Una llamada para acordar, luego de tres años sin hablarPolítica 

Una llamada para acordar, luego de tres años sin hablar

– Sergio, la incertidumbre es electoral.– planteó Mauricio Macri.

– No, la incertidumbre es producto del fracaso de su Gobierno y de la economía.- retrucó Massa.

Por esos carriles transcurrió media hora de una conversación entre Macri y Massa que comenzó a las 11.30 de la mañana del sábado con un llamado del mandatario a la casa del dirigente opositor.

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Hacía casi tres años que el Jefe del Frente Renovador no hablaba con el Presidente. Cerca del tigrense aseguran que la última vez que lo llamó Macri fue para pedirle por la Ley de blanqueo a familiares en julio o agosto de 2016. Muy atrás había quedado en los tiempos de la política el viaje que en enero de ese mismo año había emprendido Macri a Davos, para participar del Foro Económico Mundial, y al que había llevado a Massa presentándolo como el referente de la oposición. Apenas dos meses después de esa foto en Suiza, y luego de una votación en contra del massismo sobre el mínimo del impuesto a las ganancias que provocó la derrota oficialista, Macri disparó: “hay momentos en que lo puede la ventajita del corto plazo”. De allí en más, sería “ventajita Massa” y el vínculo se rompió.

En el frío diálogo con Macri, el referente de Alternativa Federal reclamó tres puntos básicos para seguir dialogando sobre un eventual acuerdo: que la convocatoria sea formal, por carta; que este dirigida a todos los sectores de la oposición; que sea abierta, es decir, puedan modificarse o agregarse otros puntos al acuerdo; y que se amplíe a gobernadores, sindicalistas y empresarios.

Mirá también

Sobre esto último, en la Casa Rosada consideran que primero es necesario hallar la salida política que después va a permitir ordenar un eventual contacto con los sindicalistas. Y en cuanto a los empresarios, no habría problema porque en su mayoría salieron a apoyar la idea.

En paralelo, Massa consideró que si la iniciativa era seria, debía encabezarla el Presidente en persona, sin delegaciones.

Tras la conversación entre ambos, el Gobierno aceptó -tal como lo planteó el tigrense- explorar una convocatoria al kirchnerismo y a la izquierda vía Congreso. Y Macri presidirá reuniones por separado con los referentes de Alternativa Federal.

Como contrapartida, Massa no sólo había desafiado con no asistir a ningún encuentro sino a convocar, él, a todos los equipos de la oposición para presentarle al Gobierno un acuerdo de 10 puntos, pero bajó la mirada antimacrista.

Mirá también

Desde el Gobierno evaluaron ante Clarín que la charla fue “bastante buena” y que Massa le planteó al Presidente “que los 10 puntos eran razonables pero que había que sumar más temas y a todos los espacios”.

“Hay que avanzar y trabajar todos juntos para dar señales de seriedad y sensatez tanto al mundo como a la sociedad, más allá de contexto electoral”, dicen que le manifestó el mandatario.

Algunos dirigentes del PJ no k y del oficialismo admiten que si la misma convocatoria hubiera sido planteada luego del triunfo electoral del oficialismo frente a Cristina Kirchner en las legislativas del 2017, otro hubiera sido el resultado. Claro que en ese entonces, en el Gobierno creían que la reelección de Macri era un trámite y a nadie se le cruzaba abrirle el juego al peronismo. Y en el PJ no habia redefinido la sucesión de Cristina

Articulos relacionados