Alberto Fernández en España: online por el dólar desde una embajada “amiga”Política 

Alberto Fernández en España: online por el dólar desde una embajada “amiga”

“Gane la elección, así volvemos el 10 de diciembre”. A la frase, una declaración política, siguió un pedido de selfie en la larga galería de Barajas, el aeropuerto de Madrid, al que llegó Alberto Fernández el lunes a las 17.27, hora de España.

El vuelo 1132 de Aerolíneas, que partió a la medianoche de Ezeiza, abarcó parte del horario bancario, con la incertidumbre en torno al dólar luego del “cepo” que impuso el domingo el gobierno de Mauricio Macri.

Camino a las elecciones

Lo que tenés que saber hoy del oficialismo y la oposición.

De lunes a viernes

Recibir newsletter

En Madrid, el candidato repasó on line los reportes económicos del día: la baja del dólar y el repunte de la Bolsa porteña. Se instaló, luego, en la residencia del embajador de Uruguay en Madrid, la sede que ocupa Francisco Bustillo.

Alberto Fernández en España: selfies en el aeropuerto y saludos de argentinos.

Su alojamiento en la capital española, según dijeron a Clarín desde su entorno, será en esa casona del barrio de Argüelles desde donde siguió las novedades de la jornada económica en Buenos Aires. Celebró que fue un día sin estridencias.

Fue una invitación del diplomático uruguayo a quien conoció y de quien se hizo amigo cuando era embajador de Uruguay en Buenos Aires.

Bustillo, diplomático de carrera, fue “delegado” de Tabaré Vázquez y atravesó el áspero conflicto por las pasteras del río Uruguay, hasta que lo reemplazó Guillermo Pomi, cuando asumió la presidente José “Pepe” Mujica. Estuvo entre 2005 y 2010.

Mirá también

Con Bustillo como anfitrión, la gira de Fernández en España y Portugal suma otra dosis de regionalismo sudamericano: uno de los que lo acompaña en la comitiva es Marco Enríquez Ominami, ex candidato presidencial chileno.

Allá por el 2008, Ominami dejó el socialismo y armó un partido propio que luego llamó Partido Progresista que, para los fans de los azares, compitió en las elecciones chilenas con la marca PRO.

Hay, en la presencia del chileno, un rasgo extraño. Aunque se trata de una gira personal, sin protocolo, que en la comitiva incluya a un político opositor al actual gobierno de Chile podría, dicen en el mundo diplomático, generar “quejas” de La Moneda, donde manda Sebastián Piñera 

Fernández se instaló el lunes, junto a su pareja Fabiola Yañez, en la residencia del embajador uruguayo y Ominami, junto a Miguel Cuberos, lo recibieron en Bajaras y lo acompañarán en las actividades de la semana.

Felipe Solá, de quien Fernández suele decir que “piensan” parecido y al que se otorga un rol de peso en un eventual gabinete albertista, completa la comitiva que se moverá con el candidato presidencial por España y Portugal.

En julio, Solá fue junto a Jorge Taiana y Carlos Tomada a la cumbre de Puebla del foro Progresivamente, un núcleo de partidos progresistas y de centro izquierda de América Latina. Uno de los promotores fue Ominami.

El martes, antes del mediodía español, Fernández dictará su clase en un Master de Gestión Pública de la Universidad Camilo José Cela.

Por la noche, cenará con Rebeca Grynspan, titular de la Secretaria General Iberoamericana, entidad que nuclea a 22 países de América y Europa, y organiza las cumbres iberoamericanas.  

El miércoles, como contó Clarín, se reunirá -en una reunión privada, es decir sin protocolo diplomático- con Pedro Sánchez, el presidente del Gobierno español y, aparte, tendrá un encuentro con José Luis Rodríguez Zapatero, ex mandatario del PSOE, de quien el peronista se declara amigo.

Mirá también

El viernes, en Lisboa, será la otra escala de musculatura política: Fernández se reunirá António Costa, un socialista portugués que armó gobierno en alianza con la izquierda convencional y desplegó una receta anti ajustes -casi anti FMI- que le dio, hasta acá, buenos resultados.

Tiene, además, una cita programada con el canciller español Josep Borrell, que en noviembre se convertirá en el Alto Comisionado para las Relaciones Exteriores de la Unión Europea. Un cargo con fama de ser difícil y agotador.

Articulos relacionados