Luis Rivera López: “El teatro es una forma de ver la realidad con esperanza”Espectáculos 

Luis Rivera López: “El teatro es una forma de ver la realidad con esperanza”

Luis Rivera López es el único oficiante de “Segismundo”, una particular adaptación de “La vida es sueño”, de Pedro Calderón de la Barca, que con dirección de Gustavo Manzanal puede apreciarse en El Extranjero, Valentín Gómez 3378, barrio de San Nicolás, los domingos a las 20.30.

“Hace 10 años hicimos una puesta de ‘La vida es sueño’ para representar en escuelas secundarias, que debía ser unipersonal por las necesidades de producción. Yo actué y dirigió Gustavo Manzanal -expresó Rivera López en diálogo con Télam-. El año pasado pensamos en avanzar sobre ese material quitando los aspectos pedagógicos y metiéndonos más profundamente en la historia. Ahí nació ‘Segismundo’.”

Télam: -¿Cómo fue la separación del personaje a partir de la obra original?

Luis Rivera López: -El trabajo de adaptación fue largo y apasionante; “limpiar” la médula de la historia de Segismundo de otros personajes igualmente importantes requirió de paciencia y prolijidad. Respetando una versificación llena de retruécanos y largas metáforas, pero, a la vez, con la conciencia de que el espectador recibe el texto una sola vez, y es entonces que debe ser comprendido.

T: -Que el Rey sea un muñeco de baja estatura (respecto del actor) ¿tiene algún significado político?

LRL: -Es muy interesante esa visión de la estatura del Rey. Cuando se echa a andar una metáfora, nunca se sabe cuál puede ser su significado último; la altura de ese títere responde en primera instancia a necesidades técnicas de manipulación. Pero con el correr de los ensayos fuimos determinando otros significados y quizá más profundos de las características de cada objeto.

T: -¿Cómo llega “La vida es sueño” a la actualidad argentina? ¿El teatro es otra forma de la realidad?

LRL: -El teatro siempre es una forma de ver la realidad con esperanza. Una definición posible del evento teatral es: “un grupo de personas que se juntan para creerle a otro grupo de personas que, todos juntos, pueden modificar la realidad”. Y siempre el impulso ante la injusticia y el dilema ético entre ser justo con el injusto o devolver con la misma moneda son reflexiones que hacen al espectáculo y que están siempre presentes entre quienes vemos la política como un ejercicio cotidiano.

T: -¿Cuánto queda de Libertablas en “Segismundo”?

LRL: -“Segismundo” es Libertablas; contiene en sí mismo las inquietudes e investigaciones que el grupo transita desde su creación. Aunque los destinatarios no sean -como en otros casos- los niños, no quiere decir que los contenidos cambien. Incluso las herramientas expresivas son típicamente “libertablescas”. La posibilidad de construir un mundo teatral poético, un verdadero sueño, que domine la realidad, utilizando para ello todos los recursos expresivos del actor -más títeres, música, máscaras- es el trabajo del grupo desde su formación hace más de 40 años. “Segismundo” es un paso más en el desarrollo de una carrera que Libertablas ha construido con perseverancia y potencia y que se proyecta también hacia el futuro.


Articulos relacionados