Desde la clandestinidad, un puntero K acusa a Florecia Saintout de un complotPolítica 

Desde la clandestinidad, un puntero K acusa a Florecia Saintout de un complot

Un puntero político del Barrio Aeropuerto, prófugo por un caso de violencia de género, denunció que desde su propia agrupación partidaria, que responde a la presidenta del bloque de Unidad Ciudadana en Diputados, Florencia Saintout, lo persiguen por reclamar una deuda propia de la militancia.

El entramado expone una parte conocida, transversal a la política. Punteros, barras, dirigentes, plata, drogas y armas. Todo en un revulsivo que, a veces, dispara situaciones inmanejables para quienes creen tener control sobre ellas. La saga comenzó hace una semana.

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

A partir de la denuncia de una joven, la Policía allanó el Ateneo “Néstor Kirchner” que funciona como Unidad Básica en 5 y 614, en la periferia de la capital provincial. Según la causa caratulada como “amenazas y lesiones” (N° 18809-19), la chica de 22 años, cuyas iniciales son MAC, habría sido agredida por Cristian Soria, responsable de la UB. El imputado la amenazó con matarla a tiros, de acuerdo con el testimonio.

En ese operativo de la DDI platense no encontraron a Soria. Pero estaba uno de sus colaboradores, Brian Barrios (23), quien terminó preso porque en el lugar secuestraron 20 ramas de cannabis sativa en pleno secado, 4 frascos cogollo de 650 gramos, un ladrillo de marihuana de 1 kilo y dos plantas en cultivo de 1,7 metros de altura. Además, cinco armas (dos calibre 38, dos 32 y una 22) y 31 municiones varias.

El caso judicial no se agotaría con esa única comprobación. En un video casero que se conoció después del allanamiento, Soria admite que las plantas de marihuana eran suyas. “Tengo una, lo reconozco. Tengo problema de adicción”, aceptó la tenencia. También reconoció un revolver calibre 22, utilizado –siempre por sus dichos- utilizado de defensa personal. Para aquellos desavisados en estas cuestiones, la cuadrilla contratada para pintadas políticas suelen tener respaldo más consistentes que las brochas. Soria hacía esas y otras tareas militantes. Fue el encargado de “abrir” el barrio a Saintout. En determinado momento, sostiene en el video, reclamó “una plata” y por desavenencias no aclaradas infiere que le “plantaron” el caso.

Mirá también

¿La denuncia de violencia incluida en esa presunción?. No lo aclara, pero la sospecha está incorporada a la trama. La causa tramita en la UFI 13, a cargo de Mariana Rufino.

Por ahora, desde la clandestinidad, Soria intenta salvar la responsabilidad de su colaborador Barrios. Menciona que estaba en el lugar para facilitar el ingreso de los Policías y que fue “empujado” al interior del Ateneo para involucrarlo. “Las armas no son mías”, es el argumento. “La marihuana que pusieron ni estaba preparada (para su distribución y consumo)”, explica de pie frente a la cámara de un celular, en apariencia.

Allí, sin fondo reconocible, se comporta temeroso de represalia. “Tengo un hijo de dos años y no quiero que le pase nada a mi familia”, continúa el relato. Por eso remite a la grabación como “garantía” de su seguridad.

Nada dice de la presunta agresión a su pareja, MAC. En cambio, adjudica la frustración de un nuevo conchabo laboral a sus supuestos perseguidores. Soria asegura que el día posterior al allanamiento debía presentarse para un trabajo en el Puerto La Plata, de Ensenada.

Hizo algo más. Proveyó de nombres al presunto complot en su contra. Menciona a Saintout en la pirámide acusatoria e incluye al vicepresidente del PJ y referente de “La Cámpora”, Ariel Archango; a Sergio “Tano” Mannarino y Sebastián Sozi (“Tatán”).

Soria advierte que puede aportar al expediente con más relatos de esa membresía partidaria platense. En un audio explica que desde la conducción de su ¿ex? agrupación kirchnerista ordenaron borrar todos los facebooks donde aparece en compañía de Saintout. Previene que conserva imágenes. Un juego de metamensajes, sin final a la vista.

La ex decana de Periodismo y actual legisladora no se pronunció aún. El último acto fue la asistencia a la Feria del Libro en la Rural, donde Cristina Kirchner presentó su obra literaria “Sinceramente”. En sus cercanías atribuyen esta acusación proveniente del Barrio Aeropuerto “a los profesionales del descrédito”. “No les va nada bien”, infieren. La atacaron cuando era académica, después cuando concejal, ahora diputada y nada impide que, a pesar de todos los ataques, llegue a la Intendencia”.

PDL

Articulos relacionados