San Lorenzo, sin respuestas en la cancha, también perdió la paciencia de los hinchasDeportes 

San Lorenzo, sin respuestas en la cancha, también perdió la paciencia de los hinchas

¡Que se vayan todos, que no quede ni uno solo!”. San Lorenzo es un estallido furioso en la mojada tarde -ya oscura- del Nuevo Gasómetro. Los silbidos que habían aparecido tras la igualdad contra Huracán, en el último partido como local, mutaron hacia un grito unido y sostenido de protesta que sacó para afuera el desencanto de los hinchas ante este San Lorenzo de Jorge Almirón que, lejos de progresar, involuciona.

Jorge Almirón es resistido por el público y sólo lo sostiene la Copa Libertadores. (Foto: Juan Manuel Foglia)

Se escribió hace una semana en este diario: si el Ciclón no presentaba una mejora sustancial en su juego le iba a ser muy complicado seguir con vida en la Copa Superliga. Lo dicho ocurrió. Los de Boedo jugaron peor que en La Paternal y quedaron eliminados al empatar 1-1 con Argentinos Juniors. Y la gente explotó como nunca antes, no solamente en el ciclo de Almirón, sino en la gestión Matías LammensMarcelo Tinelli, que también atraviesa desde lo futbolístico su momento más frágil.

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

El que no quede ni uno solo nunca es literal, se sabe. Pero es la manera de exteriorizar que ya está, que hasta acá llegó el amor. Que se terminó la paciencia, en definitiva.

Pero, más allá del estruendo popular del final del partido (también hubo algunos pocos aplausos tibios), por ahora nada cambiará. Porque la dirigencia no tiene pensado hacer una variante de técnico, más allá de que por lo bajo algunos directivos reconozcan cierta desilusión por el flojo nivel de juego y los resultados pobres.

Mirá también

A Almirón lo sostiene la Copa Libertadores. En ese terreno, las tres buenas actuaciones de local, que fueron de lo mejor de la era de este DT hasta el momento, lo metieron en los octavos de final (el miércoles con Palmeiras en Brasil definirán el primer y segundo puesto del grupo F).

Pero sus aspiraciones no podrán ir muy lejos si todo sigue igual. Si el equipo se mantiene en el conformismo de ganar la posesión sin pisar casi el área rival, correrá la misma suerte que en esta copa doméstica. Y en el plano de las competencias locales los resultados del San Lorenzo de Almirón son muy pobres hasta aquí: ganó sólo un partido. Quedó penúltimo en la Superliga y ahora fue eliminado de la Copa en segunda instancia, después de pasar a Huracán por penales.

Mirá también

“El equipo fue progresando en cuanto a la posesión y a la tenencia. Tenemos que ser mucho más punzantes, más directos y determinantes. Necesitamos jugadores de jerarquía para estos momentos decisivos. Hay muchas cosas malas, pero yo veo lo bueno. Hay muchos chicos que han crecido”, analizó el entrenador.

Y le mandó un mensaje a la Comisión Directiva: “Hay que ver la línea que quiere seguir el club. Pasamos a la siguiente fase de la Libertadores y para seguir avanzando tenés que jerarquizar el plantel. Yo tengo contrato, dependerá de los dirigentes. Este proceso puede seguir mejorando”.

Almirón, Lammens y Tinelli, ante una encrucijada por el flojo rendimiento del equipo. Foto: archivo

Almirón pedirá refuerzos. Ya no las segundas o terceras opciones de la lista.

¿Podrá el club desde lo económico satisfacerlo? ¿Y de las incorporaciones que no han rendido quién se hará cargo? Rentería, Torres, Peruzzi, Castellani, Fértoli, Pérez, Salazar… En mayor o menor medida por ahora no han hecho pie. Loaiza, Martínez y Monetti son los aciertos. Darles rodaje a los pibes Herrera y Barrios son atinos del DT. Pero no basta. San Lorenzo no mejora y la paciencia de la gente se agotó.

MFV​

Articulos relacionados