El Gobierno posterga la ley de refinanciación de la deuda para buscar un acuerdo con el peronismoPolítica 

El Gobierno posterga la ley de refinanciación de la deuda para buscar un acuerdo con el peronismo

Con el objetivo de buscar consenso en la oposición, y a sabiendas de que la oposición amenazaba con obstaculizar su tratamiento, el Gobierno decidió postergar “hasta la próxima semana” el envío al Congreso del proyecto de ley para refinanciar la deuda emitida bajo jurisdicción local

La decisión se tomó al cabo de una reunión en Casa Rosada entre funcionarios del Gobierno y espadas parlamentarias de Cambiemos. “Vamos a seguir dialogando con la oposición y recién la próxima semana enviaremos el proyecto”, argumentaron desde el Ejecutivo al confirmar que, una vez más, se postergaba la presentación de la iniciativa.

Camino a las elecciones

Lo que tenés que saber hoy del oficialismo y la oposición.

De lunes a viernes

Recibir newsletter

De esta manera, además, quedó suspendida la visita del ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, quien tenía previsto exponer el miércoles ante la Comisión Bicameral de Seguimiento y Control de Deuda Externa, que es presidida por un opositor, el peronista José Mayans (PJ-Formosa).

Estos cambios fueron confirmados públicamente por el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, quien vía Twitter explicó que “el Gobierno decidió buscar consensos políticos antes de enviar el proyecto de deuda al Senado, por lo que se suspenderá la presencia del ministro para generar el diálogo correspondiente”.

Fue tras el encuentro que, junto al titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó; y el senador Miguel Pichetto, compañero de fórmula de Mauricio Macri; mantuvo en Casa Rosada con los ministros Lacunza, Rogelio Frigerio (Interior) y el secretario Sebastián García de Luca.

Este cónclave fue posterior a la reunión de Gabinete, donde no se debatió sobre el tema. “Las malas noticias llegaron después”, justificaron en Balcarce 50. Sucede que las espadas legislativas advirtieron, a partir de las críticas que anticiparon distintos dirigentes en los primeros sondeos, que el proyecto estaba destinado a fracasar si lo enviaban sin que los referentes de los bloques opositores pudieran hacer sugerencias. “Si lo mandábamos así, no pasaba”, se sinceró una alta fuente parlamentaria.

Con todo, se trata de una nueva postergación. Inicialmente, cuando el Gobierno anunció su decisión de reprogramar la deuda, fuentes oficiales sostenían que el proyecto iba a estar el jueves “o a más tardar el viernes”. Luego, se dijo que llegaría al Congreso este lunes. Pero, en medio de la tensión por las nuevas medidas, el oficialismo decidió dedicarse esta semana para trabajar en un texto que contenga aportes de todos los sectores y, en consecuencia, no sea objetado.

“Hemos decidido postergar el envío del proyecto de ley para seguir conversando. Estamos trabajando con un plano de prudencia y de responsabilidad institucional”, apuntó Pichetto al retirarse de Casa Rosada pasadas las 18, luego de otra reunión, en este caso de la Mesa Acción Política, que encabezó el Presidente.  

En tiempos de crisis, con el jefe de Gabinete, Marcos Peña, sin demasiado margen para negociar; otra vez será Frigerio el que pondrá la cara por el Gobierno: encabezará las negociaciones con los gobernadores que tienen representación en el Congreso; y articulará el trabajo parlamentario con su amigo Monzó y el propio Pichetto.

En Casa Rosada admiten que la tensión que se generó -y aún está latente- con los gobernadores tras la quita del IVA a los productos de la canasta básica que impactó en las arcas provinciales, hace inviable juntarlos en una cumbre. Pero, en contrapartida, planifican un diálogo directo y subterráneo con cada gobernador y con los senadores y diputados. 

Lacunza, por su parte, continuará su trabajo quirúrgico con los economistas de la oposición. En el Gobierno cuentan que ya habló con Emanuel Alvarez Agis. Guillermo Nielsen, Martín Redrado y Marco Lavagna.

En la búsqueda de consenso, el ministro también se apoyará en el diputado Martín Lousteau, quien la semana pasada se puso a disposición para interceder ante diputados de la oposición y otros economistas.

Por lo pronto, para evitar cualquier filtración de los puntos sobre los que está trabajando, como ocurrió cuando fue a reunirse con Macri a Los Abrojos, Lacunza tomó precauciones: “No sacar fotos a papeles privados”, fue el mensaje que se pudo ver en la carpeta que llevaba en mano cuando salía de la Casa Rosada. 

Articulos relacionados