Paritarias cortasSociedad 

Paritarias cortas



EL GOBIERNO NACIONAL BUSCA DESALENTAR LAS CLÁUSULAS GATILLO, LOS GREMIOS CIERRAN ACUERDOS CON AJUSTES TRIMESTRALES Y LAS ESTIMACIONES DE INFLACIÓN ANUAL SUPERAN EL 40 POR CIENTO

El impacto de la inflación se hace cada vez más visible, los precios aumentan mes a mes, bajan las ventas mayoristas y minoristas, y el poder adquisitivo del salario cae estrepitosamente. Los salarios perdieron 12,12% el año pasado, y no hay expectativa de recuperarlo en 2019. Finalizado el primer trimestre del año, comenzaron las negociaciones paritarias en diversos sectores, y todo apunta a establecer revisiones por tramos más cortos.


En tanto el Gobierno busca frenar un eventual desbande en las paritarias, provocado por las propias dificultades que enfrenta para controlar la inflación, pero los resultados de las negociaciones de las últimas semanas, ratifican el esquema de cláusula gatillo, ya no a seis sino a tres meses.


La carrera contra la inflación está ligada a los precios, el nivel de actividad, las paritarias y la incertidumbre electoral, y en ese contexto, las expectativas no son halagüeñas, ya que la mayoría de las consultoras privadas esperan hasta 45% de inflación minorista para 2019, una proyección revisada al alza tras los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) y la aceleración en el precio de los alimentos y bebidas, principalmente.

Salarios

El Índice de Salarios aumentó durante febrero 2,7% y acumuló un alza de 34,6% en el último año. En ese mismo lapso, la inflación acumuló una suba de 51,3%. De esa forma, la brecha entre la evolución de los ingresos y la suba de precios superó los 16 puntos porcentuales, lo que significa una caída del poder de compra del 12%.


La suba de 2,7% en las remuneraciones promedio durante febrero fue producto de un alza de 2,6%, tanto en los ingresos del sector público como en los de empleados no registrados, y de 2,7% para los trabajadores en blanco del sector privado.


En ese contexto se advierte que será muy difícil empardar los salarios con la inflación.


No solo aumentan alimentos, servicios e impuestos, existen otros indicadores que impactan fuertemente en algunos salarios, es el caso de las jubilaciones que, en los últimos cuatro años aumentaron 172% mientras que los medicamentos registraron incrementos superiores al 266% en el mismo período.

Los acuerdos

En los últimos días se conoció el resultado de la negociación paritaria de la Unión Obrera de la Construcción (Uocra), que firmó con la Cámara Argentina de la Construcción un aumento que implica un 10% para compensar lo perdido en 2018 y desde abril de 2019 hasta abril de 2020 los sueldos tendrán aumentos trimestrales acompañando los índices de inflación. El primero de esos aumentos será del 5%. Se trata del primer acuerdo trimestral que contó con el visto bueno del ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, flexibilizando así su intención de sellar únicamente tratos anuales.


En similares términos cerró acuerdo la Asociación Bancaria, el gremio que reúne a los empleados del sector, que obtuvo un aumento salarial de 19,5% a cuenta de las negociaciones paritarias en curso, más el pago de una compensación de $12.500 que será percibida en dos cuotas.


Los bancos públicos y privados (Abappra), las entidades de capital nacional (Adeba), las de origen extranjero (ABA) y la banca especializada (ABE) rubricaron el entendimiento para otorgar sobre los salarios de diciembre un aumento en mayo de un 10% retroactivo al 1 de enero y otro, también en mayo, de 9,5% retroactivo al 1 de abril.


La Bancaria fue uno de los dos gremios que logró superar la inflación el año pasado. Lo hizo a través de un aumento inicial del 28%, seguido de actualizaciones hasta empatar la inflación oficial y una compensación del 4,4% por lo perdido en 2017. Además obtuvo un bono compensatorio de $8.500 en tres cuotas y una suma promedio de $30.000 por el Día del Bancario, junto con el premio por las ganancias en los bancos. Así, en total, la suba superó el 50%, según los cálculos del sindicato.


Petroleros logró cerrar un acuerdo paritario del 28% para 2019, con dos cláusulas de revisión. El aumento se abonará en tres cuotas: un 10% a partir del 1 de junio, otro 9% en noviembre y 9% más en febrero del 2020. En tanto, las dos cláusulas de revisión serán una en septiembre y la otra en marzo del año que viene.


Además, se cerró el pago de un 14,7% a partir del 1° de marzo, que se va a cobrar con los haberes de mayo, retroactivo tanto marzo como abril, por la cláusula de revisión correspondiente al acuerdo 2018.

Negociaciones

Por estas horas continúan las negociaciones en otros sectores, por caso los trabajadores mercantiles que van por el mismo esquema de revisión, pero más corto aún. El líder del Sindicato de Empleados de Comercio, Armando Cavalieri, insiste en aplicar un esquema de aumentos mensuales actualizados por el costo de vida. Las remarcaciones registradas en los supermercados previas al lanzamiento de Precios Esenciales, el “pacto de caballeros” para congelar los precios por seis meses que arrancó con faltantes y un tope de compra, es uno de los argumentos que esgrime el dirigente mercantil.


El sindicalista exige además una suma compensatoria del 5% por la pérdida del 2018, pero cree que las cadenas de retail son el principal obstáculo para abrir la paritaria. Del otro lado del mostrador, los empresarios ofrecen un porcentaje fijo por mes desenganchado de la inflación y de carácter no remunerativo.


En paralelo, el ministro Dante Sica negocia la suba con los estatales de UPCN, cuyo porcentaje podría ser de 35%. Esta negociación está aún en curso, ya que todavía no caducó la paritaria de 2018.

Oscuro escenario

En su informe semestral sobre Perspectivas de la Economía Mundial, difundido en abril último, el Fondo Monetario Internacional (FMI), recortó la proyección de caída del PBI argentino desde el 1,6% previsto en octubre al 1,2%, al tiempo que advirtió por la persistencia de presiones inflacionarias provenientes de la dinámica salarial.


Ahora, a casi tres meses del último encuentro cara a cara, la misión del FMI se volverá a reunir con la cúpula de la CGT el lunes próximo para escuchar sin intermediarios la postura de los gremios sobre el curso de la economía de la gestión de Mauricio Macri.


El diagnóstico de la CGT no se alteró demasiado al que le presentó el 21 de febrero último a Roberto Cardarelli, el auditor italiano que encabeza la misión que se encuentra en la Argentina. Los gremialistas insistirán en que se agravó la caída del empleo (consideran que no sirvió el decreto presidencial que obligaba a comunicar las cesantías en el Ministerio de Producción y Trabajo con 10 días hábiles de anticipación), y que el repunte económico que se vislumbraba para septiembre se retrasaría por la incertidumbre inflacionaria y electoral.


Al día siguiente del encuentro con los enviados del FMI, la CGT tiene previsto reunir a su consejo directivo para avanzar en un paro general, que podría desarrollarse a fin de mes. A la delicada situación económica, con caída de empleo y salarios, sumó tensión la demora oficial en el reintegro de dinero para las obras sociales sindicales.


Desde el punto de vista del Gobierno, las “paritarias cortas” atentan contra el acuerdo con el FMI que supone reducir la fijación precios y salarios, pero todo indica que la tendencia de cláusulas de revisión (gatillo), se profundizará. (Fuentes: Iprofesional y LN)

Articulos relacionados