El fiscal pidió 5 años de prisión para el cuñado de Julio De Vido en el juicio por la Mafia de los ContenedoresPolítica 

El fiscal pidió 5 años de prisión para el cuñado de Julio De Vido en el juicio por la Mafia de los Contenedores

El fiscal Marcelo Agüero pidió una condena de 5 años de prisión para el ex cuñado de Julio De Vido, Claudio “Mono” Minnicelli por tentativa de contrabando y asociación ilícita, en el juicio oral por la causa conocida como la Mafia de los Contenedores. Por esos supuestos delitos el fiscal también solicitó 6 años de prisión para el ex jefe de la Aduana de Buenos Aires Edgardo Paolucci, quien se desempeñó en ese cargo durante el gobierno kirchnerista.

Además, el representante de la Aduana solicitó para Oldemar “Cuqui” Laborda Ibarra 7 años  y para Federico Tiscornia, 4 años y 6 meses, así como 4 años para Néstor Frega. El fiscal pidió una baja condena para Tiscornia y Frega porque se acogieron al régimen del arrepentido y reconocieron que existió una organización detrás de este caso. Los pedidos los formuló el jueves pasado pero recién se conocieron hoy en fuentes judiciales consultadas por Clarín.

Camino a las elecciones

Lo que tenés que saber hoy del oficialismo y la oposición.

De lunes a viernes

Recibir newsletter

En su requerimiento ante el tribunal oral, Agüero también pidió 4 años y 3 meses para el coreano Sun Ju Hwang conocido como “Mr. Korea”, pero solo por el delito de asociación ilícita.

Por último, el fiscal Agüero pidió extracción de testimonios respecto de algunos testigos para que el tribunal oral investigue su eventual participación en los hechos y que también se investigue la tentativa de sacar un séptimo contenedor.

Las penas pedidas por el fiscal fueron un poco menores a las solicitadas por el abogado de la Aduana, Jorge De la Merced, quien encuadró a los casos directamente como contrabando.

Minnicelli había comenzadoa ser juzgado en marzo pasadocomo supuesto miembro de una asociación ilícita que falseaba documentación para ingresar mercadería al paísen una esta causa por la que se ordenó su detención y embargado por 22 millones de pesos.

Minnicelli está acusado junto a otros once acusados ante el Tribunal Oral en lo Penal Económico 2, que había abierto la audiencia con la lectura de las acusaciones de la fiscalía y de la Aduana, querellante en la causa.

Los acusados están procesados por “asociación ilícita” y “tentativa de contrabando” en un expediente que investigó el juez en lo penal económico Marcelo Aguinsky.

Minnicelli es hermano de Alessandra Minnicelli, la esposa del también detenido en otra investigación penal, Julio De Vido.

El acusado quedó detenido el 6 de agosto de 2017 luego de estar prófugo nueve meses hasta que fue apresado en una vivienda en la localidad bonaerense de Chapadmalal, donde se escondía con una falsa identidad.

Junto a Minnicelli están siendojuzgados el empresario Oldemar Barreiro Laborda, Edgardo Paolucci, Federico Tiscornia Salort y Osvaldo Giacumbo, de un total de 12 acusados.

Según la acusación, la organización intentó “merced a su organización y distribución de funciones, y con la connivencia de funcionarios de la Dirección General de Aduanas, ingresar a la República Argentina la mercadería almacenada” en seis contenedores por un valor de 60 millones de pesos mediante la presentación de falsas declaraciones juradas para eludir los controles.

El 10 de agosto de 2016 lograron trasladar los contenedores desde la Terminal Portuaria 5 hasta un depósito fiscal en la localidad bonaerense de Lanús, donde finalmente fueron interceptados por la Justicia.

Los jueces Claudio Gutiérrez de la Cárcova, César Lemos y Luis Losada tienen a su cargo el juicio que debería terminar este mes.

En el 2016, el juez Marcelo Aguinsky al procesar a algunos de estos imputados analizó el contenido de varias conversaciones usadas como prueba. “Más allá de que pudiera tratarse o no de una negociación por el pago de un servicio originado en los gastos de almacenaje, una dádiva, o algo de ambos, lo cierto es que el contenido de dicha conversación, y puntualmente el trato mantenido por Barreiro Laborda con los distintos actores del entramado muestra, en lo que concierne a los funcionarios aduaneros que éstos enfrentaban con pasivo acatamiento las interpelaciones de Barreiro Laborda, mostrando una dócil e inadmisible obediencia a sus reclamos y convirtiéndose en gestores de sus intereses”, subrayó el magistrado.

“La maniobra que pretendió llevarse adelante no fue más que una siniestra ‘iniciativa privada’ apalancada en la corrupta debilidad de quienes debían custodiar el interés y los recursos públicos”, dijo finalmente Aguinsky.

Articulos relacionados