De a poco se arma la giraDeportes 

De a poco se arma la gira

No será un año más para el ATP de Buenos Aires el que se viene. Porque la principal cita argentina cumplirá 20 años y entonces sus responsables trabajan a tiempo completo para ajustar los detalles de algo más que un torneo de tenis. En las últimas horas el director Martín Jaite y compañía recibieron una muy buena noticia: Dominic Thiem, quinto en el ranking y el jugador más ganador de la temporada con cinco títulos, confirmó que del 10 al 16 de febrero estará en el Buenos Aires por cuarta vez en su carrera para intentar ganar por tercera ocasión tras sus conquistas de 2016 y 2018. No será poca cosa su presencia aunque la idea es sumar más figuras de prestigio al cuadro.

Thiem ya había avisado que jugará el ATP500 de Río de Janeiro, la cita más importante de la gira sudamericana de polvo de ladrillo que se disputará del 17 al 23 y ahora la idea es que a Buenos Aires le sume Córdoba en su periplo argentino, del 3 al 9. Los cordobeses tienen un as en la manga:Mariano Ink, el director del torneo, es el manager de Diego Schwartzman, uno de los mejores amigos de Thiem. Además el austríaco se tuvo que bajar a último momento de la primera edición del torneo jugada este año luego de lesionarse en su partido de la segunda ronda de Australia. Hay una deuda interna de su parte.

Mientras, en Santiago hay preocupación. Los chilenos recuperaron su ATP (del 24 de febrero al 1°de marzo) en lugar de San Pablo y hay un entusiasmo lógico del otro lado de la cordillera por el presente de Cristian Garín, por el gran potencial de Nicolás Jarry y porque Nicolás Massú, el entrenador de Thiem, también podría abrir la puerta del top ten. Pero más allá de que Cecilia Pérez, la ministra de Deporte, no confirmó los avales del Estado (500 mil dólares que había comprometido su antecesora), los organizadores miran con atención las protestas sociales en Chile que no cesan. Y aunque son optimistas porque todavía falta mucho para febrero, saben que no todo depende de lo que pueda ocurrir puertas adentro del estadio Nacional.

Articulos relacionados