Lionel Scaloni: “Esté o no Messi, lo que buscamos es un equipo, no un salvador”Deportes 

Lionel Scaloni: “Esté o no Messi, lo que buscamos es un equipo, no un salvador”

No se trata de Scarface, aquel personaje que interpretó Al Pacino en la década del ochenta. Sin embargo, tiene algo en común. Además del corte profundo que surca su rostro desde que se accidentó con la bicicleta, se mueve en un terreno hostil. Porque aunque es cierto que conoce cada rincón del predio de Ezeiza desde sus tiempos juveniles, Lionel Scaloni tiene claro que está en un puesto demandante. Y mirado de reojo, sobre todo, porque llegó por la ventana al banco de la Selección.

“En un país como este, futbolero y picante, la crítica está a la orden del día. Pero te soy sincero, no leo los diarios ni las redes sociales, no miro televisión… A lo mejor viene mi vieja y me escribe, pero no me informo. Además, no creo que el entrenador tenga que estar detrás de esas cosas, algunos hablarán por conocimiento, otros por conveniencia. ¿Cómo hacés para diferenciar? Yo no voy a entrar en polémica con nadie”.

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

-¿Sentís que se te subestima?

-Es lo que hay… Tampoco vamos a ocultar la realidad. No le discutiría a un periodista que no tengo experiencia, si es la verdad. Nunca estuve a cargo de un equipo. Pero jugué al fútbol, hace tres años que estoy en un cuerpo técnico. Y así como la única manera de saber si un jugador funciona en la Selección es poniéndole la camiseta celeste y blanca, sólo es posible saber si un entrenador es bueno o malo cuando está dirigiendo. Estuve en Sevilla, vivimos un año bueno, largo, importante. La magnitud de la Selección es grandísima. Ya verá el tiempo en qué lugar me pone.

Las manos en la rodilla, el pie izquierdo encima del tobillo derecho como quien pisa una pelota ausente, la mirada firme. Scaloni se sienta en un sillón estilo Le Corbusier y se engancha en el mano a mano con Clarín. La Copa América; la bendita lista; Lionel Messi; la renovación; los históricos que renunciaron; los que todavía tienen chances de estar; su continuidad. De todo habla el entrenador de 40 años. Y no esquiva nada.

La cara cortada, la frente alta. Scaloni y los resabios del accidente con la bicicleta. No se guardó nada. (Foto JUAN MANUEL FOGLIA)

-¿Cómo estás a tan poco tiempo de la Copa América? ¿Tenés la nómina?

-Estamos bien, terminando de diagramar la lista y confiado en que lo vamos a hacer bien. Este es un momento de análisis y de no errar en la definición de la nómina final.

-Y siempre se te va a reclamar por algún jugador que quedó afuera.

-Es normal. Hay grandes y buenos jugadores. Hay muchos futbolistas repetidos en posiciones específicas y no pueden ir todos. Pero lo que tiene que hacer un entrenador es elegir y tomar decisiones. Para eso estoy.

-Probaste con 53 jugadores…

-(Interrumpe) No llevamos bien la cuenta. No somos de los que decimos: vamos a llegar a un número determinado. Sí, nos quedamos con las ganas de probar algunos, pero ya se acerca la Copa América y hay que definir.

-Es decir que en la lista de la Copa América no va a haber jugadores que no hayas probado en tu ciclo. ¿O puede haber alguna sorpresa?

-¿Lo decís por Agüero? Esa es una pregunta con trampa, jaja…

-La ausencia de Agüero era una pregunta que se caía de madura.

-Lo de Agüero es un tema que está hablado, ya lo conozco. No sería una sorpresa Kun. Ni que esté, ni que no esté. Tenemos claro lo que queremos. La mayoría serán jugadores que nosotros testeamos. Vamos con la nuestra, con chicos que no habían tenido posibilidades y confianza de estar en la Selección. En eso estamos.

Agüero, la figurita difícil. El Kun no fue citado en el ciclo de Scaloni. Su último partido fue con Francia en el Mundial. ¿Volverá? (Foto AFP)

-No me contestaste. ¿Agüero va a estar en la lista?

-No lo sé. Está en consideración. Nunca dije lo contrario. Además, salvo los chicos que avisaron que no iban a venir más, el resto siempre estuvo en el radar. Acá no es cuestión de cerrarle la puerta a nadie. Sí intentamos que haya jugadores que se pongan la camiseta de la Selección y una vez que hayan jugado una buena cantidad de partidos, puedan ayudarnos.

