María Eugenia Vidal se muda y las pizzas de Néstor KirchnerPolítica 

María Eugenia Vidal se muda y las pizzas de Néstor Kirchner

Fletes La Leona

En las oficinas de María Eugenia Vidal se habla del 28 de octubre, no solo en términos electorales sino también personales. Es que de repetirse los resultados del 11 de agosto, Axel Kicillof se convertirá en el nuevo gobernador de la provincia de Buenos Aires y Mariú y sus huestes volverán al consabido “llano”. Por eso, mientras varios pergeñan un destino (político y laboral). Vidal ya tomó una decisión inmobiliaria: dejará la casa en la base aérea naval de Morón -donde vivió en los últimos tres años y pico- y se irá el 10 de diciembre a vivir por unos meses a la casa de sus padres, junto con sus tres hijos. Esto será así, hasta que se compre un departamento en la Ciudad de Buenos Aires, con la mitad de la casa de Castelar que vendió tras su divorcio, más un crédito privado a pagar en cuotas que piensa pedir. Un UVA mejor no, eh…

La casa de Castelar Norte de María Eugenia Vidal. Archivo Clarín

Mirá también

Post macrismo

Camino a las elecciones

Lo que tenés que saber hoy del oficialismo y la oposición.

De lunes a viernes

Recibir newsletter

Más allá de la mudanza, la gobernadora seguirá trabajando políticamente en la Provincia, más allá de que ella y varios de sus colaboradores estarán cerca de la gestión porteña de Horacio Rodríguez Larreta, en caso de renovar mandato en la CABA. Por eso, el nombre de Gustavo Ferrari suena para ocupar un lugar ministerial, vinculado a los temas de Justicia y Seguridad. Ferrari supo ser Asesor General de Gobierno bonaerense y fue uno de los principales funcionarios vidalistas, desde el Ministerio de Justicia provincial: este prestigioso abogado ahora suena como uno de los “legados” de Vidal para con su amigo y mentor político Horacio. Arde la Ciudad…

Gustavo Ferrari con María Eugenia Vidal. Foto Mauricio Nievas

Sale con fainá

Mientras tanto, en el búnker albertista, las preocupaciones no pasan por los números (manejan encuestas muy optimistas) y se enfocan en asuntos más mundanos: “No vinieron más las pizzas”, se lamentaba esta semana un colaborador diario del candidato Alberto Fernández, en las puertas de “México”, sede del campamento ubicado en el barrio de San Telmo. ¿De qué hablaba? Resulta que tras las PASO (donde la fórmula Fernández-Fernández logró un 47,78% de los votos y la de Macri-Pichetto, un 31,79%), en el búnker peronista comenzaron a llegar unas pizzas de regalo, todos los días. ¿Quién las mandaba? el misterioso envío es de un lugar llamado “Lo de Néstor”, una cooperativa cercana al lugar, sobre la calle Bolívar, en obvia referencia gastronómica a Néstor Kirchner. Los envíos frenaron por estos días pero los y las agotadas albertistas confían en que vuelvan las “redondas”, cerca del 28O. Pizza conmigo…

Alberto Fernández llegando a sus oficinas calle México al 300 – Foto Guillermo Rodriguez Adami

Mirá también

Cositas sueltas

Para cerrar, haremos un recorrido por varios asuntos que se hablan por los pasillos del poder o de las distintas fuerzas opositoras en carrera para la elección general. Varios se mostraron sorprendidos, esta semana, en las filas de Roberto Lavagna por lo “suelta de cuerpo” que Hilda González de Duhalde cuenta que su esposo Eduardo habla dos veces por semana con Alberto Fernández. El dato que comentó”Chiche” no sería sorpresa alguna, pues la relación entre el ex Presidente y el ex jefe de Gabinete data de muchos años, sino porque la dama lo hacía en las reuniones lavagnistas, fuerza por la que la dama es candidata a senadora por la 3ra sección electoral bonaerense. Es que muchos son los que hablan con Alberto F. o los que le llevan nombres para su eventual gobierno: un asiduo concurrente a las oficinas albertistas es Eduardo Valdés, peronista porteño como Alberto, quien hace pocos días, le llevó un importante nombre para un ministerio. Por la cara con la que salió el candidato a diputado nacional del búnker, la empresa no le salió del todo bien.

Juliana Awada, de campaña, en Mendoza. Foto AFP

Por último, en la Casa Rosada se habló mucho (en voz baja) sobre el viaje de Juliana Awada a Madrid, que fue tapa hasta de revistas del corazón (raro en medio de la campaña, ¿no?). Pero no solo se habló de su paso por eventos solidarios sino también, de que asistió a un concierto musical (con Lali y Tini) sino de que habría estado haciendo averiguaciones inmobiliarias, con vistas al futuro familiar. Pongamos que hablo de Madrid…

Mirá también

Articulos relacionados