No irá a Washington, aunque a su lado ya dan por hecho que visitarán Houston antes de la asunción del 10 de diciembre.

Desde luego, en México Fernández persigue motivos comerciales. Por primera vez en décadas, la economía mexicana se convirtió en la segunda más grande de América Latina, más allá de que es una de las más desiguales. Los problemas se palpan en forma cotidiana. Casi el 45 por ciento de la población se encuentra debajo de la línea de pobreza.

En el tercer trimestre del año la caída del Producto Interno Bruto (PIB) fue de 0,4%, la mayor desde 2009. Los expertos hablan aquí de crecimiento cero para este año. La tasa de empleo solo crecería en 350 mil puestos, que equivaldrían a la mitad de los registrados el año anterior.

López Obrador, con quien Fernández se encontrará el lunes a solas y con el que luego mantendrá un almuerzo en la Casa de Gobierno, asumió su mandato el 1 de diciembre de 2018 con el 53 por ciento de los votos.

Lo hizo con la premisa de terminar con la corrupción, de hacer cambios estructurales profundos y de gobernar para los sectores más desprotegidos. Sus opositores lo califican de populista.

Articulos relacionados