-¿Pudiste hacer la renovación necesaria después del Mundial?

-Creo que se tendría que haber hecho paulatinamente, de ciclo a ciclo, de Mundial a Mundial o de una Copa América a otra. Llegamos a un punto en el que los mismos futbolistas dijeron que no venían más, otros estaban cansados. La Selección desgasta. Hubo un cambio, pero no significa que se borraron a los históricos y metimos a todos nuevos. No fue así. Lo que hicimos es darle la oportunidad a los demás y en esta etapa cúlmine, tomaremos la decisión más justa.

-Decís que la Selección desgasta, ¿se convirtió en una situación estresante jugar con esta camiseta por lo que sucedió en los últimos años?

-Venir a la Selección no es desgastante por las presiones. Ellos están acostumbrados porque lo viven en sus clubes. Me refiero a que vivieron muchos años viajando, de competencia al máximo nivel y eso va cansando. De todos modos, con la mayoría de los que hablé, la predisposición de venir siempre estuvo. Tal vez algunos chicos por una cuestión de edad dijeron que “no”. El resto siempre dijo “sí”. Fue una decisión mía no llamar a algunos y evaluar a otros.

-¿Cómo fue este reencuentro con Messi? ¿Cuándo lo llamaste? ¿No quisiste ser invasivo, finalmente terminó decidiendo él?

-Fuimos compañeros en la Selección y rivales en muchos partidos. Siempre hubo contacto. No tan fluido, pero tengo una buena relación. Siempre estuvo en su cabeza volver a la Selección. Para nosotros, era mejor que no esté en estos amistosos para que los jugadores más nuevos se pusieran la camiseta de la Selección y demostraran lo que pueden dar. Creo que los chicos nos van a dar el salto de calidad cuando tengan una serie de partidos, aunque no sean muchos.

Con Messi y los pies en la tierra. El DT se saca el cartel de candidato: “Vamos a ser un equipo difícil”. (Foto AFP)

-¿No tuviste que convencerlo para que volviera a la Selección?

-No, además cuando hablamos yo le manifesté que lo mejor era que volviera cuando todo estuviera más armado, que entrara a una Selección en la que ya se conocieran todos para que se sintiera cómodo. En ningún momento me dijo que no quería venir. Lo dijo él, vendrá hasta que el entrenador de turno no lo llame o él crea que no tiene que venir.

-Dijiste que la idea era que Messi no cohíba a sus compañeros. Hay jugadores que tienen tanto respeto que no se animan a pedirle una foto. ¿Dentro de la cancha lo buscan a Messi porque es una referencia o por una cuestión reverencial?

-Barcelona también lo busca.

-Pero es un equipo armado.

-No creo que sea que lo buscan siempre a él, no va tanto por ese lado. Tampoco nos podemos comparar con Barcelona porque cada uno tiene sus jugadores y ningún equipo se puede parecer a otro. Cada jugador tiene que hacer lo que hace en su club, no le vamos a pedir ninguna cosa rara. Y después hacer lo que el entrenador le pida táctica y estratégicamente dentro de la cancha. Seguramente, así las cosas irán bien. Parece fácil, pero eso es lo que tenemos que lograr.

-¿Sus compañeros tienen que descolgar el poster de Messi?

-Creo que hay que verlo como lo que es: Messi es el mejor jugador de la historia, pero en la cancha tiene que ser uno más que nos ayude a ganar.

-Pero en la Selección muchas veces se jugó al “tírensela a Messi que nos salva”. Y él tiene que ser parte de una solución, no del problema. ¿Ese es tu mayor desafío, que el equipo no depend exclusivamente de Messi?

-Esté o no Messi, lo que buscamos es un equipo, no un salvador. Hay algo que mostramos, salvo media hora con Venezuela: somos un equipo difícil de vencer, eso es lo más importante. Y el siguiente paso es que cuando esté Messi en la cancha, cada uno haga lo que hace en su club.

-¿Messi va a jugar lo más cerca posible del área, donde más rinde?

-Leo tiene que estar mucho en contacto con la pelota. Lo que tenemos que lograr es que si desciende, haya otro jugador en posición ofensiva. Messi es delantero y asistidor y cuánto más cerca del arco esté, mejor.

-¿Qué va a pasar con Icardi?

-Este mes de competición va a ser importante para Mauro. Estuvo mucho tiempo afuera por su conflicto con Inter. Yo no dije quién está adentro ni afuera. No puedo confirmarlo porque quedan muchos partidos y el delantero vive del gol.

-¿La mesa larga que impusiste en la concentración es simbólica? Mucho se habló del “club de amigos”. Icardi fue uno de ellos.

-Creo que es importante porque están todos de frente, se ven. Al fin y al cabo, el que se sienta en la punta de la mesa, elige ese lugar. Lo que tiene de bueno es que están todos juntos. Es como decir: “Todos somos uno”.

“Decir que Argentina es favorita sería engañar a la gente, pero iremos con todo”

La Copa América está a la vuelta de la esquina. Será una prueba de fuego para Scaloni y una revancha para Lionel Messi. En este contexto, el técnico se juega el futuro. Habrá presión para ganarla, después de tantas finales perdidas. Aunque el santafesino tiene otra mirada, alejada del exitismo.

-Dijiste que Argentina no está a la altura para competir con las potencias. ¿No le estás bajando el precio a la Selección?

-Lo que nos hace falta es bajar a tierra, saber que hace tiempo no somos potencia. Lo que logramos con estos chicos, llegar a tres finales, fue algo muy bueno. Con un trabajo de muchos años, y una convocatoria homogénea, se logró llegar a la etapa decisiva en poco tiempo. Lo que sí estoy seguro es que le vamos a poner el partido difícil a cada rival. Ahora, si salís a la cancha pensando que sos Argentina y te vas a llevar a todos puestos, estamos complicados. Hoy no se gana más con la camiseta. Cualquier Selección te pone las cosas bravas y si no salís a la cancha con humildad, se te vuelve en contra.

-Y en este contexto, ¿qué se puede esperar de la Copa América?

-Vamos a ir a competir. Decir que Argentina es favorita sería engañar a la gente. Dicho esto, iremos con todo y seremos una Selección muy difícil de batir. Si nosotros decimos que somos favoritos, ¿qué le queda a Brasil que es local? Eso de ponerse el cartel de candidato no me parece lógico. Es más, nosotros venimos con ocho meses de recambio, futbolistas que jugaron poco, sería mentir.

-Ahora, Messi ya reiteró que su deseo es ganar algo con la Selección, ¿no es una presión que venga Leo y diga que hay que ser campeón?

-Es lógico que diga eso. El nombre de Argentina genera un montón de cosas. Pero una cosa es decir que vamos a ganar la Copa y otra que intentaremos hacer lo máximo para lograrlo.

-¿Te jugás tu futuro en la Copa?

-Lo normal sería que un resultado no cambie los planes de una Selección que proyecta a futuro. Pero en un país como este, que está en vilo, podría ser. Igual, no me preocupa. Me inquieta más el funcionamiento. ¿Y por qué tendríamos que ganar la Copa ahora si estamos en pleno recambio? No me preocupa mi continuidad, si recién empiezo. Sólo miro al futuro.

-¿Estás mirando a Qatar?

-Mi objetivo es que sigan progresando estos jugadores.

De la llegada de Menotti a la salida de Sampaoli

Flaco. Menotti y Scaloni. “Me emociona hablar de fútbol con él”, dice el técnico de la Selección.

-¿Cómo es la relación con Menotti? ¿Tenés un supervisor?

-No, al contrario. A mí me emociona hablar con un tipo así. Es una alegría que esté con nosotros, charlar de fútbol con él. Con nosotros tiene la mejor, se siente cómodo, está en su salsa, cuenta anécdotas, lo otro es un tema de la prensa.

-¿No se mete?

-Dijo que viene a dar una mano en lo organizativo, en lo que haga falta. Dijo que nos quería ver entrenar, escuchanos si hay algo que no está bien, sería bueno que haya una cámara para que vean lo bien que nos llevamos.

-Cuando te ofrecieron la Selección, ¿hablaste con Sampaoli? Muchos te apuntaron por los famosos códigos del fútbol.

-No hubo nada raro. Cuando decidió rescindir le dije “si puedo quedarme, me quedo”. Me contestó: “Bueno, quedate”. Fui a L’Alcudia y a los 20 días me ofrecieron esto, no fue nada pensado, sería medio temerario pensar que yo sabía que iba a dirigir la Mayor, una utopía.

Sampaoli se fue, Scaloni se quedó. “Quedate”, le dijo el ex técnico de la Selección a su ayudante de campo. (Foto MARCELO CARROLL)

AMM

Articulos relacionados